14/04/2011

La peligrosa naturalización de la violencia

golpiza-uocra-300x207.jpgSolamente entre octubre y abril la Uocra protagonizó cuatro actos de violencia salvaje contra manifestantes y dirigentes de la oposición. El diputado Omar Hallar, dirigentes del Fut, estatales que protestaban contra la reforma previsional y un pequeño grupo de maestros y enfermeros que en 28 de Noviembre repartían volantes reclamando por mejoras salariales, fueron las víctimas. (Por: Héctor Barabino para OPI Santa Cruz)


Video: La golpiza de la Uocra

El mapa de la violencia es siempre el mismo

Matones reclutados por el gobierno movilizados en vehículos oficiales, zonas liberadas, silencio de los medios oficiales y oficialistas, indiferencia de la justicia, credenciales diplomáticas para dirigentes pendencieros como Carlos García, y justificación de los hechos con el discurso oficial de que las agresiones son producto de “sectores en pugna”.

Es la justificación permanente la que termina naturalizando la violencia

En este marco, los golpes, las heridas, el dolor, la sangre, y hasta la muerte resulta “una consecuencia natural”. Una suerte de daños colaterales, de efectos no deseados de una refriega que se tiene que terminar por propia inercia y no porque el estado deba intervenir para detenerla.


El vaso de la paciencia se derramó

Esta vez el vaso de la paciencia se derramó y los habitantes de la cuenca se hicieron escuchar en la EGB 32 forzando una sesión plenaria de los concejos deliberantes de Río Turbio y 28 de Noviembre para que los representantes deliberen ante el pueblo que los interpelaba por la acción criminal de la Uocra.

La presión de docentes, estudiantes y estatales de distintos ámbitos hizo que el oficialismo votara una resolución que no solo repudió la agresión, sino que pidió la intervención de la justicia, y la renuncia del ministro de gobierno y de la cúpula policial.

En todos y cada uno de los artículos de la resolución el centro de las críticas fue el gobernador Daniel Peralta a quien tanto los asambleístas como la mayoría de los concejales sindicaron como el máximo responsable de la golpiza.

Uno de los puntos que seguramente más debe estar golpeando a Peralta por estas horas es la declaración de “persona no grata” que votaron 7 de los 9 concejales. Justo a él que había encontrado en la cuenca “su lugar en el mundo”.

La mano detrás del garrote

No se puede afirmar que los golpeadores obedezcan órdenes directas del gobierno, pero tampoco éste hace nada por despegarse de los agresores. Por el contrario Carlos García suele disponer de un lugar de privilegio en el protocolo oficial.

“García es Pedraza” agitan quienes ven en el mandamás de la Uocra el emblema del modelo sindical que terminó con el ferroviario preso y con la vida de Mariano Ferreyra.

Si el gobernador no comparte los desmanes de los violentos ¿bajo las órdenes de quienes actúan? ¿Quién los embarca en los móviles oficiales? ¿Porqué el gobierno los defiende y justifica?

“El problema es que a Daniel ya le alambraron el gobierno y cada vez tiene menos margen de maniobra” justifican los acólitos de Peralta.

Resulta difícil de creer que el gobernador no controle ni a sus bases, ni a la policía, ni a sus informantes, y que éstos no lo hayan puesto en alerta respecto del escenario que lo esperaba en la cuenca.

La excusa unificada tiene patas cortas

“Para que sucedan estos hechos tiene que haber dos actores, el primer actor cortó la ruta y la intención era que el Gobernador no pudiera pasar” había declarado el Ministro Córdoba a poco de conocerse los hechos. “Hubo una provocación y algo organizado, tenían fierros, piedras y palos”, refrendó Carlos García.

“García, pará esto” relató el diputado del Frente para la Victoria y actual interventor de YCRT Atanasio Perez Osuna, quien confesó que sintió miedo cuando uno de los agresores sacaba algo de entre sus ropas “hasta que ví que sacaba una cachiporra” asegurando que “en 54 años nunca ví un hecho tan aberrante, sentí que no podía hacer nada para pararlo, por eso me presenté a la justicia y me puse a su disposición” señaló el funcionario.

Perez Osuna fue enfático: “En ningún momento ví que los docentes tengan algún elemento, y tampoco que hayan cortado la ruta” señaló., “mi auto estaba cortando la ruta porque yo estaba hablando con los manifestantes” agregó contradiciendo el discurso oficial unificado por el jefe de gabinete Pablo Gonzalez, el ministro José Córdoba, y el gremialista Carlos García.

Cadena de solidaridades

La oleada de comunicados y declaraciones mediáticas del oficialismo solidarizándose con las víctimas de la agresión de la patota de García, conmovería sino fuera porque los mismos que ahora se conduelen por la violencia y repudian a los agresores son los mismos que los alimentan, visten y calzan.

Hay una docena de heridos víctimas de la Uocra, dos de ellos podrían sufrir consecuencias físicas en el futuro: el profesor de música Héctor Rodriguez, y el enfermero Carlos Paredes.

Mas allá del repudio genérico que ensaya, el gobierno tendría que propiciar las acciones que esclarezcan los hechos y penalice a los culpables.

De ese modo despejaría muchas dudas sobre la entidad de una gestión que por estas horas está desdibujada en su autoridad, y evitaría seguir profundizando las heridas en los cuerpos de los manifestantes y también en el cuerpo social que ya comienza a hastiarse de la violencia apañada. (Agencia OPI Santa Cruz)


Reproducimos:

Río Gallegos, 12 de Abril de 2011.-

Al Gobernador
Prov. de Santa Cruz
Sr. Daniel R. Peralta
S / D

Nos dirigimos a Ud. a los fines de solicitar URGENTE audiencia ante los hechos acontecidos en la localidad de 28 de Noviembre, de los cuales fueran víctimas compañeros trabajadores de distintos sectores, con uno de los heridos trasladado en ambulancia a esta localidad.

Entendemos que es el poder político el responsable de esta violencia física, teniendo en cuenta la virulencia de sus discursos en estos últimos días, teñidos de provocación, intransigencia, autoritarismo y soberbia.

Sr.Gobernador sus palabras y actitudes nada tienen que ver con el diálogo que proclama, ni con la democracia que invoca, ni con la responsabilidad política que ejerce.
Evidencian sus expresiones públicas y el accionar de esta patota oficial que hay un grupo de tareas en Santa Cruz y lo que es más grave, incitado por quien debe garantizar los derechos constitucionales de los habitantes de nuestro suelo.

No es un enfrentamiento entre sindicatos, como pretenden hacer creer, es una represión con mamelucos como uniforme con la intención de eludir lo que es evidente: EL GOBIERNO DE SANTA CRUZ REPRIME A LOS TRABAJADORES y estamos convencidos que no van a dejar de profundizar este tipo de sucesos, hasta que no manchen las tizas con sangre, también en nuestra provincia.

No va a encontrar en nosotros tácticas que tengan como objetivo provocar incidentes que atenten contra la integridad física de persona alguna. No vamos armados a ninguna movilización ni actividad, no llevamos palos ni cachiporras, ni piedras ni cadenas, no recibimos dádivas para reclamar, lo hacemos convencidos.
Somos pacíficos, Sr. Gobernador, por más que nos provoquen no vamos a responder con violencia.

Es necesario nos conceda la audiencia de manera URGENTE, porque debe darnos explicaciones.

NUNCA MAS, Sr. Gobernador, NUNCA MAS.

PERSONERÍA GREMIAL 1504

Comisión Directiva Provincial

Velez Sarsfield 381-Te/Fax: 02966-421311/432431 (9400) Río Gallegos Provincia de Santa Cruz. E-mail:adosacrg@infovia.com.ar www.adosac.org.ar



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba