04/10/2010

La lucha de un ahijado de Videla por desapadrinarse

Castillo.jpgLuego de una investigación sobre la desaparición de una maestra realizada por un grupo de docentes y estudiantes de zona sur del Conurbano bonaerense salió a la luz la historia de Gastón Castillo, un joven apadrinado en 1977 por el represor Jorge Rafael Videla. Su padre, Roberto había desaparecido el 12 de enero de ese mismo año de su casa ubicada en el barrio Sakura, de Burzaco.


Gastón Castillo es el séptimo hijo varón de la familia y como es tradición, fue apadrinado por el represor, durante la dictadura militar. Su padre que desapareció en 1977, meses antes de su nacimiento, había sido señalado por un vecino como “montonero”. Ahora, el joven quiere romper el vínculo con Videla pero la ley y la Iglesia se oponen.

El 12 de enero de 1977 los militares entraron a la casa de la familia Castillo ubicada en Sakura, un barrio humilde de Burzaco, dieron vuelta los muebles, pusieron a todos contra la pared y luego se llevaron secuestrado a Roberto Castillo, un hombre que “no tenía ni siquiera militancia barrial”, dicen sus familiares. Trabajaba en una pollería y hacía pan en su casa.

A los tres meses de la desaparición del hombre nació Gastón, y su madre pidió a la Junta Militar que lo apadrinara por ser el séptimo hijo varón del matrimonio. “Mi madre lo hizo porque pensó que de esa manera sería más seguro encontrar a mi papá al decir: “Es el ahijado de Videla”, contó Gastón.

El joven, que ya tiene 32 años fue bautizado en 1977 y Videla, responsable de la desaparición de su padre, firmó el acta de padrinazgo. Pero de Roberto, no se supo más nada. Su esposa, Josefa Beatriz García y una de sus hijas Betty lo buscaron durante diez años, hasta 1987. En todo ese lapso la familia no habló más del secuestro. Gastón pensaba que su papá estaba de viaje por trabajo y a los 12 años su madre decidió contarle lo que había ocurrido.

Ahora, Gastón quiere desvincularse del represor, pero la ley y la Iglesia se resisten. Según la Ley de Padrinazgo, la única manera de que Gastón pierda la condición de ahijado de Videla es que caiga sobre él una sentencia penal. Es decir que el única modo de acceder a su derecho a desvincularse del hombre que cometió delitos de lesa humanidad durante la última dictadura, es cometiendo un crimen.

Con el objetivo de lograr el desapadrinazgo de Gastón, actualmente un grupo de vecinos y docentes cercanos a la familia formaron una comisión junto con personajes reconocidos de la cultura y los derechos humanos.

Los docentes de la escuela Nº 78 de Burzaco, que iniciaron la investigación de la maestra Susana Luján Papic, retratada en el video “Los padrinos mágicos” y que luego dio a conocer el caso de Gastón Castillo son Alejandro de León, Fabiana Mourelle, Marcia Figueroa y Jorge Pérez.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba