12/03/2011

Un horror que no es nuevo

carcel_3.jpg Esta semana, las imágenes sobre guardiacárceles mendocinos que persiguen y golpean a presos desnudos fueron “noticia” para algunos medios. Por Fabiana Arencibia-Red Eco.


Durante estos días el canal estatal mostró las imágenes de un video en el que guardacárceles del penal de Boulogne Sur Mer, en la provincia de Mendoza, perseguían y golpeaban a presos que trataban de escapar desnudos de sus verdugos.

Las imágenes, que según dicen algunos diarios provinciales ya se conocían en Mendoza, pusieron en agenda, seguramente efímera, la situación del sistema carcelario argentino.
Llama la atención sin embargo que no se haya mencionado una reunión de diciembre de 2008 en la que funcionarios del gobierno nacional escucharon el informe de abogados mendocinos que ya advertían sobre esta situación. Entonces, estaban también presentes representantes del gobierno provincial y el comisionado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

carcel_1.jpg El 11 de diciembre de ese año, Red Eco publicó una nota bajo el título “Cárceles mendocinas desaprobadas” (1). En ese artículo dábamos cuenta de la decisión tomada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos de volver a visitar los servicios penitenciarios de esa provincia.
Esta resolución del organismo, que entonces sesionó en México, fue producto de la participación de los abogados mendocinos Alfredo Guevara y Carlos Varela Álvarez quienes presentaron un trabajo sobre las condiciones de vida de los detenidos y los penitenciarios, con fotos y encuestas a los internos. Entre los principales datos relevados indicaron las pésimas condiciones de higiene y que el 91 por ciento de la población come con la mano.
A partir de estas informaciones, la Corte determinó que no estaban dadas las condiciones para levantar las medidas provisionales que el propio organismo había impuesto al Estado por la falta de cumplimiento a los tratados internacionales de Derechos Humanos visible en las cárceles mendocinas.

Más allá de lo sucedido en Mendoza, otras informaciones se han dado a conocer en medios alternativos durante esta semana.

carcel_2.jpg Una de ellas da cuenta de una feroz golpiza a un interno de la Unidad Nº 48 de San Martín, en la provincia de Buenos Aires. Mario Cruz Guzmán es uno de los mejores alumnos de la carrera de Sociología de la Universidad Nacional de San Martín, que se dicta en el penal. Es, además, integrante de la comisión directiva del Centro de Estudiantes “Azucena Villaflor”. Fue golpeado y apaleado el 2 de marzo pasado por agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense. Su “desobediencia” consistió en reclamar por las requisas vejatorias que deben sufrir familiares y amigos cuando van a visitar a sus seres queridos. (Feroz golpiza a interno estudiante de la Universidad de San Martín )

Por otra parte, un comunicado de prensa de la Coordinadora por Lxs Trans Presxs informa de una huelga de hambre que se inició hoy en el pabellón Trans de la Cárcel Federal de Ezeiza. El sábado 5 de marzo, Nicole – una travesti que se encuentra alojada junto a Viviana, Pilar, Tamara, Emilce y Pamela en el Complejo Nº 1, módulo 6, pabellón “A” – fueron agredidas por parte de agentes penitenciarios. Según relata el comunicado, no les permitieron acceder a la cocina para prepararse la comida e ingresaron violentamente al pabellón, insultando a las detenidas y se llevaron a Emilce, que intentó dialogar para calmar la situación, a los buzones (celdas de castigo).

Con la huelga de hambre como medida de protesta, denuncian que han llegado a un límite “por las insostenibles condiciones carcelarias y de extremo encierro en las que viven; los sistemáticos malos tratos y el abuso de poder por parte de agentes penitenciarios, debido a su identidad de género y a su condición de detenidas”. Además, denuncian el problema del acceso a una adecuada alimentación, a elementos básicos de higiene y limpieza. “El pabellón no tiene ventilación y tiene rejas hasta en el lava cara (…) esta fosa de confinamiento es para la época de los militares”, afirman.

La situación de vejámenes, torturas y asesinatos en las cárceles argentinas no son nuevas. Lamentablemente no sólo el hacinamiento, la falta de higiene y de atención médica son las causas de muertes en los penales. También, y más grave aún, son los matones a sueldo encargados de “cuidar” a los presos y presas quienes le propician con total impunidad torturas no sólo físicas sino también psicológicas.

Un breve repaso por nuestro sitio www.redeco.com.ar da cuenta de ello.

Febrero de 2011: Córdoba. Penal Nº 5 de Villa María. Un preso se cosió la boca para reclamar justicia. Fue condenado porque uno de los policías que le pegó se fracturó un dedo durante la tremenda garroteada que le propinaron en su propia casa. (1)

Febrero de 2011: Buenos Aires. La Comisión Provincial por la Memoria dio a conocer el panorama actual que se registra en la mayoría de las cárceles provinciales. (2)

Enero de 2011: Neuquén y Buenos Aires. Dos casos emblemáticos. Diariamente se realizan denuncias por casos de maltratos, torturas físicas y psicológicas y hasta asesinatos. (3)

Setiembre de 2010: Ciudad de Buenos Aires. Se allanó el pabellón de estudiantes universitarios de la Cárcel de Devoto. (4)

Enero de 2009: Salta. Los cuatro menores que fallecieron por los gases tóxicos de un colchón incendiado son una muestra más de las terribles deficiencias del sistema carcelario nacional. (5)

Diciembre de 2008: Córdoba. En el curso de 2008 fallecieron tres mujeres presas en las cárceles de esa provincia, por negligencia médica. (6)

Mayo de 2008: Neuquén. Comienza el juicio oral y público a 28 guardiacárceles, por torturas reiteradas y apremios ilegales contra internos de la Unidad de Detención 11. (7)

Estas son algunas pocas muestras de que la “noticia” no es el HOY.
Como bien define la Coordinadora Anticarcelaria: las prisiones argentinas son campos de concentración porque allí los grises matan, torturan y humillan, impunemente, como política del Estado en todo el país.

A pesar de que esta organización junto a diversas personalidades como la socióloga Alcira Daroqui, Osvaldo Bayer, Adolfo Pérez Esquivel, la Procuración Penitenciaria de la Nación, la Correpi, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Nora Cortiñas y compañeros del Centro Universitario Devoto o Ciudad Interna, entre muchos otros, denunciaron a los victimarios con nombre, grado y apellido, nadie fue puesto aunque sea bajo la lupa del Estado. Muchos en cambio, como es el caso de Alejandro Marambio Avaría, responsable máximo del Servicio Penitenciario Federal, fueron ascendidos.

Oscar Castelnovo, periodista y especialista en el tema carcelario – no por leer lo que sucede en estos lugares sino por estar en ese infierno, compartiendo con las y los presxs varias horas de sus días- afirma que quienes están allí sólo deberían perder un derecho: el de la libertad. Todos los demás derechos humanos deberían ser respetados pero son violados sistemáticamente.

(1) Un preso se cose la boca en reclamo de justicia

(2) Se agrava la crisis carcelaria bonaerense

(3) Infierno en las cárceles

(4) Buscan involucrar a un preso en delito de “secuestro virtual”

(5) Muertes en cárceles argentinas: Un hecho que se repite

(6) Las mujeres presas en las cárceles de Córdoba

Por Fabiana Arencibia-Red Eco



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba