07/10/2012

Kasa Pirata, el maneje político judicial y los beneficios de la especulación inmobiliaria

2-721.jpg El pasado lunes 1° de Octubre, los 16 integrantes del Centro Cultural Kasa Pirata de Rosario fueron desalojados por el Juez Nuñez Cartelle acusados por delito de “usurpación”, pese a la invocación de dominio ilegítima por parte del demandante, las denuncias de los artistas por abuso de autoridad del poder policial que accionaba en la causa y el pedido de revocación y apelación omitido por la justicia. Además, en el desalojo, seis de los artistas fueron procesados. Desde la resistencia, los artistas de la Kasa realizaron un acampe masivo que acompañaron artistas callejeros, diversos colectivos culturales, organizaciones sociales y vecinos del barrio. Por María Celeste Roca, para ANRed.


foto_kasa_3.jpg

Con un desproporcionado despliegue operativo, la policía de la Provincia de Santa Fe llevó a cabo el pasado lunes el desalojo forzado de dieciséis artistas que integraban el inmueble de Ov. Lagos 1237 de Rosario, donde funciona el Centro Cultural autogestionado “Kasa Pirata”. Las amenazas por desalojo del lugar venían concretándose con intensas irregularidades por parte del poder judicial que iban desde apremios por parte de la comisaría 6ta de Rosario hasta la notable omisión del juez de la causa sobre el recurso de revocación y apelación, y la posterior resolución de recurso de amparo de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre presentadas por el abogado de la defensa, Norberto Olivares.

El conflicto fue llevado a cabo en lo judicial por el empresario Roberto Horacio Orlowski, dueño de una constructora inmobiliaria, quien se presenta como apoderado de la casa e intercedió ante la justicia bajo el supuesto aval de la dueña del espacio Ramona Bourdillón, una mujer de 97 años que reside en Roma, Italia. Según plantea el abogado de los ocupantes, Orlowski esta solicitando el desalojo bajo la invocación de “un supuesto derecho de propiedad” que no sirve como prueba de un título habilitante, ya que “no se ha acompañado una escritura del dominio”.

“Si solamente se actúa dentro de los parámetros legales, debería hacernos una causa civil como corresponde, como una persona común y corriente que va a reclamar su casa. En lo legal eso es lo que él tiene que hacer, desde una casa que tenían abandonada, tienen que poner una causa civil, que no involucre cárcel para ninguno de los pibes. Estamos hablando de gente inescrupulosa que le urge ganar dinero”, denunciaron los artistas de la Kasa.

4-538.jpg

El abogado defensor de la causa, Norberto Olivares, describió el desalojo como un accionar llevado a cabo de forma “violenta e ilegal” y denunció que el procesamiento de los seis artistas “no está relacionado con la restitución” del inmueble. Según Olivares, el juez de la causa actuó “con insuficientes elementos probatorios e inadecuadamente valorados” al ejecutar la orden de desalojo, y considera que las resoluciones fueron “parciales e ilegales”.

Bajo este punto y desde el movimiento exigen el derecho a ser juzgados por un tribunal imparcial. “La imparcialidad es un derecho de los imputados”, explicó.

“Vamos a apelar, vamos a seguir diciendo que nosotros hemos hecho todas las causas legales, y este desalojo no se podía hacer porque habíamos presentado una apelación ante la decisión del juez en los días correspondientes”, declaró uno de los artistas, desde la indignación.

2-721.jpg

Al parecer, los accionares confusos persistieron aún después del desalojo. No solo se llevó a cabo la desocupación de la vivienda, sino que además dejaron detenidos a varios artistas y seis de ellos fueron procesados en tres comisarías distintas – las seccionales 1°, 2° y 3° de Rosario-. De esta manera, se hizo visible además la imposibilidad de designar desde la justicia un accionar policial que comprometa a la comisaría 6°, desde las denuncias iniciadas por substracción de bienes personales y maltratos tras un allanamiento que se realizó en la Kasa el pasado 14 de Julio.

“Nos trajeron más de treinta policías para que nadie nos pueda proteger, y además cerraron la cuadra para que nadie se pueda acercar en las afueras de la calle. No nos dejaron tomar nuestras cosas, los papeles, los muebles, se llevaron todo” explica uno de los artistas de la Kasa al relatar la detención que iniciaron al momento del desalojo.

Desde la resistencia, la indignación de los artistas confluyó en un acampe masivo con jornadas culturales que se realizaron en la calle, con el apoyo y el acompañamiento de artistas callejeros, colectivos culturales, organizaciones sociales y hasta los mismos vecinos del lugar, que se acercaban a traer mercadería y comida para pasar la noche.

CULTURAL, COMUNITARIA Y AUTOGESTIONADA

Foto_kasa_2.jpg

Kasa Pirata es un espacio transformado por el arte y la convicción de la labor comunitaria. En ella funcionaba una sala de teatro, una biblioteca popular y una estructura de entrenamiento circense. Junto a otros jóvenes, los artistas que la ocupaban intentaron reactivar una casa que encontraron “abandonada y descuidada” y que desde hace más de un año y medio venían reconstruyendo desde el arte. En la casa también se realizan talleres gratuitos con actividades culturales, música, teatro y espectáculos abiertos a la comunidad que hoy se ven interrumpidos, producto del desalojo sobre una vivienda que los artistas habían tomado como posesión, y que se encontraba “en estado de abandono desde hace catorce años”, según indicó el abogado defensor de la causa.
“Nosotros no queremos que venga el gobierno a decirnos lo que nos va a dar, queremos construir lo nuestro, fuera de los parámetros y las migajas que nos puedan dar. Es una convicción de vida que vivimos hacia adentro, y lo que nos refuerza también nuestra idea es que vivimos en una sociedad manejada total y completamente por el poder económico”, expresaron desde el colectivo.

La resistencia obtuvo mayor convocatoria con el paso de los días, lo que ayudó al movimiento a captar la atención de diversos medios masivos de comunicación que dieron lugar, al menos, al debate sobre el conflicto. Desde el momento del desalojo, el colectivo inició un acampe en la calle de gran convocatoria que aún sigue vigente. Allí comenzaron una jornada maratónica con actividades de circo, música y diversos espectáculos que contaron con la participación de artistas callejeros de la ciudad, el apoyo de diversas organizaciones sociales, y la solidaridad de varios vecinos de la zona.

foto_kasa_1.jpg

Desde este fin de semana, colectivos culturales, organizaciones sociales y artistas adherentes llevarán a cabo el “Sin Kasa Festival”, una jornada donde realizarán actividades artísticas en solidaridad con la Kasa Pirata, que van desde rutinas de semáforo hasta una caravana festiva de juegos y divulgación, con espectáculos “a la gorra”. “Desde esta misma tarde, en este momento, se llevarán adelante todos los talleres que se hacían dentro de la casa, pero ahora se harán afuera y queda abierta la agenda a proponer diversas actividades. El objetivo principal del festival este fin de semana es reivindicar el trabajo de calle y creemos que este desalojo atenta directamente contra los artistas callejeros”, expresaron desde el movimiento.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba