20/06/2011

“Punta Querandí nos llama a descolonizar la realidad de Buenos Aires”

valetin.jpgValentín Palma Callamullo, uno de los integrantes de la protesta en defensa de Punta Querandí, en Tigre, fundamenta por qué el lugar es importante para las organizaciones indígenas del Gran Buenos Aires. El joven quechua reivindica el derecho a “practicar nuestra religiosidad acá donde vivimos”, y afirma: “Nos convoca el sitio, nosotros lo sentimos, nos llama a descolonizar la realidad de esta Buenos Aires que es vista como la París de Sudamérica y en realidad tiene otra historia debajo”. Valentín aclara que el espacio es utilizado por diversos sectores sociales, por lo que no se busca su titularización a nombre de una comunidad indígena sino revertir su privatización, para que siga teniendo un uso colectivo por parte de toda la sociedad. Por La Flecha.


Valentín visitó los estudios de FM Estación Sur (FARCO) en La Plata a mediados de mayo y trazó un panorama sobre la etapa actual de la lucha, que se sostiene con un campamento en el lugar en conflicto desde hace 16 meses. “Ya estamos en esto y no hay marcha atrás”, aseguró.

 Punta Querandí es un territorio que ustedes resguardan como un espacio de muchísimo significado porque hay restos arqueológicos, pero además tienen sus ceremonias, es un lugar de encuentro, de capacitación, de encuentro de docentes, con niños.

 No es un capricho, como dice la empresa EIDICO o incluso sectores que trabajan en conjunto con la empresa como los arqueólogos Daniel Loponte y Alejandro Acosta. El lugar tiene un valor y lo defendemos integrantes de pueblos originarios de varios lados. Ellos siempre nos acusan de que no hay descendientes querandíes en el reclamo… y si no hay no es por casualidad. Es porque fueron exterminados, según el relato del poder, o desplazados. Sabemos que hay descendientes querandíes y que ya van a aparecer y es un largo camino.

La empresa y los arqueólogos dicen que somos originarios de otros lados, todos andinos, tobas, mapuches, pero todos al fin y al cabo nacimos en Buenos Aires en las tierras del cacique Telomián Condié (cacique querandí y guerrero que resistió a la segunda fundación de Buenos Aires en 1580). Y así como seamos indígenas o no, descendientes de españoles, europeos o japoneses, nacimos en estas tierras y tenemos derecho a reivindicar su historia, a quienes vivieron antes. Y es algo que nos vienen ninguneando los arqueólogos y la empresa.

Posesión preventiva

 Debido a acciones prepotentes de la empresa, el Concejo Deliberante de Tigre votó (el 10 de mayo) por unanimidad una resolución para que el Municipio tome preventivamente las tierras hasta que se resuelva el conflicto. Y pide informes sobre el valor arqueológico y cultural de los hallazgos y del lugar. Lo de “cultural” es algo nuevo, porque los arqueólogos siempre tratan de englobar esto en si el sitio sigue teniendo valor para la Academia, diciendo que ya es un sitio destruido, que ya no tiene valor para estudiar. La empresa ya les pagó el trabajo y ya está. A ellos no les interesa, tienen otros sitios donde ir a estudiar.

Nosotros planteamos que el lugar tiene un valor cultural para pueblos indígenas de Buenos Aires, que vinimos de diferentes latitudes por desalojos violentos o por razones económicas, tal vez no nosotros, nuestros padres, nuestros abuelos, y tenemos derecho a reclamar y reivindicar a los pueblos que vivieron acá.

Nosotros vamos a luchar para que esta posesión “preventiva” sea permanente. Porque nosotros ya somos una realidad. Ahora mismo en Punta Querandí están reunidos docentes y alumnos de un Bachillerato Popular de Dique Luján que vinieron la semana pasada, los mandó la profesora de historia a estudiar sobre la historia del lugar. Y así también van a volver alumnos del secundario de Dique Luján, haciendo una caminata de tres kilómetros. Es algo que no se puede negar. Es algo que la empresa y los arqueólogos vienen negando pero ya no se puede tapar el sol con una mano.

 Hay una cuestión que han logrado y es este contacto con la comunidad, con la sociedad, esta interacción con las organizaciones indígenas que los apoyan a ustedes. Todos se han unido en esta lucha, quizás estas cosas molesten.

 Molesta el consenso que hay. Los countries son mal vistos por toda la sociedad, generan disgregación social, habiendo tantos problemas habitacionales en la ciudad y, en el conurbano, toman cientos de hectáreas para pocas personas. Aparte hay consenso de la población de diferentes localidades porque el lugar lo estamos reivindicando para todos, no para vivir nosotros ahí. Es menos de una hectárea. Queremos que sea un espacio público y abierto como lo fue siempre.

Antes de que lleguemos con el reclamo, la gente de la zona conocía el lugar, sabían que había enterratorios, restos arqueológicos, vasijas de los indígenas. Y ya usaban el espacio los pescadores… es un recreo popular de hace décadas. Nosotros no queremos cambiar eso.

Queremos que Punta Querandí siga siendo un espacio público y que donde está el sitio arqueológico, donde encontramos los restos humanos, que se conserve y se proteja. Tal vez con algún proyecto de museo de sito, sin excavar, sin llevar las cosas a los museos, tal vez trayéndolas, ¿porqué no? Del sitio Garín, en frente de Punta Querandí, el cual quedó debajo del barrio privado Santa Catalina, se llevaron un esqueleto entero. Y eso está en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL), en Belgrano. Nosotros queremos que esos restos vuelvan acá. Hay leyes y hay un decreto de la presidenta en el marco del Bicentenario que apunta en esa dirección.

Amenaza de juicio

 Hay diferentes actores en el mundo académico, por suerte no son todos como Daniel Loponte y Alejandro Acosta, los arqueólogos que nos deslegitiman siempre en cualquier ocasión que pueden. Ahora Loponte mandó una carta documento al Movimiento en Defensa de la Pacha y a Pablo Badano, periodista e integrante del Movimiento. Nos acusan de difamarlos, que sabiendo que es “mentira” lo que decimos, seguimos difamando y ensuciando la carrera de estos renombrados arqueólogos. Nos dieron 72 horas para retractarnos y pedir una disculpa pública.

Si se lleva a cabo el juicio sabemos que lo van a perder. Y no sé si van a perder sólo el juicio, van a perder algo más, mucha legitimidad. Un arqueólogo que está para resguardar sitios arqueológicos, que de repente le haga juicio a una organización indígena por proteger un sitio arqueológico, por más que según ellos no tiene un valor de estudio pero tiene un valor cultural para nosotros… No vas a quedar muy bien parado y la sociedad te lo va a reprochar.

La lucha la estamos dando en ámbitos políticos, judiciales y académicos. Pero la mejor forma de demostrar que nosotros somos una realidad y que estamos ahí y que no nos vamos a ir es con actividades culturales en el lugar y ceremonias indígenas como la ofrenda a la Pacha, más allá de que los arqueólogos dicen que es algo que viene de otras regiones.

 Como si deslegitimara que ciertas ceremonias como las andinas (o mapuche) no perteneciera a los querandíes.

 Claro, no podemos practicar nuestras culturas, nuestra religiosidad acá donde vivimos. Es una visión muy sesgada que tienen estos arqueólogos, y les vamos a demostrar haciendo presencia en el lugar y afianzando más la comunión con la gente, no solo gente de pueblos originarios sino de todo el ámbito educativo, ambientalista y en general. Gente que nos acompaña sabiendo que este reclamo es justo.

Los fines de semana es cuando viene más gente. Ahora estamos reacondicionando el campamento después de un ataque que sufrimos en marzo. Son todos bienvenidos, estamos abiertos a cualquier propuesta cultural, esperemos que se sume la gente, porque queremos empezar a hablar de esto, que está muy oculto.

Lo que nos convoca es el sitio, nosotros lo sentimos, nos llama a descolonizar la realidad de esta Buenos Aires que es vista como la París de Sudamérica y en realidad tiene otra historia debajo. No se dice nada de los Querandíes. Queremos empezar a cambiar eso. Y de a poco. No somos ningunos trasnochados, sabemos que es un proceso largo. Ya estamos en esto y no hay marcha atrás.

Punta Querandí, sitio sagrado, patrimonio cultural y público, está ubicado en el paraje Punta Canal, Dique Luján, partido de Tigre, 50 kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires. Es un predio ferroviario de media hectárea con costa del Canal Villanueva y el arroyo Garín que contiene restos arqueológicos indígenas, y se encuentra en frente del country Santa Catalina que fue edificado sobre un enterratorio milenario.

 Telefóno: 011-1568642867 / 011 – 4455 – 2172

 Email: movimientoendefensadelapacha@gmail.com

 Información en Internet: www.facebook.com/puntaquerandi

Fuente: Indymedia Pueblos Originarios



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba