27/10/2010

Falleció el ex presidente Néstor Kirchner

Tras sufrir una descompensación cardiorrespiratoria, el ex presidente Néstor Kirchner murió esta mañana en la Ciudad de El Calafate, Santa Cruz, donde se encontraba con su esposa y actual presidenta, Cristina Fernández. La noticia, que desconcertó por lo inesperado a gran parte de la población, trae aparejados interrogantes sobre el futuro del kirchnerismo así como la perspectiva para las próximas elecciones presidenciables que se llevarán a cabo en el 2011.


Esta mañana, el ex presidente Néstor Kirchner falleció a los 60 años por una descomposición cardíaca cuando se encontraba en su casa de El Calafate, en Santa Cruz, su provincia de origen. Desde el 10 de diciembre de 2009 era diputado de la Nación por la Provincia de Buenos Aires y en marzo del presente año había asumido el cargo de Secretario General de la UNASUR.

Su figura fue central en la política argentina actual, sobre todo a partir de su presidencia en el período 2003-2007, sucedido en el cargo por su esposa, Cristina Fernández. Para las próximas elecciones presidenciables -que tendrán lugar el año próximo- Néstor Kirchner se perfilaba como el candidato de lo que ellos bautizaron como “Continuidad K”, un proyecto que si bien en sus orígenes había prometido volcarse hacia la llamada “transversalidad”, a partir de tender líneas de acción conjuntas con un diverso entramado de organizaciones sociales y políticas progresistas, se había respaldado finalmente en viejos intendentes-caudillos peronistas y en las “burocracias sindicales”, personificadas en la Confederación General del Trabajo (CGT).

Sin embargo, la muerte inesperada replantea el escenario político tanto dentro como fuera del kirchnerismo.

Ante esta noticia, el arco político adepto al actual gobierno y la oposición se han expresado ante diferentes medios o a través de redes sociales. En este momento, claro está, sólo haciendo referencia al ex presiente como “el mejor presidente de la democracia” (Alberto Fernández), “amigo y compañero de lucha” (Daniel Scioli) o “un tremendo luchador” (Felipe Solá). Pasarán varias horas antes que se hagan públicas las reacciones que en definitiva genera el fallecimiento de Kirchner, más allá de estos formalismos. Los entretejidos de los partidos políticos, las posibles alianzas o rupturas, las especulaciones pronto invadirán los titulares.

Por otra parte, el kirchnerismo se verá obligado a reacomodarse frente a la ausencia de su líder, a quien distintas encuestas daban como ganador en primera vuelta en las elecciones para presidente 2011. En este sentido, en escasos meses, deberá rearmarse al interior del movimiento, proponiendo un nuevo candidato o la reelección de Cristina Fernández.

Fuera del arco político, los medios masivos enfrentados al gobierno ya han vaticinado grandes tormentas: “la continuidad institucional no está en riesgo en la Argentina, pero puede estarlo la gobernabilidad en el final en el tramo final del mandato de Cristina” (Diario La Nación), o “la Argentina vuelve a enfrentarse a una situación trágica, a una situación dramática” (Diario Clarín)

Lo cierto es que la muerte de Néstor Kirchner planteará un antes y un después y posiblemente su fallecimiento sea “utilizado” tanto por la oposición política y mediática (presagiando el fin de la era K) como por el propio kirchnerismo: no son pocos los que ante las reacciones de los contrarios recuerdan el “Viva el cáncer” que signó el tiempo en que agonizó Eva Perón.

Una figura controversial

Néstor Kirchner ha sido una figura controversial en la política de los últimos años. Ha tenido tanto opositores como seguidores y distintos movimientos sociales han estado a la expectativa de sus decisiones, brindando apoyo crítico a su gobierno, o alejándose finalmente del mismo.

Los adeptos recordarán cuando el ex presidente mandó quitar del Colegio Militar los cuadros de los genocidas, como el de Jorge Rafael Videla, o su enfrentamiento con la Iglesia católica, mirada con simpatía por diversos sectores.

Sin embargo, a una semana del asesinato de Mariano Ferreyra a manos de una patota de la Unión Ferroviaria, otros recordarán casos similares que sucedieron bajo la presidencia de Néstor Kirchner, como las patotas que agredieron a los trabajadores del Hospital Francés o los aprietes, allanamientos y detenciones que marcaron a la ciudad de Las Heras en el 2006. Asimismo, cuestionarán la continuidad de un modelo económico de “capitalismo nacional”, el pago de la deuda externa, las limitaciones y manejos punteriles en la implementación de planes sociales, el procesamiento y condena a luchadores sociales y la sanción de la “Ley Antiterrorista”.

Muchas son las aristas que merecen estar en la memoria. El tiempo de balance y de análisis ante posibles perspectivas recién comienza.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba