06/09/2011

Por una democratización real

2-541.jpgCalmadas las disputas y las falsas dicotomías (como K-Clarín) en relación a
la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, su puesta en práctica sigue
generando dudas tras los primeros pasos de implementación. Los medios
alternativos, comunitarios y populares continúan reclamando la inclusión y
un tratamiento diferenciado, ya que según la RNMA “no somos reconocidos
con la especificidad que nos caracteriza”. Este espacio apoyó la modificación
de la ley pero con reformas que no se incluyeron. Por ContraPunto


Desde los inicios de los debates acerca de la modificación de la Ley de Radiodifusión,
la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA) tomó partido a favor de la reforma de
la misma, con una posición crítica y diversas propuestas para llevarla adelante tanto
en su sanción como en su reglamentación.
El slogan “Queremos la ley, con nosotros en ella” resume la campaña impulsada en
su momento, que no perdió actualidad ya que se sigue bregando por la inclusión de
los medios que encaran la comunicación desde un lugar no comercial, de manera
autogestionada y colectiva.
Ante todo, la RNMA marcó la insuficiencia del proyecto oficial para combatir los
monopolios mediáticos y remarcó la ausencia de mecanismos que favorecieran
realmente a los medios comunitarios, populares y alternativos. Entre las
modificaciones propuestas se destacan la derogación del decreto 527/05 que prorroga
las licencias de servicios de radiodifusión por 10 años, el reconocimiento expreso
en el texto de la Ley de los medios comunitarios, populares y alternativos como
actores diferenciados de los “prestadores de gestión privada sin fines de lucro”,
con el siguiente alcance: asignación específica del espectro, asignación automática
de licencias a todos aquellos medios que al momento de la sanción de la ley estén
trasmitiendo y devolución de los equipos decomisados, mecanismos diferenciados
y específicos para el acceso a licencias y armado del plan técnico, representantes
en la Autoridad Federal del Servicio de Comunicación (AFSCA) y en el Consejo
Federal de Comunicación Audiovisual, fondo de promoción y desarrollo destinado
específicamente a los medios comunitarios, populares y alternativos y exención del
pago de gravámenes. Asimismo, se hicieron reclamos de participación en el proceso
de reglamentación de la ley como garantía para transparentar el mismo ante los
actores directamente involucrados.

No sólo “sin fines de lucro”

“Como medios cumplimos una función social distinta, tenemos características
especiales y proyectos diferentes a otros medios de comunicación, aún de los llamados sin fines de lucro. Nuestros medios se construyen con la participación
de los sectores populares y de las comunidades, junto a las diversas luchas de los
movimientos sociales, políticos y culturales, lo que no es necesariamente así en todos
los medios sin fines de lucro”, sostiene el documento público con la posición de la
Red. “No somos medios comerciales, no dependemos de intereses mercantiles ni
estatales. No contamos con grandes recursos económicos pero sí con invalorables
recursos humanos. Socializando las herramientas disponibles, garantizamos el
derecho a la comunicación. Intentamos que nuestra labor sume a la construcción de
un proyecto político-social transformador y anticapitalista”, afirma el mismo.
La RNMA entiende a la comunicación no sólo como una herramienta, sino como
un proceso de construcción colectiva. Construye desde la horizontalidad y crece
desde las prácticas comunes que realizan. La comunicación no es una mercancía
ni un servicio, es un derecho popular y legítimo. La comunicación es un proceso
político, social y cultural, por eso el rol de la Red es político, de disputa ideológica
ante la imposición del sentido que tiende a naturalizar y legitimar las condiciones de
dominación del capitalismo y el patriarcado.
Se trabaja no sólo en los medios de comunicación sino también para impulsar a
su gestación, a su nacimiento y a su multiplicación. Para concretar esta idea se
socializan prácticas y conocimientos a través de talleres integrales, compartiendo
saberes y experiencias. Ejemplos de ello es el taller de armado de transmisores
realizado el año pasado en Buenos Aires y el taller integral de radio llevado a cabo
en la ciudad de Córdoba en febrero, donde se armaron 59 transmisores de manera
autogestiva y colectiva y se propiciaron diversos espacios de capacitación, discusión e
intercambio de conocimiento.
Para Romina Gómez, integrante de Radio Voces de La Rioja, “estas instancias son
estratégicas ya que proponen un intercambio de experiencias que disputan de forma
concreta el espectro radiofónico, porque consideramos que la nueva ley de servicios
de comunicación audiovisual solo puede tenernos en cuenta si luchamos por ser
reconocidos como medios comunitarios y no como organizaciones sin fines de lucro”.
La RNMA realiza sus prácticas desde la diversidad de soportes de quienes la integran:
radios, televisoras comunitarias, páginas webs, boletines electrónicos, revistas,
periódicos y colectivos audiovisuales son los canales para comunicar.
A pesar de las modificaciones que se le realizaron al proyecto de Ley y de todas las
propuestas que aportó la RNMA en foros y audiencias, los hechos tras la aprobación
de la ley vienen confirmando que los medios comunitarios no estamos dentro de la
letra de la ley. Para la norma, somos “entidades sin fines de lucro” en las mismas
condiciones que la Fundación Noble o la CGT.

La aplicación y la democratización

Los medios comunitarios trabajan desde hace años en contextos desfavorables,
siendo perseguidos y muchas veces acallados. La libertad de expresión y el derecho
a la comunicación se garantizan no sólo evitando cualquier tipo de monopolio sino
resguardando los derechos de todos los sectores, pero sobre todo de aquellos que día a día construyen una comunicación solidaria, participativa y plural.
La ley debería otorgar mecanismos diferenciados y específicos para el acceso a
licencias y armado del plan técnico, asignación automática de licencia a todos
aquellos medios comunitarios que al momento de la sanción de la ley estén
trasmitiendo, reserva específica del espectro, aumento del presupuesto destinado
al fomento de emisoras comunitarias y reducción de la cantidad de licencias por
prestador de 10 a 4.
No es viable ningún proyecto de ley que hable de “democratización de los medios” sin
la derogación del decreto 527/05, firmado por Néstor Kirchner, que le regaló 10 años
a los multimedios para explotar las licencias.
Con una ley que no los ampara, los medios comunitarios están condenados a seguir
siendo víctimas de los vaivenes de la autoridad de turno. ¿Ese es el destino que el
Estado piensa para los que hacen una comunicación distinta?

Ataques y tropezones

En abril del corriente año, Radio Minka, emisora comunitaria jujeña, fue intimada
vía carta documento por la empresa de energía eléctrica EJESA, quienes exigieron
suspender la transmisión de un spot en donde denuncia las irregularidades en que la
empresa incurre o por lo contrario procederán a tomar acciones legales tanto civiles
como penales. “Esto es un claro ataque a la libertad de expresión y un intento más de
judicialización de la protesta social” denunció la Minka en su comunicado de prensa.
En Julio del 2010 se contaron dos ataques a la comunicación popular. Canal 13
comunitario de Mendoza , Giramundo TV, sufrió interferencias en sus transmisiones
por las pruebas de un nuevo canal de aire que invadía la señal que ellos ocupan
hace más de dos años. El “nuevo canal”, que no fue censado como la ley establece,
pertenece al empresario Omar Álvarez en sociedad con la firma cordobesa
Electroingeniería, afines al gobierno kirchnerista. Fabiana Arancibia miembro de
Red Eco y la regional Buenos Aires de la RNMA relata que “tuvimos varias reuniones
incluso acompañados por los cumpas del canal que viajaron a Buenos Aires. En dos
de ellas estuvimos con Gabriel Mariotto (presidente de AFSCA y actual candidato a
vicegobernador de Buenos Aires). Como todo eran promesas y no se solucionaba el
problema, decidimos convocar a una movilización tanto en Mendoza como en Buenos
Aires en defensa de Giramundo TV, lo cual tensó la relación con los funcionarios pero
no rompió el dialogo y se logró el objetivo”.
Ese mismo mes, la antena de transmisión de Radio Amplitud AM 770, ubicada
en la provincia de Buenos Aires, fue atacada y su frecuencia usurpada por Radio
Cooperativa, antes AM 740 del Grupo Santa María perteneciente al armado
multimedial K. “El viernes 2 de julio, un cobarde y salvaje atentado destruyó nuestra
torre de transmisión, dejándonos sin actividad. Lo que llama poderosamente la
atención es que, a menos de 48 horas de producido el hecho, otra radio, que
operaba en otra frecuencia, ya se encuentra transmitiendo en 770” sostuvieron en un
comunicado.
Es importante marcar que cambiar la frecuencia a través de la cual se transmite implica adecuar todos los equipos -transmisor, modulador y antena- necesarios para
la transmisión. En el caso de Radio Amplitud, la situación se ve agravada por el
hecho de que la usurpación de la frecuencia deja sin trabajo a muchos integrantes de
la misma.

En defensa de los medios

Actualmente, diversos son los reclamos que la Coordinadora en Defensa de la Comunicación Alternativa, Comunitaria y Popular -de la cual la RNMA
participa activamente-, puso sobre la mesa ante miembros de la AFSCA. Entre ellos,
se recalca una solución concreta a las interferencias sufridas por determinadas radios
(La Voz del Algarrobo de Andalgalá y Radio La Negra de El Bolsón por ejemplo),
la posibilidad de sumar nuevos censos de medios que vayan surgiendo o que no
hayan estado registrados en la apertura de las licencias. Se pide que la falta de
presentación del trámite en la AFIP no sea penalizada, además de créditos blandos
para equipamientos y poder resolver sin costo la homologación de los equipos y el
reconocimiento de las TV comunitarias por fuera del llamado a concurso.
Asimismo, siguiendo en sintonía con la defensa de los medios populares, se repudió
la declaración de ilegalidad de medios que no entraron en el censo y los decomisos
realizados en este marco. Exigen el otorgamiento de licencias para todos los medios
comunitarios en las frecuencias y potencias solicitadas, concursos diferenciados,
igualdad de oportunidades para los distintos proyectos comunicativos y recursos para
estos medios.
Este año, desde la RNMA se volvió a tener una reunión con Mariotto por un
conflicto con Radio Sur de Buenos Aires, para exigir solución al problema de la
interferencia que tiene desde hace meses. Esto en el marco de una “mesa de atención
permanente” dentro del organismo generada ante los reclamos de la Coordinadora y
de los medios en forma individual.
Trabas en los trámites y pocas respuestas del AFSCA son las situaciones a sortear
por quienes apuestan a una comunicación diferente. Se continúa reclamando el
respeto y la visibilización de los medios alternativos, al tiempo que se insta a que se
transparenten las entregas de licencias y el ordenamiento del espectro.
“Nos empezamos a reunir con funcionarios de la AFSCA para llevar reclamos sobre
interferencias a medios comunitarios, dificultades en ciertos trámites y un nuevo
problema: la convocatoria a los primeros concursos para adjudicar frecuencias de TV
Digital, excluyen a las televisoras comunitarias por el alto costo de los pliegos y del
acceso al servicio, entre otras limitaciones” relataron desde la RNMA Buenos Aires.
Esto llevó a pedir una reunión con el Directorio del organismo en la que confluyeron
con otras televisoras comunitarias que no participan de la RNMA. De allí se logró solo
una promesa: que el Directorio discutirá nuestras exigencias en la próxima reunión
los primeros días de setiembre.
La lucha por democratizar la comunicación no termina con la nueva ley. Ahora
comienza un nuevo escenario, una nueva etapa en la larga batalla de la que vienen
participando desde hace años los medios alternativos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba