24/04/2012

Frente a la sintonía fina los trabajadores del INTI continúan resistiendo

foto_INTI.jpgTras cinco meses de lucha de los trabajadores del INTI en reclamo de los recortes salariales, y luego de fracasar las negociaciones con las autoridades del Instituto, intervino el Ministerio de Trabajo y luego el Ministerio de Economía de la Nación. Pese al compromiso asumido por las autoridades, los plazos pactados finalizaron, las trabas burocráticas se multiplicaron y los trabajadores siguen en las mismas condiciones que a fines del año pasado. Por trabajadores INTI


Realizar un balance del conflicto que llevan adelante los Trabajadores del INTI es complejo pero se puede comenzar a enumerar una serie de acontecimientos que detonaron la situación.

Todo inició con la abrupta expulsión del antiguo presidente del INTI, el Ingeniero Enrique Martínez, obligado a abandonar el Instituto de un momento a otro. Martínez estuvo a cargo del Instituto durante nueve años y, pese a no tener la mejor relación con la actual Ministra de Industria Débora Giorgi, impulsó la asistencia técnica del Instituto a los sectores industriales más vulnerables de la sociedad: pequeños productores, cooperativas, empresas recuperadas, sectores que desde la crisis del 2001 pujaban por reflotar.

Destituído Martínez, y asumiendo el Ingeniero Guillermo Fermín Salvatierra como nueva autoridad del organismo de ciencia y tecnología, se reubicaron a los diferentes directores de los Centros y Programas que configuran el INTI. Esto generó una gran incertidumbre en los trabajadores que vieron frenar sus tareas diarias y no contaban con directivas claras de como continuar.

Esta situación se acrecentó con el silencio de las nuevas autoridades, quienes no se comunicaron de inmediato con el personal, y con las duras declaraciones del Ministerio de Industria que se publicaron en el diario ultra K “Tiempo Argentino”. En esta nota, fuentes allegadas al ministerio manifestaron: “El INTI dejará de poner tanto énfasis en la economía social para mantener un perfil más orientado a la innovación. En esta nueva etapa, el Instituto acompañará al sector productivo real en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitan mejorar la competitividad. Ahora va a trabajara codo a codo con las empresas para desarrollar en el país avances tecnológicos que se hacen en el extranjero y adaptarlos a las características locales”. Estas pocas líneas pusieron en tapete el nuevo rumbo del organismo.
A los pocos días, y a través de una asamblea, la Junta Interna notificó al personal que la nueva gestión no pagaría más la compensación anual (cobrada durante 9 años como modo de equilibrar los bajos sueldos) y dejarían de abonar el adicional salarial de 6,5%, importe pactado con el antiguo presidente del Instituto como forma de mejorar los resultados de las últimas paritarias que cerraron con un 20% de aumento en el 2011. Según las nuevas autoridades, estos recortes se justificaban bajo la sanción del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU Nro. 324/2011) que insta a las reparticiones del Estado a revisar los componentes salariales que estuviesen por fuera del convenio.

Inicio del conflicto

A partir del 15 de diciembre los trabajadores del INTI decidieron en asamblea iniciar un paro por tiempo indeterminado que mantuvieron por 12 días. Durante ese período, las asambleas comenzaron a ser más seguidas y concurridas. En este marco, los trabajadores redactaron un petitorio que presentaron ante las nuevas autoridades del Instituto, el presidente Guillermo Fermín Salvatierra (quién antes de ingresar al INTI se desempeñó como responsable del Área de Competitividad en el desarrollo de agronegocios en el Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca), y el vicepresidente Ricardo del Valle (vinculado al Ministerio de Industria y, según informan fuentes allegadas, a La Cámpora).

En el petitorio los trabajadores solicitaban: la garantía de la continuidad del trabajo con la base social; que se efectivicen todos los ingresos pendientes y las renovaciones de contratos que por cuestiones administrativas habían quedaron en suspenso (esta situación involucraba a unas 80 personas); el mantenimiento de bonificación/compensación anual para todos los trabajadores; el pago de la distribución del 9% de la recaudación anual (6,5% mensual del salario) implementado por la antigua gestión para paliar el congelamiento salarial del sector; que se mantenga la equiparación del salario y las condiciones laborales garantizadas entre los distintos trabajadores, sin importar la modalidad de contrato, hasta tanto la totalidad de éstos pasen a planta; el pase a planta permanente de todos los contratados como así la continuidad de todos los beneficios sociales (comedor gratuito, charters y movilidad, jardín materno infantil, jubilación del 85% los dos primeros años). También la garantía de los cargos concursados y que las modificaciones futuras se realicen de acuerdo con la Ley de Empleo Público; entre otras cuestiones.

Frente al petitorio, las autoridades presentaron una respuesta por escrito brindando garantías. Una respuesta que no contaba con la firma del nuevo presidente. Cómo consecuencia directa, el paro continúo hasta el 27 de diciembre. En esa fecha el Ministerio de Trabajo intervino y llamó a conciliación obligatoria, una negociación que duró unos sesenta días y de la cual los trabajadores salieron creyéndose ganadores.

Llamado a conciliación obligatoria

Luego de dos meses de negociaciones, los trabajadores del INTI festejaban las supuestas garantías logradas.
Finalizadas las largas jornadas de diálogo, y las idas y venidas, las autoridades se comprometieron a través de un acta firmada ante el Ministerio de Trabajo, a restituir tanto el pago del 6,5% adicional al salario (Acta 18/01/12) como la compensación anual (Acta 29/02/12). También se dieron garantías sobre la continuidad de las líneas de trabajo y el mantenimiento de los puestos.

Pasaron las semanas y las medidas acatadas en las actas firmadas por el Subsecretario de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo, Álvaro Ruiz, no se cumplieron.

Ante esta situación, los trabajadores tuvieron que volver a las medidas de lucha.

La primera respuesta de las autoridades frente a la reactivación del plan de lucha fue un comunicado intimidatorio dirigido a todos los empleados en el que, con el argumento de que el paro ponía en riesgo la facturación del Instituto, se daba a entender que la medida tendría implicancias directas en las posibilidades de hacer efectivo el pago de los salarios.

La segunda reacción fue convocar a los directivos a una reunión. Según fuentes allegadas, allí se les planteó que debían desmotivar la participación de los trabajadores en el paro, medida que algunos cumplieron a rajatabla.

El INTI hoy

A cinco meses de iniciada la nueva gestión, el conflicto salarial sigue sin resolverse. Además, en relación al mantenimiento de las líneas de trabajo con la base social, no se vislumbra una voluntad real traducida en acciones concretas por viabilizarlas y potenciarlas. Más bien lo contrario: prima una lógica de carácter empresarial que postula la necesidad de facturar los trabajos que se realicen, quedando el acceso a los conocimientos y tecnologías sujeto a la capacidad de pago de quién demande asistencia a la institución. Las autoridades expresaron inequívocamente la necesidad de racionalizar recursos y generar ingresos por facturación de servicios, priorizando esto por sobre la concreción de aportes tecnológicos orientados a resolver diferentes problemáticas sociales.

Un dato relevante de la situación actual del organismo es la radicalización de la protesta que se hizo sentir en varias provincias que se sumaron a la medida de lucha. Recordemos que el INTI es un organismo federal que tiene presencia en todo el territorio nacional.

De las diversas asambleas celebradas a lo largo del país, algunas resoluciones se pueden leen accediendo al blog de los trabajadores: intienlucha.blogspot.com.

Otro punto importante es el apoyo con el que cuentan los trabajadores. En las últimas actividades y cortes contaron con el apoyo de los y las trabajadores y trabajadoras del INDEC, Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), INTA, Justicia de la Nación, Ministerio de Desarrollo Social, Ministerio de Trabajo, Hospital Garrahan, Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT) y la Comisión Nacional de Comunicaciones (la CNC). Estos organismos gubernamentales también vienen atravesando diversos conflictos laborales, lo que evidencia que el conflicto del INTI es sólo la punta de la lanza: los recortes se estan realizando en todo el sector público.

A la espera de nuevas resoluciones, los trabajadores del INTI continúan de paro, y pese al aumento de la presencia policial en los últimos cortes y la prohibición del gobierno nacional para que los trabajadores no interrumpan el tránsito quienes conforman el INTI no bajan los brazos.

Al final de esta edición, los trabajadores del INTI se encontraban llevando adelante un paro por 96hs., que incluyó el viernes 20 un corte de la Avenida General Paz a la altura de Constituyentes, en la localidad de General San Martín. Del corte participaron unas 600 personas.

foto_INTI.jpg

Según indican representantes sindicales: “la medida se irá acrecentandose hasta que se llegue a la resolución del conflicto”.

Tal cual indicó Marcelo Ramal, dirigente del Partido Obrero, en un acto enmarcado en un paro realizado durante los primeros días del mes de abril en la sede del INTI: “Es vaciamiento condenar a los trabajadores estatales a la miseria salarial. Pero el vaciamiento del INTI también implica dejar al país sin desembolvimiento tecnológico”.
El INTI hoy se encuentra paralizado, y la nueva gestión sigue avanzando con los distintos recortes iniciados a fines del año pasado, los ingresos de personal en trámite se han frenado, no hay lugar a nuevas contrataciones y lo que es mucho más alarmante, está en discusión la definición del rol estratégico del INTI.

El Rol del INTI en las últimas décadas

El INTI es un organismo público de generación y transferencia de tecnología fundado en 1957. Emergente bajo la coherencia de los procesos económicos, políticos y sociales en los que estaba inmerso nuestro país. Recordemos que Argentina se encontraba en una etapa desarrollista que se plasma fuertemente en Modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones.

Históricamente, la función del INTI fue la de ser referente tecnológico nacional y brindar asistencia técnica a las empresas de diversas escalas. Pero el rol institucional no ha sido ajeno a las diferentes coyunturas que atravesó nuestra sociedad. Como ejemplos emblemáticos, cabe señalar que durante los años 70 hubo quienes desde el Instituto discutieron el rol del INTI en los procesos de liberación nacional y trabajaron en pos de construir una tecnología liberadora.

Con el golpe de Estado de marzo de 1976 el país asistió al quiebre del modelo de sustitución de importaciones. Un nuevo régimen de acumulación fundado en la apertura de la economía, la concentración económica, la distribución regresiva del ingreso y la fragmentación social acentuaron la fragilidad estructural de la industria. Una consecuencia natural fue la retracción de las actividades del INTI.

De esta manera el INTI fue puesto en manos de la Marina. Junto a un estilo de conducción hermético, la institución padeció las consecuencias del terrorismo de Estado. Dos de sus empleados fueron secuestrados y desaparecidos durante el primer año de la dictadura: María del Carmen Judith Artero de Jurkiewicz, secretaria del Centro de Química del Instituto y Alfredo Giorgi, físico-químico de 33 años, que trabajaba en el Centro de Plásticos.

Durante el profundo proceso de desindustrialización de los 90 se asistió a un vaciamiento de la institución y se llegó a debatir su privatización. En esta década maldita, el personal del Instituto se vió reducido a un 30% del total.
Dos años después de la crisis economómica y social del 2001, el INTI, bajo la presidencia de Enrique Martínez, continuó con su rol tradicional, pero amplió el horizonte de sus acciones de trabajo, postulando que su intervención también era necesaria en toda situación en que la tecnología pudiera contribuir a resolver una problemática social. Este viraje conceptual postulaba que el INTI debía asumir como propia la atención de demandas que contribuyan a resolver necesidades locales y fortalecer a los actores productivos más débiles. Así fue que el INTI comenzó a relacionarse y trabajar en el territorio con distintos actores tales como cooperativas, empresas recuperadas, pequeños productores y pueblos originarios.

Claves para comprender el conflicto laboral

¿Por qué es importante el pase a planta permanente de los empleados estatales?

Durante la década del noventa, todos los trabajadores del INTI eran planta permanente. Esta modalidad de contratación mejora las condiciones laborales y salariales de los trabajadores, también les brinda estabilidad y los habilita para concursar en otros organismos públicos, sin perder antigüedad ni beneficios.

¿Por qué se oponen al recorte salarial del 6,5%?

El adicional del 6,5% era un porcentaje que los empleados recibieron durante poco más de un semestre para comenzar los bajos sueldos. Con las nuevas autoridades, dejaron de percibirlo. Con esta quita los trabajadores ya vieron disminuidos sus ingresos en unos 5000 pesos en solo 5 meses.

¿Por qué pelear por una compensación anual?

Según fuentes allegadas los sueldos de los empleados del Instituto están muy atrazados en relación a otros organismos. Esta compensación, cómo su nombre lo indica, viene a compensar el bajo porcentaje de aumento que obtuvieron en las últimas paritarias, donde ATE reclamaba el 35% de aumento y UPCN pactó por el 20%.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba