20/07/2012

Trabajadores de la Subsecretaria de Infancia de Quilmes denuncian 8 despidos antisindicales

precario_0_0-Custom.gifEl 6 de julio, en una clara persecución gremial, un trabajador de la Subsecretaría de Infancia de Quilmes fue notificado de su despido. Doce días después, el 18 de julio -en el marco de reclamo por la reincorporación de su compañero y contra la precarización laboral- otros siete municipales fueron informados de su traslado a otra área laboral y, a viva voz, autoridades de la Secretaria de Desarrollo Social les comunicaron el cese de su contrato a partir del 15 de agosto. Los trabajadores señalan que estas cesantías se inscriben “en el contexto de precarización laboral propia de los contratos de trabajo de todos aquellos quienes, en el Municipio, desarrollamos nuestras tareas sin formar parte de la planta permanente. Pero también de quienes, haciendo uso de dicha precarización, niegan los derechos laborales que históricamente los trabajadores hemos sabido conseguir”.


La Agencia de Noticias Red-Acción difunde la siguiente información:

Comunicado de los/as trabajadores/as de la Subsecretaría de Infancia de Quilmes

Por la reincorporación de los/as ocho trabajadores/as despedidos/as; contra el desmantelamiento de la política de niñez en el municipio

El día 5 de julio pasado, Ruth Kochen, Subsecretaria de Política Integral de Promoción y Protección de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, nos comunicó a tres trabajadores del Equipo de Restitución y Promoción de Derechos la modificación de un beneficio laboral que ella misma nos había otorgado a fines de 2011. El beneficio consistía en la posibilidad que quienes trabajamos en el Equipo podamos tomarnos 10 días de descanso adicionales a las vacaciones reglamentarias a lo largo del año. La modificación comunicada por la Subsecretaria de manera personal y no, como debería haber sido, al conjunto de los trabajadores y las trabajadoras ““modificación que, cabe aclarar, no era la primera, sino una más de una larga serie de dimes y diretes sobre quiénes podrían y de qué modo acceder al beneficio”“, derivó en una discusión con uno de nuestros compañeros, quien, en dicho contexto, expresó individualmente un reclamo colectivo. Al día siguiente, cinco minutos antes de finalizar su jornada laboral, el compañero fue informado por la Subsecretaria que sería dado de baja del contrato laboral y que el tiempo que mediaba de pre aviso lo pasaría realizando funciones administrativas en otra dependencia de la Secretaría de Desarrollo Social. Ante nuestro reclamo colectivo de reincorporación, llevado adelante por la gran mayoría de los trabajadores y las trabajadoras del Equipo, la Subsecretaria y la Secretaria de Desarrollo Social, Valeria Isla, sostuvieron el despido del compañero y nos quitaron el beneficio de los diez días de descanso. Cabe destacar que el despido de nuestro compañero se inscribe en el contexto de precarización laboral propia de los contratos de trabajo de todos aquellos quienes, en el Municipio, desarrollamos nuestras tareas sin formar parte de la planta permanente. Pero también de quienes, haciendo uso de dicha precarización, niegan los derechos laborales que históricamente los trabajadores hemos sabido conseguir.

Ante esta situación, las trabajadoras y los trabajadores del Equipo de Restitución y Promoción de Derechos de la Subsecretaría de Infancia y Adolescencia nos resistimos al despido de nuestro compañero y aprovechamos la ocasión para dar a conocer las condiciones laborales particulares en que día a día desempeñamos nuestra tarea. Nuestro trabajo consiste en brindar atención directa a niños, niñas y adolescentes que atraviesan diversas situaciones de vulneración de derechos. Se trata del acompañamiento de, al día de la fecha, más de tres mil familias que cargan sobre sus espaldas con historias de discriminación, maltrato y abandono institucional que no se reducen a los cuatro años de existencia de este Equipo, sino que apenas son el emergente de varias generaciones dejadas en banda por el sistema. En este sentido, sabemos que la política de infancia llevada adelante por la actual gestión del Municipio resulta un cambio sustancial con respecto a políticas anteriores. Pero es necesario, al respecto, aclarar que la realización de toda política es posible no sólo gracias a los responsables de su diagramación, sino también a los encargados de su implementación. Y en esta ocasión, ellos somos nosotros, las trabajadoras y los trabajadores de la Subsecretaría de Infancia y Adolescencia.

El agotamiento y el desgaste que este tipo de tareas producen en nuestros cuerpos y en nuestras almas han sido largamente estudiados y definidos como “burn out”. Nosotros le llamamos estar quemados. Esta es la razón por la cual, a fines del año pasado, la Subsecretaria decidió otorgarnos a todos y todas el beneficio antes mencionado de diez días de descanso extra a las vacaciones reglamentarias, lo cual en su momento fue celebrado por nosotros, ya que significaba un desahogo del que podíamos hacer uso cuando nuestra quemazón así lo ameritara. Pero la quemazón no es la resultante de la atención directa a personas con derechos vulnerados, sino su conjugación con la ausencia de una garantía de protección de derechos hacia nosotros, las trabajadoras y los trabajadores. Tal es la causante de la gran rotación de personal del Equipo de Restitución y Promoción de Derechos de la Subsecretaría, la más grande de todo el resto de los equipos de la Secretaría de Desarrollo Social. Como imagen más que elocuente de esta situación que tanto entorpece el trabajo de atención directa a niños, niñas y adolescentes, cabe contar que el 85% de los trabajadores del Equipo no alcanza los dos años de antigüedad en el mismo. Algunos de los que se fueron durante este tiempo lo hicieron por haber encontrado trabajos con mejores condiciones y mejor paga. La gran mayoría, lo hizo por estar expresamente quemados por la falta de protección. Otros, por haber sido “invitados a renunciar” bajo amenaza o corrimiento de sus funciones sin motivo expreso alguno por parte de la Subsecretaria.

En este contexto de permanente incertidumbre, de estar siempre a la espera de que algo “explote”, se inscribió el reclamo de nuestro compañero despedido, así como también su posterior y casi inmediato despido. El Equipo de Restitución y Promoción de Derechos se encuentra conformado por equipos de cuatro integrantes cada uno: dos profesionales y dos educadores en ciudadanía. En el mes de noviembre de 2011, las dos profesionales que integraban el equipo de nuestro compañero despedido dejaron el trabajo. Hasta el mes de marzo de este año cuando el equipo finalmente se volvió completar, nuestro compañero llevó adelante, junto a otra compañera educadora, el trabajo de todo el equipo. Y lo hizo de tal modo que en más de una oportunidad se ganó las felicitaciones por su desempeño no sólo de la Subsecretaria, sino incluso de la Asesora de Menores e Incapaces.

¿Es posible garantizar la protección de derechos de niños, niñas y adolescentes cuando los derechos de quienes trabajamos con dicho fin son desprotegidos? ¿Dónde se traza el límite que demarca qué derechos son dignos de respeto y cuáles no? La idea de sujeto integral de derechos en torno a la cual giran las nuevas leyes de infancia, ¿no debería ser motivo para garantizar la protección de derechos de todos y todas sin importar su condición? Es decir, ¿es posible pensar nuestro trabajo como una oportunidad para hacernos de una concepción radical de sujeto integral de derechos? ¿O acaso será necesario, para ello, reconocer que todos y todas también somos niños?

Posdata:

Veinticuatro horas más tarde de haber terminado la redacción de este escrito, sin haberlo aún difundido, habiendo solicitado una respuesta favorable a nuestro reclamo a través del diálogo con la Subsecretaria Ruth Kochen y la Secretaria Valeria Isla, así como a través de un pedido de reunión al intendente Francisco Gutiérrez, y sin haber tomado ninguna medida de fuerza, el día 18 de julio, 15 minutos antes de finalizada nuestra jornada laboral, la Subsecretaria Ruth Kochen y las directoras Operativa, Mariana Véliz, y de Asuntos Jurídicos, Pamela Cao, informaron a siete compañeros por escrito su traslado a otra área de la Secretaria de Desarrollo Social, y a viva voz comunicaron el cese de su contrato laboral a partir del 15 de agosto. Los argumentos esgrimidos hablan de “la necesidad de realizar una reestructuración del Servicio”. Ante nuestro pedido de mayores explicaciones, la Subsecretaria argumentó decisiones basadas en “criterios técnicos y perfiles personales y profesionales” que, cabe la aclaración, no pudo precisar. Asimismo, informó que de los 13 equipos técnicos que actualmente conforman el Equipo de Restitución y Promoción de Derechos sólo quedarían ocho disolviendo, entre otros, el equipo especializado en el trabajo de situaciones de violencia de género. Resta aclarar que el efecto de la medida implicará una mayor carga de trabajo para los trabajadores y las trabajadoras que queden en funciones, así como una desatención implícita a niños, niñas y adolescentes con derechos vulnerados.

Los siete compañeros despedidos el día 18 nunca antes fueron cuestionados por su desempeño profesional. Y fueron algunos de quienes, en una reunión mantenida días antes con la Secretaria Valeria Isla, expresaron su malestar por el despido del compañero el día 5 de julio. En dicha reunión, la propia Valeria Isla expresó que, si el conflicto continuaba, no tenía inconvenientes en “desarmar el equipo y rearmarlo de nuevo”. Creemos que los despidos compulsivos por cuestiones políticas no sólo atentan contra los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, sino también contra la aplicación de la Ley Provincial n° 13.298 de Promoción y Protección de Derechos de la Infancia y la Adolescencia, cuyo decreto de implementación fue firmado por el intendente Francisco Gutiérrez en 2008. Cuando de derechos se trata, las normativas nacionales e internacionales establecen el principio de progresividad que implica, entre otras cosas, la imposibilidad de retroceder en el reconocimiento de los derechos otorgados, así como en la cantidad de recursos destinados para tal fin. La reducción del personal de la Subsecretaria a través de la vulneración de derechos de sus trabajadores se traduce, por ende, en un incumplimiento de este principio en desmedro de los derechos de niños, niñas y adolescentes del municipio de Quilmes.

EXIGIMOS:

“¢LA INMEDIATA REINCORPORACIÓN DE LOS OCHO COMPAÑEROS DESPEDIDOS.

“¢SU PERMANENCIA EN EL LUGAR DE TRABAJO PARA EL CUAL FUERON CONTRATADOS.

“¢GARANTÍA DE CONTINUIDAD LABORAL DE TODOS LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE LA SUBSECRETARÍA DE POLÍTICA INTEGRAL DE PROMOCIÓN Y PROTECCIÓN DE DERECHOS DE NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENTES.

“¢IMPLEMENTACIÓN EFECTIVA DE LA LEY PROVINCIAL 13.298.

Contacto: trabajadorxsderestitucion@gmail.com



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba