26/10/2010

Un nuevo caso de gatillo fácil enluta a un barrio humilde de Río Negro

flia-2.jpgEl sábado pasado, en la ciudad de Viedma, un efectivo policial ejecutó de un balazo a Guillermo Trafiñanco, de 16 años. Este hecho es el triste correlato de la represión de junio en Bariloche, donde Diego Bonnefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas fueron asesinados por la policía. En un comunicado de prensa, la Multisectorial contra la Represión y la Impunidad advierte que “estamos frente a un verdadero plan sistemático de desaparición de personas, el de la franja de los pibes jóvenes y pobres, estigmatizados como pibes chorros“.


En el barrio Lavalle, Viedma, Río Negro, Guillermo Trafiñanco, de 16 años, fue baleado por la espalda por un efectivo policial. Este hecho, que ocurrió el sábado 23 de octubre, trae a la memoria el asesinato de Diego Bonnefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas, quienes perdieron la vida a manos de efectivos policiales durante la represión que en junio signó a la ciudad de Bariloche. Mientras que las causas judiciales siguen estancadas y el poder político desoye los reclamos, este nuevo caso de gatillo fácil en barrios pobres pone de manifiesto que “la muerte de jóvenes en Río Negro a manos de la policía no son casos aislados, ni errores o problemas individuales de algunos policías. Se trata de violencia institucional como metodología y proviene de la cúpula policial y de la propia secretaría de seguridad, bajo la responsabilidad del ministro de Gobierno”, tal como señalan en un comunicado de prensa la CTA Río Negro y la UnTER.


“No es posible reivindicar los derechos humanos con el terror en la nuca de cada familia con hijos jóvenes”

Por Multisectorial contra la Represión y la Impunidad de Bariloche

La Multisectorial contra la Represión y la Impunidad de Bariloche abraza a la familia de Guillermo Trafiñanco de 16 años, otro joven nuestro caído por una bala de la policía de Río Negro del gobierno de Miguel Saiz.

A cuatro meses de la masacre de El Alto en Bariloche, hechos de terror de Estado que siguen impunes, un efectivo policial, ahora en el barrio Lavalle de Viedma, ejecutó de un balazo a un joven. La similitud con la ejecución sumaria del cabo Sergio Colombil contra Diego Bonnefoi (15 años) la madrugada del 17 de junio nos llena de dolor y, a la vez, refuerza nuestro compromiso de lucha por verdad y justicia.

El crimen del chico de Viedma, confirma tristemente, que no alcanza ni alcanzará jamás con investigar y condenar a los autores materiales solamente, ya que la violencia y el terror están institucionalizados en la Policía de RN y son parte orgánica y sistemática de los gobiernos provinciales. Es urgente el desmantelamiento del aparato represivo, especialmente de los cuerpos especiales provinciales como la BORA, o para las grandes mayorías será imposible imaginar márgenes mínimos de vida y dignidad en esta democracia republicana.

A la vez, el crimen del chico de Viedma, como los de El Alto, nos advierten que estamos frente a un verdadero plan sistemático de desaparición de personas, el de la franja de los pibes jóvenes y pobres, estigmatizados como “pibes chorros”. No es posible reivindicar los derechos humanos con el terror en la nuca de cada familia con hijos jóvenes.

Reclamamos la sanción penal y política de los criminales, de los jefes de las comisaría (28 de Bariloche, 16 de Viedma) y los mandos policiales que transformaron a la policía en escuadrones de la muerte contra la sociedad civil.

Y seguimos reclamando:

 Justicia para Diego Bonnefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas

 Cárcel efectiva a los asesinos

 Desmantelamiento de la BORA

 Renuncia del ministro de Gobierno Diego Larreguy

 Renuncia del Secretario de Seguridad y Justicia de la Provincia Victor Cufré

 Juicio político al gobernador Miguel Saiz


Detienen al policía que mató a Guillermo Trafiñanco en Viedma

Por 8300

El adolescente fue asesinado por una bala de la policía de Rio Negro. “Hay denuncias de que la policía agarra a los chicos y les pega”, dijo un corresponsal radial que se encuentra en el lugar.

El periodista Walter Carriqueo, de FM Encuentro, le contó al programa La Palangana que el barrio Lavalle de Viedma -que junto al Mi Bandera albergan a poco más de 20 mil personas- estaba lleno de policías por un incidente que había ocurrido el miércoles pasado en ese lugar.

“Un docente salió al patio a hacer actividades físicas con los estudiantes, y un grupo de chicos salió a tirar tiros al aire. Pero en vez de buscar cómo solucionar y contener a los chicos, la respuesta fue mayor policía. Por eso había policías en el barrio”, explicó Carriqueo.

La solución oficial tuvo su lógico lado trágico: el sábado a la noche, uno de los policías mató a Trafiñanco, un chico de 16 años que vivía en San Carlos de Bariloche y que había llegado a Viedma a compartir el día de la madre con su familia. “Quería volverse el viernes a Bariloche, pero le faltaron 10 pesos para pagar los 50 que sale en pasaje en tren”, contó el periodista viedmense.

Esos diez pesos le llevaron la vida.

El hecho ocurrió en el patio de esa escuela -la 309- que era objeto de la “protección” policial. María Virginia Ascencio, la madre de Guillermo, le contó a la agencia de noticias ADN Río Negro que su hijo cortaba camino por el patio de la escuela para llegar hasta la casa. Incluso habla de un mensaje de texto que le había mandado diciéndole que llegaría pronto. “A mi hijo lo pegaron un tiro por la espalda”, confirmó.

“Por ahora hay silencio oficial. El gobernador Miguel Saiz está en China buscando fondos para la producción sojera. Los que están dando la voz son algunos legisladores, algún que otro funcionario que trata de llevar a la reflexión, pero la situación es de tensa calma”, explicó Carriqueo.

“Hay bronca en el barrio, hay malestar. Hay denuncias de que la policía agarra a los chicos y les pega. Un modus operandi que se repite en varias localidades, en las que se intenta que los pibes que visten con gorra, de los barrios, sean sacados del centro”, contó.

Por ahora, interviene en la investigación el juez Juan Bernardi quien ordenó la detención de un suboficial de la policía acusado de homicidio. La policía de Río Negro dispuso el pase “a situación pasiva” del policía que no ha sido identificado, por esa rara costumbre de preservar la identidad de los victimarios pero jamás de las víctimas.


Foto portada: Alejandra Bartoliche



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba