01/08/2003

El MST de Brasil, de pie frente a Lula

MST.jpg Se agudiza el conflicto entre el Movimiento Sin Tierra de Brasil y el gobierno de Lula.
El presidente confesó no tener fondos para cumplir su promesa pre-electoral de asentar a 60 mil familias.


Ante la falta de respuesta al problema agrario,
durante los últimos meses se ha ido intensificando el
conflicto entre el Movimiento de Trabajadores Rurales
Sin Tierra y el gobierno de Lula Da Silva. La semana
pasada el principal referente del movimiento, Joao
Pedro Stedile, afirmó que “la lucha campesina moviliza
hoy en Brasil a 23 millones de personas y del otro
lado a 27 mil latifundistas”
y calificó a los
hacendados de “enemigos”. Mientras que en un primer
momento la respuesta del gobierno petista consistió en
afirmar que el MST estaba “infiltrado”, ayer Lula
confesó que su administración no tiene fondos para
cumplir con su promesa electoral de asentar durante
este año al menos a 60 mil familias de campesinos sintierra.

Una de las primeras promesas del gobierno de Lula fue
la realización de una reforma agraria, medida que es
percibida por una importante fracción de la población
como la forma de activar la producción en el campo,
brindar condiciones materiales de vida a una gran
cantidad de campesinos sumidos en la miseria y acabar
con el problema del hambre en el Brasil -que acosa a
40 millones de personas, casi un cuarto de la
población del país. El domingo 13 de julio, el diario
Folha de Sao Paulo publicó que el nivel de
concentración de la tierra, medido por el índice Gini
entre 1967 y 1999 osciló entre 0,831 y 0,854. Este
índice, que varía entre cero y uno, puede medir el
grado de concentración de una cuestión determinada (la
riqueza, la tierra, etc.), si el índice fuera cero,
todos los productores tendrían la misma cantidad de
hectáreas; si fuera uno, una sola persona concentraríatodas.

Sin embargo, durante los primeros seis meses de
gestión, el gobierno del PT no sólo no ha
implementado ninguna política con respecto a este
tema, sino que el presupuesto destinado al
asentamiento de familias sin tierra se ha visto
continuamente reducido, pasando de 462 millones de
reales en un principio a 162 millones de reales luego
de sucesivos procesos de ajuste. Ante esta situación,
el MST aceleró el ritmo de tomas de tierra y, la
semana pasada Stendile aseguró que “la lucha campesina
moviliza hoy a 23 millones de personas y del otro lado
a 27 mil latifundistas”
. También sostuvo que “ésta es
la disputa que existe en nuestra sociedad. ¿Es posible
que gane 1 contra 1.000? Lo que falta es unirnos para
ganar 1.000 a 1”
. Luego de que el gobierno hablara de
“infiltración política en los movimientos sociales”,
el ministro de Agricultura, Roberto Rodrígues,
calificó al discurso del dirigente agrario como
“agresión amenazadora al estado de derecho y a la democracia”.

Lo cierto es que ayer Lula debió confesar que no
podrá cumplir con su promesa de asentar durante este
año a 60 mil campesinos -el MST exige que sean 120
mil- y aseguró que los recursos sólo alcanzan para
darles tierra a 10 mil. “Voy a tener que buscar una
alternativa para impulsar la reforma agraria”
, dijo el
Presidente durante un encuentro que mantuvo con
gobernadores de la región nordeste del país. Lula
también advirtió sobre la intensificación de los
conflictos entre campesinos y hacendados. “El problema
es que los movimientos sociales, cuando crecen,
comienzan a tener diferentes tendencias internas y son
difíciles de controlar aún por sus líderes”
, sostuvo.

Con respecto a una posible oleada represiva, cabe
recordar que uno de los principales líderes del MST,
Jose Rainha, fue detenido el sábado 10 de julio en la
localidad de Teodoro Sampaio, distante a 500 km. de
San Pablo. Si bien esta es la cuarta vez que el
dirigente es enviado a prisión, es la primera vez que
sucede durante el gobierno de Lula da Silva. Las
acusaciones contra Rainha se basan en los hechos
sucedidos en junio de 2000, cuando el movimiento ocupó
una hacienda en la región paulista del Pontal de Paranapanema.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba