12/07/2012

Más de 200 Radios Comunitarias de Paraguay serán decomisadas por el gobierno de facto de Franco

federico-franco.jpgMientras se conoce el dictamen final y las posibles sanciones de la OEA a Paraguay, las organizaciones de derechos humanos alertan sobre las amenazas, la persecución y el retroceso democrático que se vive en el país. Por FMPACHA973


Los medios populares especialmente las radios comunitarias son otro sector que teme por un empeoramiento de la libertad de prensa en Paraguay. Denuncian que la primera evidencia de ese retroceso sucedió el mismo día de la destitución del Presidente Lugo, cuando agentes de la policía paraguaya irrumpieron en la recién creada TV pública, primer canal estatal en Paraguay.

Con ellos iba el director de comunicaciones del nuevo gobierno de Federico Franco quien pretendía interrumpir la trasmisión de las imágenes que mostraban a los partidarios de Lugo protestando en las calles, según lo denuncian varias fuentes. A raíz de estos hechos se creó la Coordinadora por la Defensa de la Tv Pública, un movimiento de resistencia que busca la restitución en su cargo del director del ente, Marcelo Martinessi y, al mismo tiempo, evitar la intromisión en el medio público del gobierno ilegítimo de Federico Franco.

Alcides Villamayor, Secretario General de COMUNICA, la Asociación Paraguaya de Comunicación Comunitaria teme igualmente por el futuro de muchas radios comunitarias del Paraguay. “Hay una ley de medios que fue aprobada en el Parlamento y que justamente prohíbe la publicidad de las radios, que limita las potencias y que habla de imputación a los directivos que no tengan autorización del ente regulador”.

La ley a la que se refiere Villamayor había sido impugnada por el Presidente Lugo pero en el Paraguay el Parlamento puede o no rechazar el veto presidencial. En este caso, ambas cámaras rechazaron el veto de Fernando Lugo lo que hacía aplicable de inmediato la norma.

Los comunicadores populares y comunitarios tenían la esperanza que el gobierno de Lugo no aplicara la ley y buscará por medios judiciales su derogación. Ahora temen que el gobierno de facto de Franco, la haga cumplir a rajatabla. “El gran temor es que casi todas las radios comunitarias no tienen autorización, ni licencia y hace dos días el nuevo director de CONATEL, el ente regulador, dijo que más o menos existirían 200 radios que serían decomisadas”.

Las radios comunitarias están en 15 de los 17 departamentos del Paraguay y a pesar de la poca tecnología con la que cuentan, se constituyen en una herramienta importante de expresión y libertad de prensa en un país donde los grandes medios de comunicación están en manos de importantes grupos económicos y políticos.

Con este panorama denunciado por las organizaciones de derechos humanos y los representantes de medios comunitarios en el Paraguay, y a pesar del clima de tranquilidad que dijo encontrar el Secretario General de la OEA luego de su visita, el temor a que se estén dando los mimos pasos que en Honduras, podría ser fundado. Un camino que llevaría al país a un clima generalizado de amenazas y persecución de defensores de los derechos humanos y un cerco a aquellos medios que tengan una postura contraria al nuevo gobierno. No obstante, los paraguayos esperan que sobre todas las diferencias y la crisis, primen finalmente los valores democráticos.

Fuente: RNW



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba