18/04/2012

Circuito Camps: Un ex conscripto relató cómo se llevaron con vida a la beba Clara Anahí

1-761.jpg
Durante el mediodía del lunes 16 de abril, un importante testimonio se escuchó en la jornada del Juicio “Circuito Camps”. Juan Carlos Elso relató sus vivencias como ex colimba y su presencia aquel 24 de Noviembre del 76 en la casa de la calle 30, entre 55 y 56, donde un operativo conjunto de las fuerzas represivas asesinó a cinco militantes y se apropió de la beba Clara Anahí Mariani Teruggi. Por Cobertura del Juicio al circuito Camps – Colectivo de Trabajo


2-662.jpg
El testimonio se realizó con el método de videoconferencia, ya que Elso está radicado en Bolivia y hasta allí viajó el Presidente del Tribunal, Carlos Rozansky; desde la ciudad de Cochabamba Elso relató sus observaciones de aquél fatídico mediodía.
3-565.jpg

Juan Carlos Elso realizó el Servicio Militar Obligatorio desde Marzo del 76 hasta Abril del año siguiente en el Regimiento de Infantería N° 7 de La Plata, sito en la intersección de calles 13 y 51. Relató que a las 11:30 comenzó a observar “mucho movimiento, personal del ejército que salía armado, y se escuchaban disparos a lo lejos”; pasado el mediodía, la orden del Cabo 1° de Enfermería Bazán fue de que un grupo de conscriptos se suba a una de las camionetas con sus fusiles FAL. “Eran algunas camionetas del ejercito y otras pintadas de azul oscuro que no tenía ninguna identificación, con gente armada de civil”.

4-499.jpg
Y continuó el relato: “Llegamos a las 12.30 a la casa, nos apostaron en calle 56 en la esquina de 30, había gente que entraba por casas aledañas, entraba personal militar y armado, y de civil”, comenzó pausadamente Elso a describir lo que había visto. Luego su siguiente tarea fue apostarse en la entrada de una de las casas vecinas, y le dieron la orden de “no dejar pasar a nadie”, excepto a quienes participaran del operativo, “era todo muy confuso, porque salía y entraba gente todo el tiempo, uniformados y de civil, todos armados”.

Luego Elso relató que “ingresaron con unos armamentos que en el ejercito se llaman PAF”, se trata de un explosivo antitanques que se ajusta en las puntas del fusil FAL por un arma de fogueo, explota e irradia mucho calor; “una primera explosión bastante fuerte se escuchó detonar en la casa… el tiroteo continuaba, luego se escucharon dos explosiones pero más tenues, como que habían disparado desde otro lugar”. Aquel tiroteo continuó 30 minutos más, hasta que hicieron ingresar primero al “personal de explosivos” que revisaron la casa un rato hasta que finalmente entró el personal del ejercito y gente de civil.

Pasado un rato, el cabo Bazán le dispuso al conscripto Elso que guardara vigilancia en la puerta de la casa que habían bombardeado. “Yo tenía curiosidad y entraba y salía para ver si veía algo, y en una de las incursiones llegué a ver en el patio del fondo, un cuerpo tirado en el piso con una camisa blanca y sangre; volví a salir” relató Elso sabiendo que servía de introducción hacia las declaraciones más comprometidas con el juicio.

Y dijo: “Vi que alguien salía con un Fal colgado en el hombro, con un pequeño bulto por así decirlo…cuando vi que apareció por el patio me di cuenta que lo estaba tapando, me di cuenta que era un bebe por como lo tenía, lo cubrió con una manta de color fucsia con motivos verdes y pasaron por mi lado con el supuesto bebé y lo pusieron en una camioneta Ford que no era del ejercito, había una persona dentro de la camioneta que era el chofer, dejaron al bebe en el asiento y con otra persona más salieron con el bebe en esa camioneta”, describió detalladamente para dejar en claro qué era lo más importante de su declaración.

Y añadió: “Cuando regresamos los comentarios que habían de algunos soldados era que no se explicaban como el bebe había salido ileso después de lo que había pasado. Ahí me di cuenta lo que había visto y lo relacioné… el Cabo Bazán había dicho que estaba viva, que estaba bien y él mismo se preguntaba donde la habrían puesto para que haya sobrevivido”.

Describió que el hombre que se llevó la beba “era de cabello claro, ondulado, con pelo bastante largo (que le tapaba el cuello), barba de dos o tres semanas no muy larga, bastante desalineado, con jean y campera de jean… claro que a alguna fuerza pertenecía…porque había varios de ese tipo que entraban y salían de la casa con fusil del ejercito y pistolas en la cintura… También dijo que esta persona medía casi un metro ochenta, era delgado de físico y de cara.

Finalmente, luego de realizar su descargo después de tantos años dijo a tono de conclusión: “quisiera agradecer a la gente que me estuvo apoyando moralmente, a mi familia, a mis hijas y pedir disculpas si alguna persona se sintió ofendida por mi relato y si algunas personas no pudieran encontrar algo más….a la señora Mariani le quiero decir que realmente es un ejemplo, todos tenemos parientes, familiares, y no quisiera que en Argentina vuelva a pasar eso de tener que andar buscando a los nietos”.

Presenciando la audiencia se encontraba la señora María Isabel Chorobik de Mariani más conocida como “Chicha”, quien busca a su nieta Clara Anahí Mariani-Teruggi, en una incansable lucha contra el pacto de silencio y el encubrimiento de los militares.

Aquel mediodía del 24 de Noviembre se desplegaron más de 200 integrantes de las fuerzas de seguridad y mataron a cinco personas: Diana Teruggi, Daniel Eduardo Mendiburu Elicabe, Juan Carlos Peiris, Roberto Cesar Porfidio y Alberto Bossio, todos compañeros de militancia. La pareja de Diana y padre de Clara Anahí, Daniel Mariani no se encontraba en la casa. En la residencia de esta familia funcionaba una imprenta clandestina que quedó destruida y hoy es un monumento a la Memoria. Daniel también fue asesinado en La Plata el 1º de agosto de 1977.

“Chicha”, fue fundadora y presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, institución a la que dejó de pertenecer en 1989. Es la fundadora de la Asociación Anahí, dedicada a promover, preservar y defender los Derechos Humanos. Desde 1976 Chicha no ha dejado de buscar incansablemente a su nieta.

A la salida de la audiencia, Chica dijo que “es un día inolvidable, que he esperado durante tantos años; que alguien dijera la verdad, que alguien dijera que vio sacar a la bebé viva y que todas las patrañas que se inventaron hasta ahora son solo patrañas”. En relación Juan Carlos Celso dijo que “la nena está, se lo debo a este muchacho que de tan lejos ha hecho esta magnífica obra”.

5-437.jpg
Nacida en 1927, Chicha Mariani fue una reconocida profesora de Bellas Artes. Luego de la audiencia en la cual Elso dijo haber visto a su nieta viva, agregó: “Lo que me queda de vida no me va a alcanzar para agradecer a esta gente, que venciendo los miedos, que es lógico que los tengan, me han ayudado en este momento tan crucial; era solo decir la verdad, ojala todos digan la verdad ahora y ayuden a sanar estas almas sufrientes que hemos tenido que sobrevivir a tanto dolor… esto me da fuerzas, tira por tierra toda la mentira de los represores, incluso Etchecolatz que dijo estos días pasados que la nena había muerto calcinada, vamos a ver qué dice ahora ante un testimonio tan veraz”.

Cobertura del juicio “Circuito Camps”

Desde el Colectivo de Trabajo, Facultad de Periodismo y Comunicación Social – UNLP, te invitamos a sumarte a la cobertura de este juicio a 25 represores por 5 centros clandestinos de la zona de La Plata. Escribinos a bondi.perio@gmail.com



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba