23/08/2010

Un cuento negro, una obra con moraleja

un_cuento_negro2.bmp La obra interpretada por el grupo de teatro independiente Tres Gatos Locos esconde una moraleja: valorar la vida y vivir cada día como si fuera el último. Los actores utilizan gags eficaces y crean situaciones muy divertidas acompañadas por un excelente uso de las luces y los efectos sonoros.


El hecho que da comienzo a la historia es la llegada de una misteriosa mujer encapuchada y vestida con una larga túnica negra a la casa de Bruno, el deshollinador. Sus primeras palabras son: “Te queda sólo hasta la media noche en este lugar”. Todo indica que se acerca el fin de la vida de Bruno (Galileo Bodoc). Entonces, el protagonista emprende una aventura por la ciudad de Oscurópolis y se da cuenta de una realidad que antes había ignorado.
Un_Cuento_Negro2.jpg

El primer análisis indica que Un cuento negro parodia las exageradas actuaciones que suelen caracterizar a los musicales infantiles. “Los niños se ríen de cualquier cosa”, bromearon los tres actores apenas salieron a escena. En esa línea, se despacharon con una coreografía un poco ridícula y buscaron la complicidad del público. Pero se trata de un engaño: porque enseguida utilizan gags eficaces y crean situaciones muy divertidas acompañadas por un excelente uso de las luces, la música (que vería desde la música electrónica y la clásica) y los sonidos. Como si eso fuera poco, los efectos nunca pierden sincronía con las actuaciones, que tuvieron lugar todos los domingos de julio y agosto, en el Club de Cultura Belisario -Corrientes 1624-.
UN_CUENTO_NEGRO.jpg

La obra apunta a un público infantil pero no deja afuera a los mayores de 20. Es que los actores no paran de disparar guiños de series, películas y videos de las décadas del noventa y ochenta. Así, una de las escenas más graciosas sucede cuando dos personajes se enfrentan como si estuvieran en una pelea de Mortal Combat. Lo mismo sucede cuando Bruno se encuentra con un monje, dueño de un extraño bastón mágico que simula el sonido de las espadas láser de Star Wars.
Un_Cuento_Negro4.jpg

Con texto de escritora Liliana Bodoc, la historia esconde una moraleja: valorar la vida y vivir cada día, intensamente, como si fuera el último. Sin embargo, las intenciones del grupo teatral no se reducen a eso: algunas escenas critican el trabajo infantil en las grandes ciudades. “Somos nosotros, los niños lustrabotas. Los maltratados por la Policía, la Iglesia y el Estado”, rapearon los actores y bailaron una coreografía a tono. Por todo eso, “Un cuento negro” fue nominado a los Premios ACE 2009-2010 en el rubro “Espectáculo Infantil”.

Lo interesante de la compañía Tres Gatos Locos es que ninguno se destaca sobre el otro, sino que los tres se complementan. Los actores tienen la virtud para transitar por el clown, los títeres y la comedia. Y también dejan lugar a la improvisación que se origina con la participación del público. Durante el transcurso de la obra, los jóvenes actores hacen lo que más saben pero también cantan y bailan creando una dinámica. Juan Manuel Gabarra es el relator de la historia, mientras que Galileo Bodoc encarna a Bruno, el deshollinador, y Federico Costa se desdobla en varios personajes como “la muerte”, un niño de la calle y Melania, la enamorada de Bruno.
TRES_GATOS.jpg
Tres Gatos Locos es una compañía teatral independiente que realiza intervenciones en espacios no convencionales (transportes públicos y escuelas) y espacios populares (plazas, calles). Y a través de sus obras buscan reflexionar sobre la alienación del consumo y la necesidad de proteger el medio ambiente y recuperar los lazos de solidaridad entre los seres humanos.

Con el objetivo de llevar su arte a otras culturales, actualmente se encuentran de gira por Paraguay, luego de haber recorrido Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Guatemala y México.
TRES_GATOS2.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba