08/04/2012

Las revoluciones árabes, un año después

tapa_dom08abr.jpg Presentamos una panorámica de la situación de algunos países cuyos pueblos se levantaron en 2011 pidiendo democracia. Por Periódico Diagonal.


Todo empezó en Túnez el 17 de diciembre de 2010, cuando el joven Mohamed Bouazizi prendía en su cuerpo la que sería la llama de la revolución de los pueblos árabes contra regímenes dictatoriales y corruptos, a menudo apoyados por Occidente en nombre de la estabilidad y la lucha contra el islamismo. Comenzó como una revuelta desesperada por el trabajo, contra la corrupción y por un desarrollo económico y social de las regiones más deprimidas, y se trocó en una revolución popular que pedía también democracia, libertad y, con un paso más, el fin del régimen. La caída de Ben Ali, el 14 de enero de 2011, 300 muertos y 1.200 heridos después, marcó un punto de no retorno para los pueblos árabes, y en primer lugar para el tunecino, que inició ese día la larga lucha por una verdadera transición.

02_03_Imagenes_Tunez_Nasser_Nouri.jpg

Un año después, tras haber tumbado dos gobiernos interinos, haber logrado la disolución del partido de Ben Ali a golpe de manifestaciones, haber impuesto unas elecciones a una Asamblea Constituyente y haber reavivado las luchas laborales y contra la presencia del antiguo régimen en las instituciones, los tunecinos siguen luchando hoy por construir un país nuevo. En octubre, el partido islamista Nahdha ganó por amplia mayoría las elecciones a la Asamblea Constituyente y formó un gobierno en coalición con el nacionalista Congreso por la República y el socialdemócrata Ettakatol. Pero su promesa de hacer una Carta Magna en el plazo de un año es ahora una duda, después de que en la ley conocida como “la pequeña Constitución” no se estableciera un plazo para acabar la misma, y desde hace un mes su elaboración parece estancada en un debate polarizado entre islamistas y modernistas sobre la posibilidad o no de incluir la sharia como fuente de derecho en la Constitución.

El pasado 20 de marzo, decenas de miles de personas se manifestaron en la capital por una Túnez “civil, moderna y sin referencia a la sharia”, mientras que los salafistas, un grupo reducido pero que ha lanzado ataques contra todo lo que en su opinión es contrario al islam, trae de cabeza al país ante la actitud cuando menos pasiva de Nahdha. El debate sobre la sharia “ocupa todo el espacio mediático y político, mientras que no se tratan los temas económicos que afectan al país”, explica el arabista tunecino Farouk Jhinaoui, quien hace referencia a las continuas movilizaciones sociales en las regiones más desfavorecidas, como en Redeyef, Sidi Bouzid y Gasserine, donde se encadena huelga tras huelga desde hace siete meses contra la marginalización territorial, por el desarrollo económico y por el empleo. “En materia de libertad de prensa, expresión, asociación y derechos políticos se ha avanzado muchísimo. Se han confiscado los bienes de Ben Ali y su familia y se está creando la justicia de transición, que veremos cómo se concreta. Sin embargo, en cuanto a derechos económicos no ha habido ningún cambio, y las perspectivas son malas. El Gobierno no tiene ningún programa” y sigue aplicando las mismas políticas económicas liberales que bajo Ben Ali, dice Jhinaoui. Sin embargo, ante las incertidumbres futuras, una sociedad civil muy activa parece dispuesta a seguir defendiendo en la calle los logros, los derechos y las esperanzas que trajo consigo la revolución.

.

EGIPTO: REVOLUCIÓN INACABADA

Cayó el tirano, el régimen continúa. 14 meses después de la eclosión de la revuelta social que ha servido de ejemplo a medio mundo, la sensación que habita hoy en buena parte de sus instigadores es de cansancio y decepción. Aunque la imagen de Hosni Mubarak tumbado en una camilla, juzgado por corrupción y por el asesinato de 800 manifestantes, es un hito sin precedentes para una sociedad que ha perdido el miedo, la mayor parte de las demandas que dieron origen al movimiento del 25 de enero siguen sin ser atendidas. En la víspera del primer aniversario de la revolución, la Junta Militar, que mantendrá el poder hasta las elecciones presidenciales de junio, atendió por fin la primera reclamación de la plaza Tahrir, la derogación de la Ley de Emergencia, pero se quedó a medias. Los militares pondrán fin a esta medida de excepción, vigente desde 1981, salvo en “casos de violencia y vandalismo”. Como denuncian las organizaciones de derechos humanos egipcias, hostigadas por el Gobierno, la tortura sigue siendo una práctica habitual en comisa – rías y prisiones y las detenciones y juicios militares contra activistas se suceden. Las manifestaciones se han cobrado más de un centenar de muertos y 2.000 heridos desde la caída del dictador y en un año se han iniciado 14.000 procesos marciales frente a los dos millares celebrados en los 29 años de la era Mubarak. El Ejército, que controla casi un tercio de la economía del país, apenas ha visto recortados sus privilegios.

01_Revoluciones_Arabes_Manu_Brabo.jpg

Las palabras de Ahmad Khater, ingeniero residente en El Cairo, resumen el sentir de buena parte de la población: “No sé hacia dónde va la revolución, pero pienso que no se ha terminado y lo más importante es acabar con el antiguo régimen y el Ejército Después tiene que haber unas elecciones realmente limpias. Así, poco a poco, los problemas del pueblo irán teniendo solución”.

Otros egipcios, como Islam Abd El Fattah, exprofesor de la Universidad de Ain Shams, son más pesimistas: “En Egipto no ha habido ninguna re- volución, sino un intento de revolución que acabó en un simple cambio de presidente”. “Los activistas han sido marginados mientras los aprovechados están en el poder: la revolución ha fracasado y la única solución es hacer otra”, concluye, reflejando el sentir de los jóvenes laicos y progresistas que iniciaron la rebelión, para los que el resultado de las elecciones legislativas supuso un jarro de agua fría. Como era previsible, los Hermanos Musulmanes vencieron y controlan el 47% del Parlamento, seguidos por los ultraconservadores de Nur, que tienen el 25% de los escaños. Esta mayoría islamista determinará la composición de la Asamblea Constituyente que elaborará la nueva Constitución. Para Khater, tras estos resultados se encuentran, “en parte, la pobreza y la ignorancia: tenemos un 40% de analfabetismo y una de cada cinco personas vive bajo el umbral de la pobreza. Es gente muy manipulable y la religión ocupa un lugar importante en sus vidas. Además, como en Túnez, Libia o Siria, el gobierno siempre estuvo contra los movimientos islamistas. De ahí su popularidad, unida a la ayuda que reciben de los países del Golfo, que destinan a la caridad”.

Los retos a los que se enfrenta hoy el movimiento son enormes, pero pocos se rinden. La plaza Tahrir, convertida en torre de vigilancia de la revolución, se volverá a llenar para recordar a los nuevos gestores por qué y cómo llegaron hasta allí.

.

LIBIA TRAS GADAFI

La rápida militarización de lo que empezó como una revuelta popular el 15 de febrero, brutalmente reprimida por el régimen, y la posterior intervención militar de la OTAN en apoyo al Consejo Nacional de Transición (CNT), que perdía terreno en la guerra contra Gadafi, han marcado irremediablemente el futuro del país. El 23 de octubre, tres días después del asesinato del dictador, en Libia se declaraba el fin de la guerra, que entre enfrentamientos y bombardeos dejó atrás 60.000 vidas humanas. Hoy, el país se enfrenta al reto de la desmilitarización de los 125.000 milicianos que siguen conservando sus armas, pues los actos de violencia siguen reproduciéndose en el país. En marzo, una comisión de investigación de la ONU advertía de que, además de las fuerzas de Gadafi, estas milicias también son responsables de crímenes de guerra y han seguido cometiendo crímenes contra la humanidad.

b

Mientras ciertos sectores de la región Cirenaica, donde se concentran los recursos petrolíferos, han abierto la caja de los truenos al reclamar un régimen federal, los libios se enfrentan a un tercer problema, explica el arabista Iñaqui Gutiérrez de Terán: la incapacidad del consejo transitorio para dirigir el país. Hay “una demanda popular urgente para que se responda a las expectativas que se crearon con este alzamiento: una organización territorial más justa, combatir la corrupción, asegurar que haya una verdadera libertad de expresión y, sobre todo, participación de las tres regiones en pie de igualdad”. Uno de los retos a los que se enfrenta el país es, precisamente, cómo construir una sociedad civil inexistente durante la dictadura de Gadafi. Numerosas asociaciones están naciendo “en un ambiente de debate y hay una efervescencia de puntos de vista sobre cómo debe ser el futuro de Libia”, explica este arabista. En los últimos meses, las manifestaciones se han sucedido para pedir al CNT, y al gobierno interino nacido en diciembre, mayor transparencia y que se aparte a los miembros del antiguo régimen. Además, crece la frustración de la población porque la situación económica no ha mejorado, a pesar de que la producción de petróleo está alcanzando los índices anteriores al levantamiento. Para Gutiérrez de Terán, hay que tener en cuenta que “la letra pequeña del respaldo de la OTAN exigía contrapartidas que iban sobre todo en la línea de concesiones petrolíferas, que ya se están dando, y hay tensiones entre quienes tienen una agenda local de desarrollar el país, combatir la corrupción y promover libertades básicas y la agenda más o menos oculta del CNT de cumplir sus compromisos con Occidente”.

En este ambiente se preparan las elecciones a la Asamblea Constituyente que tendrán lugar el próximo 23 de junio, para las que ya se ha elaborado una ley electoral y en las que el triunfo islamista parece inevitable.

.

LA DEBACLE DE SIRIA

8.000 personas han muerto ya por la brutal represión del régimen y por los enfrentamientos, según datos de la ONU, un año después de que se iniciaran las revueltas en Siria. Después de que durante meses cientos de miles de personas salieran a las calles de distintas ciudades para exigir el fin del régimen de Bashar al-Assad, en noviembre nacía el Ejército Libre Sirio (ELS), compuesto principalmente por desertores, que se opone, aún mal armado, a las fuerzas del dictador. La represión no ha cesado, y los temores de que la revolución popular se trocase en guerra civil se han hecho realidad. Entre masacre y masacre, el régimen anunció “un programa de reformas”, celebró un referéndum sobre la nueva Constitución y ha convocado elecciones legislativas para el 7 de mayo, pero la oposición denuncia estas acciones como mero maquillaje de un régimen que sigue masacrando a la población. El Consejo Nacional Sirio (CNS), reconocido por varios países, está formado principalmente por opositores en el exterior y no representa a toda la oposición, y “se están produciendo escisiones porque, ante la incapacidad del CNS para unificar a la oposición exterior, coordinarse con los movimientos de protesta en el interior, que sobre todo se está llevando a cabo por comités locales, y conseguir un apoyo efectivo de la comunidad internacional, ha habido una ruptura y ya hay gente del interior actuando por libre con la idea de que la única solución es hallar un vínculo directo con el ELS”, explica Gutiérrez de Terán.

Entretanto, el país, de gran interés geoestratégico para numerosas potencias regionales e internacionales, se ha convertido en “un sucio juego de ajedrez en el que las distintas potencias mueven sus fichas”, resume este analista. Algunas, como Irán y Rusia, apoyan al régimen; otras, como Qatar, Arabia Saudí o Turquía, apoyan en mayor o menor medida la insurrección armada, mientras Occidente e Israel juegan a debilitar al régimen pero no quieren su caída si no es controlada. “El desarrollo del conflicto dependerá de en qué medida unos y otros apoyen a las facciones que empiezan a dibujarse, y esto será a costa de la propia integridad de la sociedad siria, que sufre en sus carnes la represión”, concluye de Terán.

.

JORDANIA: PROTESTAS Y REFORMAS

A diferencia de la mayor parte de los países que han vivido la primavera árabe, el Gobierno de Jordania, como los de Argelia y Marruecos, reaccionó ante la protesta aprobando medidas que recogían parcialmente las demandas de la población. Pero este hecho no ha conseguido calmar la calle. Raro es el mes en que no tengan lugar huelgas sectoriales o manifestaciones que reclaman derechos ciudadanos y protestan contra los desmanes de una administración atravesada por la corrupción y la ineficacia. Las multitudinarias movilizaciones de principios de 2011 tuvieron un origen económico, resultado de la subida de los precios de productos básicos, la dificultad de acceso a la vivienda y la pérdida de poder adquisitivo. El segundo día de la protesta, el rey Abdallah II redujo un 20% el precio del petróleo y aumentó en 20 euros el salario de los funcionarios.

Más allá de las conquistas económicas, “las protestas de los jordanos han provocado tres cambios de gobierno en un año, la inclusión de enmiendas en la Constitución, el encarcelamiento por corrupción del alcalde de Ammán y la detención del antiguo dirigente de los servicios secretos”, informa Ana García Díaz desde la capital jordana. “Sin embargo, la sensación de los ciudadanos es que estas reformas son superficiales. Tras más de un año de protestas, las críticas al régimen ya no sólo ponen en peligro al Ejecutivo, sino que han debilitado la figura del propio rey Abdallah”, indica García Díaz. Según esta periodista, “el país se enfrenta a cambios decisivos para su futuro. A finales de marzo se espera la publicación de la polémica ley de reforma electoral que se cree favorecerá al Frente de Acción Islámica, rama de los Hermanos Musulmanes en Jordania”.

.

MARRUECOS Y EL 20F

Para responder a las protestas, el Gobierno de Marruecos ha puesto en marcha reformas calificadas de cosméticas por los activistas, a la vez que recurría a la desinformación sobre el movimiento, con un nivel represivo notablemente inferior al de otros regímenes árabes.

c

Tras ver el éxito de las manifestaciones del 20 de febrero, que se organizaron en 60 ciudades, la creación de un Comité Nacional de Apoyo al movimiento formado por cerca de cien organizaciones y la convocatoria de otra gran movilización para el 20 de marzo, y visto el resultado de las revueltas en Túnez y Egipto, el majzen se apresuró a anunciar ciertas medidas y la reforma de la Constitución, aprobada en julio con gran bombo mediático, pero cuyo mayor cambio es que el rey deje de tener potestad para designar a un primer ministro no salido de las urnas. Como segunda medida para calmar las protestas, se celebraron elecciones legislativas anticipadas en noviembre, de las que salió un Gobierno islamista del partido Justicia y Desarrollo. Esto, además de diferencias internas, supuso el abandono del movimiento -que había llamado al boicot de los comicios- por parte del partido islamista Justicia y Espiritualidad, con gran número de adherentes.

Sin embargo, las manifestaciones han continuado a lo largo del país, y no sólo coordinadas por el movimiento 20 de Febrero. Las movilizaciones contra la vida cara, por el empleo o la vivienda, o las llevadas a cabo por los licenciados en paro se intensifican en diversas regiones, lo que demuestra que la llama de las protestas sigue prendida.

.

BAHRÉIN: LA INTERVENCIÓN SAUDÍ NO CONSIGUE ACALLAR AL PUEBLO

a

A pesar del silencio de los grandes medios, la revuelta en Bahréin sigue tan viva como hace un año. El pasado 9 de marzo, más de 200.000 personas, una cuarta parte de la población adulta del emirato, se manifestaron para exigir el fin de la corrupción y una mayor participación de la sociedad en la vida política. En la marcha, que finalizó con la muerte de un joven por los gases lacrimógenos lanzados por la policía, participaron exponentes de todas las fuerzas opositoras. Tanto la monarquía suní como sus aliados occidentales y saudíes se han empeñado en reducir el conflicto a un levantamiento de los chiíes, que representan el 75% de la población. Pero la primavera de este Estado del Golfo tiene otros rasgos. Bahréin, que acoge la base naval de la Quinta Flota de EE UU, ha vivido, al igual que Libia, una intervención militar extranjera con la complicidad de las potencias occidentales. Pero a diferencia de lo sucedido en el país magrebí, el millar de soldados saudíes y los 500 policías emiratíes que el 14 de marzo de 2011 entraron en la capital lo hicieron para aplastar la rebelión ciudadana. Desalojada la Plaza de la Perla y demolido su monumento, símbolo de la lucha por la democracia y las libertades, la represión posterior, que se ha cobrado más de 60 muertos, no ha conseguido acallar las protestas, en las que cada vez cobra más fuerza la reclamación de que el monarca Al Jalifa abandone el poder.

.

YEMEN: LA CONTINUIDAD DEL RÉGIMEN TRAS SALEH

02_03_Imagenes_Yemen.jpgLa represión de las protestas pacíficas en Yemen se ha cobrado más de 250 muertos. Desde abril, el presidente Saleh había negociado su retirada con el Consejo de Cooperación del Golfo, pero se retractó en varias ocasiones. Sin embargo, el 21 de enero, el Parlamento concedió la inmunidad a Saleh a cambio de su retirada y aceptó el Mecanismo de Implementación acordado por el Consejo de Cooperación del Golfo, que establecía que el vicepresidente, Abd Rabbuh Mansur Hadi, se presentaría como único candidato a la presidencia en las elecciones del 21 de febrero, a pesar de que la Constitución establece que no puede haber menos de dos candidatos en los comicios. La permanencia del vicepresidente en el poder implica la continuidad del régimen y también de las protestas, como viene ocurriendo desde la celebración de unas elecciones marcadas por el boicot por gran parte de la oposición. Los manifestantes exigen que se realicen sus demandas y que el expresidente y responsables del antiguo régimen sean procesados por el asesinato de cientos de manifestantes. Además, condenan los actos de violencia perpetrados por las fuerzas del orden durante las protestas posteriores a las elecciones. Los yemeníes sufren también el encarecimiento de los precios de productos básicos, carestía de petróleo, cortes eléctricos y un empeoramiento de la situación económica.

.

REVUELTAS ÁRABES. OTROS PAÍSES CON PROTESTAS

  ARGELIA: REFORMAS PARA ACALLAR LA CALLE
En enero de 2011 los argelinos se echaron a la calle para protestar por la subida de los precios de los productos básicos y por el derecho a la vivienda. Bouteflika se vio obligado a anular las tasas sobre los alimentos y a prometer miles de viviendas. Pero protestas de todo tipo siguen.

  ARABIA SAUDÍ: REPRESIÓN Y MEDIDAS
Las protestas laborales, contra la discriminación de los chiíes y por los derechos de las mujeres han sido reprimidas, con 500 detenidos y varios muertos. La corona aprobó nuevos subsidios y ciertos derechos para las mujeres, pero la situación económica empeora y las manifestaciones siguen.

  IRAQ: PROTESTAS APLASTADAS CON RAPIDEZ
El 12 de febrero de 2011 se iniciaron las protestas, que tuvieron su punto culminante el día 25, cuando se organizaron manifestaciones en casi todas las regiones. Sin embargo, las fuerzas de seguridad las reprimieron y mataron a unas 30 personas, y la inseguridad impidió su continuidad.

  OMÁN: REVUELTAS SILENCIADAS
Las movilizaciones se iniciaron en enero de 2011 para pedir más empleo y la redistribución de las riquezas. Después de unos meses en calma, las protestas retomaron en diciembre, y el sultán ha anunciado un plan de creación de empleo, seguridad social y otras medidas de contención.

  KUWAIT: LOS SIN DERECHOS SE MOVILIZAN
A finales de febrero de 2011 se produjeron manifestaciones entre los más de 100.000 extranjeros que viven en el país, que carecen de derechos como la educación y sanidad gratuitas. Las movilizaciones fueron duramente reprimidas y decenas de manifestantes, detenidos.

  SUDÁN: CONTINÚAN LAS MANIFESTACIONES
Los activistas sudaneses crearon el movimiento no violento Girifna (Estamos hartos) y quieren mejoras económicas y la caída de Omar Bashir, en el poder desde 1989. Éste ha encarcelado a la mayoría de líderes opositores y ha anunciado que no se presentará a los próximos comicios.

  SÁHARA OCCIDENTAL: LAS REVUELTAS PREVIAS
En noviembre de 2010, unos 20.000 saharauis se levantaron en protesta en el campamento de Gdeim Izik con demandas sociales como vivienda, sanidad y empleo. Las fuerzas de seguridad marroquíes arrasaron el campamento. Hubo al menos 13muertos y cientos de heridos y detenidos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba