02/04/2011

Razones que nos permiten oponernos a la energía nucleoeléctrica

“A partir de 1986, los estudiantes patagónicos, en especial los de la provincia de Chubut, contaban con una herramienta para debatir si o no a la energía nucleoeléctrica a propósito del repositorio nuclear que la CNEA pensaba construir en Gastre. Investigamos cada uno de los ítems y publicamos “Las 40 razones” a página completa en todos los diarios locales. Aquellas 40 razones hoy se convierten en 66 puntos, cada uno de los cuales permite debatir horas en torno a la cuestión nuclear.” Por Prensa UAC


uaclog.jpgPrensa Unión de Asambleas Ciudadanas Informa

29 de marzo de 2011

RAZONES QUE NOS PERMITEN OPONERNOS A LA ENERGIA NUCLEOELECTRICA

PUNTOS DE PARTIDA PARA DESARROLLAR EN LOS TALLERES DE LA UAC (UNION DE ASAMBLEAS CIUDADANAS) SEGÚN LO DISPUESTO EN EL PLENARIO DE LA XV ASAMBLEA UAC, EN COLON, PROVINC IA DE ENTRE RIOS, EL DOMINGO 27 DE MARZO DE 2011.

A partir de 1986, los estudiantes patagónicos, en especial los de la provincia de Chubut, contaban con una herramienta para debatir si o no a la energía nucleoeléctrica a propósito del repositorio nuclear que la CNEA pensaba construir en Gastre. Investigamos cada uno de los ítems y publicamos “Las 40 razones” a página completa en todos los diarios locales. El movimiento antinuclear recibió un amplio apoyo de los medios de difusión, y en caso de que alguno fuera oponente, resultaba difícil que se negara a recoger nuestra opinión. Aquellas 40 razones hoy se convierten en 66 puntos, cada uno de los cuales permite debatir horas en torno a la cuestión nuclear y más de uno de esos puntos dio motivo a copiosa bibliografía. Son estos:

1. La energía nuclear “no es barata”, es cara. Cuesta más la gestión de los residuos radiactivos que la energía misma (CEA-USA).

2. La energía nuclear “no es limpia”, es sucia e insegura. Miles de toneladas de residuos radiactivos no tienen destino. A la fecha, no existe repositorio de desechos radiactivos de alta actividad en el mundo. Algunos países, después de 66 años aún discuten su gestión definitiva. La Patagonia y el mundo los rechazaron. Los de corta y media actividad los arrojan aún al océano.

3. La vida útil de las plantas nucleares es de 30 a 40 años. Luego se las decomisa, desarmando el reactor, enterrando sus partes, sellándola herméticamente y custodiándolas de por vida. De hecho se convierten en cementerios nucleares.

4. Los residuos deben enfriarse por unos 25, 30 ó 40 años en piscinas ubicadas en la propia planta. Al cabo, pueden reprocesarse los desechos para obtener lo que queda de uranio y plutonio, pero deja muchos más residuos radiactivos, una escoria mortal, aún sin destino final.

5- Reprocesar residuos radiactivos provoca el impacto tóxico más despreciable conocido por el hombre, denominado “licor de brujas” por los propios barones nucleares. (Ref. Licor de Brujas, En la Patagonia No, Ed. Lemú, y www.machpatagonia.com.ar)

6- Solo dos países reprocesan comercialmente. El resto se abstiene. Uno de ellos, Inglaterra, reprocesa en Windscale arrojando los residuos líquidos “al Solway Firth a través de tuberías gemelas que los descargan bajo el agua más de tres kilómetros, mar adentro, a un ritmo de 500.000 litros por día”. (Walter C. Patterson, La energía nuclear (Nuclear Power, ediciones Orbis, Hispamérica). Por ahí se va el licor de brujas. En tanto, “Estados Unidos ha demorado el desarrollo de plantas comerciales de reprocesamiento de material fisionable por dificultades técnicas, altos costos de construcción y operación, y abastos adecuados de uranio en el país” (G.T. Miller Jr. Ecología y Medio Ambiente).

7- Han venido arrojando al mar tambores con residuos radiactivos, de corta y media actividad (autorización internacional de la OIEA para desprenderse del desecho), garantizando la hermeticidad de los contendores por no menos de doscientos años. Muchos ya están abiertos, algunos de ellos se abrieron antes de los diez años, filmados por la televisión europea. No se castigó a responsables.

8- El primer mundo no tiene respuesta. No existe aún repositorio nuclear definitivo de desechos radiactivos. Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Rusia, poseen miles de toneladas de escoria radiactiva y la mayoría no decidió su destino final. Los que construyeron fracasaron (Caso Wash 1520, pozo Z 9 de Hanford, Estado de Washington. CEA-USA, “como un volcán a punto de erupción”. Fracaso de un repositorio nuclear de la mayor potencia atómica del mundo).

9- Para el año 2000, Estados Unidos debía aislar del medio ambiente cientos de miles de toneladas radiactivas en sepulcros concebidos para 56.000 a 2.000.000 de años de hermeticidad. Pasó otra década y aún lo está estudiando.

10- No solo preocupan los 250.000 años de vida activa del plutonio. Expuestos al estroncio 90 ó al cesio 137, con sus 30 años de vida media, son suficientes para producir el caso Goiania; el yodo 131 es uno de los radionucleidos involucrados en las pruebas nucleares atmosféricas, desde 1945. Se encuentra entre los radionucleidos de larga vida que han producido y continuarán produciendo aumento del riesgo de cáncer durante décadas y los siglos venideros. El yodo 131 aumenta el riesgo de cáncer y posiblemente otras enfermedades de tiroides. El yodo-129 (con un periodo de semi desintegración de unos 16 millones de años) se puede producir a partir del xenón-129 en la atmósfera terrestre, o también a través del decaimiento del uranio-238.

11- El estroncio 90 y el cesio 137 son tan letales como el equivalente a 1.000 bombas atómicas de Hiroshima. Y tal generación, tal poder, es lo producido durante un año por una planta nucleoeléctrica de 1.000 megavatios.

12- La radiactividad es una energía sutil. Sin humo, sin olores, incolora, sin sentido alguno que la pueda captar. Si una millonésima parte de un gramo de plutonio penetra en nuestro cuerpo ocasionará cáncer. El cesio 137, del tamaño de un botón, envuelto en una carcasa hermética de acero y plomo, puede ser detectado a 150 metros.

13- La radiactividad es acumulativa. Si una ínfima partícula está en el pasto, la leche o la carne, llega al hombre a través de toda la cadena trófica, alterando las células de información genética, y de éste a su descendencia.

14- Igualmente si un radioisótopo toca el agua tendremos al pez grande comiéndose al chico con efecto multiplicador a lo largo de la cadena. El último de los eslabones suma la de todos los demás.

15- Es tan sutil que investigadas 12 centrales nucleoeléctricas de EE.UU. por el Dr. E. Sternglass permitieron confirmar que “cualquier niño que nazca dentro de la región de 50 millas de una planta nuclear pacífica, tiene una posibilidad menos de lo normal de poder existir un año. (Estadística de 1972 confirmadas por la CEA Norteamericana: Drs. Arthur Tamplin y John Gofman. El Comité de Estadísticas Vitales de los EE.UU han ratificado el número anormal de muertes de infantes cerca de las 12 plantas investigadas).

16- En algunos países anularon concesiones para nuevas construcciones nucleoeléctricas.

17- En algunos países es obligación consultar por voto popular para instalar centrales nucleares.

18- En algunos países se paralizaron proyectos de reprocesado de combustible nuclear.

19- En algunos países el pueblo decidió rechazar centrales nucleares y cualquier instalación nuclear relevante. Por votación popular y/o de sus parlamentos, las deberán desmantelar paralizando su actividad y gestionando los residuos.

20- En algunos países se estudian energías alternativas. Se invierte fuertemente en eólica, solar, maremotriz, hidroeléctricas de paso, geotérmicas, biomasa y otras. Se estudia desarrollar la energía de fusión, prevista para antes de mediados de siglo.

21- Washington, Nevada y Texas fueron los tres estados norteamericanos preseleccionados para construir un eventual basurero nuclear. Los tres estados se opusieron movilizando a su pueblo

22- En la República Argentina son cada vez más los municipios declarados NO NUCLEARES. Algunas provincias cuentan con legislación no nuclear.

23- En este país son varias las provincias que legislaron contra la instalación de plantas nucleares y/o repositorios nucleares y/o tránsito de residuos nucleares.

24- La Constitución de la Provincia del Chubut, sancionada el 11 de octubre de 1994, es terminante: “Quedan prohibidos en la provincia la introducción, el transporte y el depósito de residuos de origen extraprovincial, radiactivos, tóxicos, peligrosos o susceptibles de serlo.”

25- Las movilizaciones de 1986/96 produjeron las leyes patagónicas que impidieron la instalación del repositorio nuclear en Chubut al obligar a la Nación (Poder Ejecutivo) a consultar a las provincias (ley 24804); Chubut prevé en su carta magna el rechazo a instalaciones nucleares.

26- La ley nacional conseguida por los patagónicos dice: “Todo nuevo emplazamiento de una instalación nuclear relevante deberá contar con la licencia de construcción que autorice su localización, otorgada por la Autoridad Regulatoria Nuclear con la aprobación del estado provincial donde se proyecte instalar el mismo. (Ley nacional 24804, artículo 11).

27- Otro logro había sido la constituyente de 2004 que había modificado el art. 41 de la Constitución Nacional, al prohibir el ingreso de residuos radiactivos al país.

28- Los ciudadanos de cualquier provincia argentina, donde se pretenda ubicar una instalación nuclear relevante pueden recurrir a la ley 24804, artículos 11 y 12, (decisión de las provincias) y exigir que se respete la instancia participativa del pueblo de acuerdo con lo establecido en los artículos 19, 20 y 21 de la ley 25.675, Ley General del Ambiente; esto es, “artículo 19: Toda persona tiene derecho a ser consultada y a opinar en procedimientos administrativos que se relacionen con la preservación y protección del ambiente, que sean de incidencia general o particular, y de alcance general. Artículo 20: Las autoridades deberán institucionalizar procedimientos de consultas o audiencias públicas como instancias obligatorias para la autorización de aquellas actividades que puedan generar efectos negativos y significativos sobre el ambiente.

29- El artículo 12 de la ley nacional 24804 permite discutir cualquier actividad nuclear relevante en la provincia designada porque generalmente esa actividad produce desechos radiactivos depositados en el sitio (y no temporariamente, como las colas que contienen el decaimiento del uranio 238); el uranio tiene una vida superior a los 700 millones de años. El artículo 12 dice: “Para definir la ubicación de un repositorio para residuos de alta, media y baja actividad, la Comisión Nacional de Energía Atómica propondrá un lugar de emplazamiento. Este deberá contar con la aprobación de la Autoridad Regulatoria Nuclear en lo referente a seguridad radiológica y nuclear y la aprobación por ley del estado provincial donde se ha propuesto la localización. Tales requisitos son previos y esenciales a cualquier trámite”. (la negrita y bastardilla es nuestra).

30- Debemos exigir que se respeten las leyes sobre remediación de minas de uranio. En algunos países minas a cielo abierto fueron clausuradas. Partículas de gas radón, que es radioactivo, se generan en las minas de uranio y con un viento de 16 kilómetros por hora recorren más de 1.000 kilómetros, antes de que decaigan a la mitad su cantidad original. Estas partículas son cancerígenas.

31- La Verne Usen que dirige el Servicio de Salud Pública de Shiprock, Nuevo Méjico, reportó en 1980 un incremento del 85% de cáncer de pulmón. Confirmaron que 60 de las 70 personas con diagnostico de cáncer de pulmón eran mineros del uranio.

32- El Centro Nacional de Estadísticas de la Salud de Estados Unidos concluyó que “el número de defectos en bebes que habitan en zonas próximas a minas de uranio que son explotadas en Utah, Nuevo Méjico, Colorado y Arizona es de 10 a 150 % mas que el promedio nacional en el resto del país.

33- Dentro de la colectividad de indios navajos no existía el cáncer, pero todos los que fueron mineros del uranio lo padecieron. Circunstancia que escandalizó a la comunidad científica de EE.UU.

34- En 1972 el Congreso de los Estados Unidos autorizó una importante partida de dinero para remediar las minas de uranio que quedaron abandonadas. En Gran Junction, Colorado, el aumento de niños nacidos con el paladar agrietado o partido se relacionaba con la contaminación radiactiva del lugar. En 1978 el mismo Congreso multiplicó por diez los fondos para la remoción de las colas de la molienda. Para entonces el Departamento de Energía de Estados Unidos había identificado 22 lugares nuevos contaminados con radiación que requerían urgente respuesta. En Argentina llevamos décadas esperando remediación.

35- En Argentina existe el PRAMU, Proyecto de Restitución Ambiental de la Minería del Uranio, que hasta el día de hoy no se puso en práctica. En una parte del texto, la propia Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) afirma que “…Las colas contienen además metales pesados que están presentes en el mineral (por ejemplo, Pb, V, Cu, Zn, Cr), y otros compuestos adicionados durante el proceso, tales como amonio, nitrato, solventes, etc. Así, si no se toman previsiones las colas pueden ser una fuente de contaminación ambiental a largo plazo…
El 70% de la radiactividad original del mineral permanece en las colas. Las colas contienen casi toda la actividad proveniente del decaimiento del uranio 238: torio 230 y radio 226, el que a su vez decae produciendo el radón 222. El torio 230 es una fuente de producción de radiactividad a largo plazo. Estos isótopos son cancerígenos…”

36- En el PRAMU la propia CNEA advierte que en la colas de la minería de uranio “existen cuatro formas diferentes por las cuales puede producirse contaminación al ambiente: (i) La propagación directa del gas radón a recintos cerrados, en caso de que se utilicen los residuos como materiales de construcción o de relleno alrededor de edificios. (ii) La posible propagación del gas radón desde las colas de mineral a la atmósfera, de donde podría ser inhalado. (iii) Algunos de los productos radiactivos en las colas pueden producir radiación gamma. (iv) La dispersión de las colas mediante el viento o el agua, o por disolución puede trasladar partículas radiactividad y otros compuestos tóxicos a capas de agua superficiales o subterráneas que constituyen fuentes de aguas potable, a los suelos, a la cadena trófica y a los alimentos.”

37- Dice la CNEA en el PRAMU que “El panorama que se brindó, aunque de manera genérica, permite advertir que, de no tomarse medidas, los lugares (donde se hice explotación uranífera) podrían ser afectados de distinta forma. Así, se podrían presentar distintas combinaciones de efectos donde resulten, por ejemplo limitaciones al uso del suelo y del agua, impedimentos para el desarrollo de determinadas actividades, aumentar el índice de probabilidad de contraer cáncer e intranquilidad social debida a la percepción que el público posee del problema, afectación de la diversidad biológica e incapacidad de asegurar a las generaciones futuras el máximo aprovechamiento de los recursos naturales.”(usamos negrita y bastardilla para destacar el concepto).

38- En el PRAMU la propia CNEA expresa que en algún lugar hay que poner los residuos y que “Para definir la ubicación de un repositorio para residuos de alta, media y baja actividad, la CNEA propondrá un lugar de emplazamiento. Este deberá contar con la aprobación de la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) en lo referente a seguridad radiológica nuclear y la aprobación por ley del Estado provincial donde se ha propuesto la localización. Tales requisitos son previos y esenciales a cualquier trámite” (art.14). Y esto debe ser utilizado por las asambleas de los movimientos sociales locales.

39- Hay que destacar que desde los comienzos nucleares en el país, casi seis décadas con colas de uranio abandonadas, no se llevó a cabo remediación alguna (recordar el caso -1972- de los fondos de remediación del Congreso norteamericano). Por tal motivo es urgente exigir estudios epidemiológicos en las áreas afectadas por la actividad minera del uranio.

40- Lugares altamente afectados en el país: Malargüe (Pcia. de Mendoza), Huemul – Sierra Pintada (Pcia. de Mendoza), Córdoba (Pcia. de Córdoba), Los Gigantes (Pcia. de Córdoba), Pichiñán – Los Adobes- Cerro Cóndor (Pcia. del Chubut)”¢ Tonco (Pcia. de Salta), La Estela (Pcia. de San Luis), Los Colorados (Pcia. de La Rioja).

41- Exigir estudios epidemiológicos y efectuar investigación sobre los socavones abandonas de La Higuerita (Tinogasta-Catamarca) donde los obreros sacaban el uranio en las mochilas, casi en cuclillas. Los testimonios de los pobladores son relevantes.

42- No existe central nuclear que no haya emitido radiación al exterior.

43- Plantas nucleoeléctricas argentinas que afectan sitios densamente poblados y cuya vida útil ha caducado: Embalse Rio Tercero (Córdoba) y Atucha – Zárate Brazo Largo (Pcia. de Bs. As.). Denunciamos la permanencia de las centrales; son obsoletas, deben ser decomisadas. La plata se haya más veces detenida que en funciones. En octubre de 1983 un informe del CALIN, Consejo Asesor para el licenciamiento de instalaciones nucleares de la Comisión Nacional de Energía Atómica, (suerte de ARN de entonces), produjo el siguiente informe de Atucha: “Deterioro progresivo de la instalación, postergación de trabajos de mantenimiento, dificultades operativas del sistema de detección de fallas, fisuras existentes en las paredes, imposibilidad de garantizar adecuadamente la confiabilidad requerida, computadora fuera de servicio por dificultades de mantenimiento, falta de herramientas y equipos que repercute en las dosis radioactivas que recibe el personal, accidentes que han provocado un aumento importante en las dosis radiactivas que recibe el personal.”

44- La CNEA reconoció sólo dos serios accidentes: “En septiembre de 1983, un operador del reactor RA-2 experimental en Constituyentes murió después de una exposición a la radiactividad. La CNEA recién reveló la investigación en 1986, desdibujando la verdad y minimizando el hecho. El otro caso fue en octubre de 1984 cuando un técnico de Pichileufú murió a causa de una explosión. La CNEA atribuyó la muerte a faltas al observar las medidas de seguridad.

45- INVAP (Investigaciones Aplicadas) vendió un reactor a Australia con el compromiso de recibir los residuos que genere en el país comprador. El artículo 41 de la Constitución Argentina prohíbe la importación de residuos radiactivos, pero la complicidad de las partes aseguró que era “combustible nuclear gastado”. La Corte Suprema de Justicia de la Nación creyó la falacia. y la convalidó.

46- Incidentes nucleares significativos, llamados “accidentes” radiactivos históricos: a) 1957 (KASLI) oeste de los montes Urales. Contaminación de hasta 600 kms. cuadrados y la evacuación de 30 aldeas. b) 1957-Windcascale Pile, Irlanda, incendio de un reactor que liberó plutonio y yodo radiactivos contaminando 500 kms2 y destruyó 5,6 millones de litro de leche de tambos de la zona. En 1983 se registraron 200 casos de cáncer en la tiroides, sobre todo en niños. c) 1963, Indian Point (USA) un escape radiactivo eliminó la fauna local y producciones agrícolas. d) 1971, Monticello, Minnesota, USA, Más de 190.000 litros de agua radiactiva desbordaron del depósito de desechos de rfactor y se volcaron en el río Missisippi. Fue tragedia. e) Harrisburg, Pensilvania, USA, fuga de vapor radiactivo de la planta Three Mille Island, nube que de inmediato cubrió 30 kms2. Se evacuaron millones de personas. Fue el desastre nuclear más grande antes de Chernobyl y fue ocultada su magnitud. f) Siete años más tarde hubo un caso semejante en Rusia. g) 1979 Erwin, Tenesse, USA, escape de uranio radiactivo contaminó a mil personas. h) Japón, Planta de Tsuruga, 45 trabajadores afectados y la contaminación de la bahía pesquera. i) Gore, Oklahoma, USA, estallido de cilindro de material nuclear en la planta Kerr McGee. j) CHERNOBYL, 1986, Ucrania, fusión completa del núcleo del reactor. Un caso para estudiar especialmente. k) 1993, Nube radiactiva en Tomsk-7 Siberia. l) 1995, escape descontrolado en el generador experimental de Monju, Japón. ll) 1996, escape grave en la central de Racht, norte de Irán. m) 1997 Japón, explosión e incendio en la planta de Tokaimura. Es un caso especial para describir debido al impacto social que produjo. (Nos hemos referido hasta aquí a diversos casos de impactos radiactivos, por distintas circunstancia, por la variedad de las causas fundamentalmente. Hay centenares de fugas radiactivas y accidentes severos en los reactores con alto costo de vidas humanas, fauna, flora y biodiversidad por impactos en la cadena trófica, que sería tedioso incluir aquí.

47- Cientos de circunstancias de emisiones radiactivas por la actividad humana nuclear merecen destacarse: aviones que se estrellaron transportando material radiactivo, aviones a los que se le desprendieron accidentalmente bombas atómicas, caso Palomares y otros, transportes terrestres y marítimos que volcaron elementos radiactivos, diez mil personas afectadas por radiación debido a la primera explosión atómica de la Unión Soviética, en Semipalatinks, Kazajistán; accidente en planta de reprocesamiento, en la fábrica de plutonio de Sellafield (G.Bretaña), clasificado en el nivel 5 de la escala de desastres nucleares, que puntúa sobre un máximo de 7. Millones de personas expuestas a radiación en la etapa empírica de la actividad nuclear, etc. Industrias, insumos y humanos contaminados por precipitaciones radiactivas años después de la liberación de la energía nuclear en el lugar. Islas del Pacífico inhabitables por la experimentación de explosiones nucleares, etc.

48- Uranio: El uranio es un metal radiactivo que en estado natural contiene tres tipos de isótopos: uranio238, uranio, 235 y uranio 234. El 0,7% es uranio235, precisamente el fisionable, el que se usa como combustible en los reactores para producir calor mediante la reacción en cadena (Es 235 porque se suman 143 neutrones más 92 protones que hay en su núcleo). El resto del uranio es 238 el que más abunda (99,284% de cada gramo de uranio); uranio238, número que proviene de 146 neutrones sumados a 92 protones.
Es decir, ambos tienen el mismo número de protones pero difieren del de neutrones. Por eso son isótopos, porque los núcleos con igual número de protones pero distinto número de neutrones se los denomina isótopos.
La inestabilidad del uranio 235 cuando se le bombardea con un neutrón es lo que produce la reacción en cadena.

49- Radiación: Energía que se propaga en forma de ondas o partículas. Los tipos de radiación más comunes son el calor, la luz, las ondas radioeléctricas y las microondas. La radiación ionizante es una forma muy energética de radiación electromagnética. Son radiaciones ionizantes los Rayos X, Rayos γ, Partículas α y parte del espectro de la radiación UV entre otros. Por otro lado, radiaciones como los Rayos UV y las ondas de radio, TV o de telefonía móvil, son algunos ejemplos de radiaciones no ionizantes. Una radiación ionizante es cualquier radiación capaz de desplazar electrones de los átomos del material que atraviesa, produciendo iones de esa manera. Las dosis altas de radiación ionizante pueden provocar daños importantes en la piel o en los tejidos.
“La exposición a pequeñas cantidades de radiación durante un largo período de tiempo, aumenta el riesgo de cáncer. También puede causar mutaciones en los genes, que podrían transmitirse a cualquier niño que sea concebido después de la exposición. Mucha radiación por un corto período de tiempo puede causar quemaduras o enfermedades por radiación. Los síntomas de la enfermedad por radiación incluyen náusea, debilidad, caída del cabello, quemaduras en la piel y disminución de la función de algunos órganos. Si la exposición es lo suficientemente grande, puede causar envejecimiento prematuro o inclusive la muerte. La persona se ve obligada a tomar medicinas para disminuir el material radioactivo en su cuerpo.” (EPA-Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos).

50- Uranio empobrecido: es un subproducto del proceso de enriquecimiento del uranio (aumento de la concentración de U-235, el isótopo fisible) en la industria de la energía nuclear, por el cual se extrae prácticamente todo el isótopo radiactivo U-234 y alrededor de dos tercios del U-235. Por consiguiente, el uranio empobrecido está compuesto casi en su totalidad por U-238 y su radiactividad es aproximadamente el 60% de la del uranio natural. El uranio empobrecido también puede contener trazas de otros isótopos radiactivos introducidas durante su procesamiento

51- Uranio enriquecido: es el proceso al que es sometido el uranio natural para obtener el isótopo de U235. El contenido porcentual de U 235 en el uranio natural se incrementa a través de un proceso de separación de isótopos. El uranio natural se compone principalmente del isótopos U238, con una proporción en peso de alrededor del 0,7 % de U235, el único isótopo en cantidad apreciable existente en la naturaleza que es fisionable en los reactores.

52- Daños I: “El daño que produce la radiación depende de la actividad y energía de la misma, de la duración de la exposición, del área del cuerpo afectada y de si la fuente está dentro o fuera del cuerpo. Fuera del cuerpo, los rayos gamma son particularmente dañinos, porque penetran los tejidos humanos con gran eficiencia como lo hacen los rayos X. En consecuencia, el daño que causan no está limitado a la piel. En cambio, la piel detiene casi todos los rayos alfa, y los rayos beta solo consiguen penetrar aproximadamente 1 cm. más halla de la superficie de la piel. Por lo tanto, ni uno ni otro son tan peligrosos como los rayos gamma a menos que la fuente de radiación entre de alguna manera en el cuerpo. Dentro del organismo, los rayos alfa son particularmente peligrosos porque transfieren su energía al tejido circundante e inician daños considerables. En general, los tejidos que muestran mayor daño a consecuencia de la radiación son los que se reproducen con rapidez, como la médula ósea, los tejidos formados de sangre y los nódulos linfáticos. El efecto principal de una exposición prolongada a dosis bajas de radiación es la inducción del cáncer. El cáncer es causado por daños al mecanismo regulador del crecimiento, lo que induce a la célula a reproducirse sin control. La leucemia, que se caracteriza por el crecimiento excesivo de glóbulos blancos de la sangre, es probablemente el principal de cáncer asociado a la radiación.
En vista a los efectos biológicos que nombramos, es importante determinar si algún nivel de radiación no es peligroso para los organismos. Desafortunadamente, los intentos por fijar normas realistas se han visto obstaculizadas por la falta de comprensión de los efectos de la exposición de larga duración a la radiación. Los científicos que se ocupan de fijar normas sanitarias han aplicado la hipótesis de que los efectos de la radiación son proporcionales a la exposición incluso en dosis bajas. Se supone que cualquier cantidad de radiación causa cierto riesgo de lesión y los efectos de las dosis altas se extrapolan a las más bajas. En cambio, otros científicos que consideran que existe un umbral bajo el cual la radiación representa un riesgo. Hasta que las pruebas científicas permitan definir la cuestión con cierta confianza, es más seguro suponer que incluso los niveles bajos de radiación plantean ciertos riesgos.
La irradiación de zonas concretas del cuerpo (radiaciones accidentales) produce daños locales en los tejidos. Se lesionan los vasos sanguíneos de las zonas expuestas alterando las funciones de los órganos. Cantidades más elevadas, desembocan en necrosis (zonas de tejido muerto) y gangrena. Las consecuencias menos graves de una radiación ionizante se manifiestan en muchos órganos, en concreto en la médula ósea, riñones, pulmones y el cristalino de los ojos, debido al deterioro de los vasos sanguíneos. Como consecuencias secundarias aparecen cambios degenerativos y funciones alteradas. No obstante, el efecto retardado más importante comparándolo con personas no irradiadas, es el aumento de la incidencia de casos de cáncer y leucemia. El aumento estadístico de leucemia y cáncer de tiroides, pulmón y mama, es significativo en poblaciones expuestas a cantidades de radiación relativamente altas (más de 1 Gy). En animales de experimentación se ha observado una reducción del tiempo de vida, aún no se ha demostrado en seres humanos.”(XXX El informe al que hicimos referencia en el punto 52, pertenece a especialistas que presentaron “tres pasos hacia un mundo libre de armas nucleares y de emisiones de radiación ionizante”: Rose Gottemoeller, James Goodby, Harold Smith, Sharon Squassoni, Cristina Hansell).

Leer completo

Comisión Prensa y Comunicación

UAC Unión de Asambleas Ciudadanas



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba