25/07/2010

Causa Díaz Bessone: seis en el banquillo, miles pidiendo juicio y castigo

tapa-272.jpgEl miércoles 21 de julio se inició el segundo juicio por crímenes de lesa humanidad perpetrados en Rosario, Santa Fe, y zona de influencia durante la última dictadura militar. La mega causa Díaz Bessone implica a personal militar, policial y civil que fueron parte de la patota local. La primera audiencia fue acompañada desde la puerta del Tribunal Oral Federal Nº 2 por cientos de personas que desde la mañana realizaron actividades diversas, reclamando cárcel común, perpetua y efectiva para los genocidas que hoy permanecen en libertad pese a los cargos que se les imputan. Además se efectuó una bicicleteada que se detuvo en algunos de los sitios donde fueron secuestrados militantes en los años 1976 y 1977. Emoción y alegría de otro día histórico para la ciudad. Por Indymedia Rosario.


Desde las 9 de la mañana la gente comenzó a convocarse en Oroño 940. La sede del Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 2 de esta ciudad era otra vez escenario principal de un proceso que marcará la historia: el inicio del segundo juicio a responsables del terrorismo de estado en Rosario y alrededores perpetrado durante la última dictadura militar (1976 – 1983). Por allí ya pasaron entre el 31 de agosto de 2009 y el 15 de abril de 2010 los genocidas Juan Daniel Amelong, Omar Pascual Guerrieri, Jorge Fariña, Eduardo Constanzo y Walter Salvador Pagano. Todos condenados a cadena perpetua. Condena que, esperan testigos y querellantes de esta causa, se replique.

La causa

La mega causa Diaz Bessone (Ex Feced) fue elevada parcialmente a juicio oral y fue caratulada: “DIAZ BESSONE Ramón Genaro, LO FIEGO José Rubén, MARCOTE Mario Alfredo, VERGARA Ramón Rito, SCORTECHINI José Carlos Antonio y CHOMICKY Ricardo Miguel (ex Feced) S/ homicidio, violación y torturas”, con número de expediente 120/08. A estos imputados se les suma la prófuga Nilda Folch, quien no será juzgada por estar ausente. Se juzga a menos del 20% de los responsables del Servicio de Informaciones de la policía, destacó Laura Ferrer Varela, una de las testigos que se enfrentarán a los genocidas a lo largo de este proceso.

Si bien esta causa fue desdoblada, dado que otra parte de los ilícitos está en etapa de instrucción, sólo en esta fase las víctimas ascienden a 91 personas y prestarán testimonio más de 170 testigos. Los delitos que se juzgan están vinculados a la privación ilegítima de la libertad (PIL), torturas, en 17 casos seguidas de muerte, a personas detenidas por razones políticas.

“La división de la causa en dos partes es producto de la manera que se amañó el proceso judicial. Hay cosas inexplicables que se entienden en el marco de la decisión política de retrasar la justicia”, consideró Héctor Medina, quien en esta etapa es testigo y aguarda que se eleve la otra parte a juicio para constituirse en querellante por la desaparición de su hermano. “La lectura de las acusaciones es un proceso largo, burocrático, está diseñado para extender el juicio. Va a llevar cinco semanas, denunció en consonancia el testigo, quien además lanzó un fuerte repudio a la Cámara Nacional de Casación Penal por “tomar la decisión de darles libertad” a los imputados, generando que durante el juicio entren de la misma manera que sus víctimas. La fiscalía, por su parte, pidió que se los encarcele durante el proceso.

El escenario del horror al que volverán los relatos de cada testigo será el Centro Clandestino de Detención (CDD) más grande de la provincia en los años de plomo: el Servicio de Informaciones (SI) de la ex Jefatura de Policía de Rosario, ubicado en San Lorenzo y Dorrego. “Calculamos que unas 2000 personas pasaron por ese lugar durante la dictadura”, afirmó Ferrer Varela, quien estuvo detenida en el SI. En concordancia, según informaron desde HIJOS (organización que nuclea a hijos de detenidos y desaparecidos durante la dictadura), “para dimensionar la magnitud de los crímenes perpetrados en el SI, vale destacar que el porcentaje de delitos que se ventilarán en este próximo juicio constituye alrededor de un 5% del total”.

Por su parte, el TOF Nº 2 integrado por el Dr. Otmar PAULUCCI, la Dra. Beatriz CABALLERO de BARABANI, y el Dr. Jorge L. F. VENEGAS ECHAGÃœE, deberá juzgar a:

 Ramón Genaro DÍAZ BESSONE, Oficial superior (R) – ex Comandante del II Cuerpo de Ejército, por 11 asesinatos y 51 PIL.

 José Rubén LO FIEGO, Oficial Principal de la Policía de Santa Fe, por 1 homicidio, 40 aplicaciones de tormentos y 63 PIL

 Mario Alfredo MARCOTE, Oficial de la Policía de Santa Fe, por 19 tormentos y 27 PIL.

 Ramón Rito VERGARA, Suboficial de la Policía de Santa Fe, por 4 aplicaciones de tormentos y 16 PIL

 José Carlos Antonio SCORTECHINI, Comisario principal de la Policía de Santa Fe, por 4 aplicaciones de tormentos y 8 PIL.

 Ricardo Miguel CHOMICKY, Civil, 5 aplicaciones de tormentos y 19 PIL.

Además, a todos los acusados se les imputa el delito de asociación ilícita. En tal sentido, Ferrer Varela aseveró que “son todos responsables de los homicidios porque todos eran parte”.

En el caso de las privaciones ilegítimas de la libertad los agravantes están dados por el uso de violencia y amenazas sobre las víctimas y por haber durado más de un mes en algunos de los casos. En los homicidios, el agravante está dado por la alevosía, por la concurrencia de dos o más personas en el hecho y por considerarse que pretendían ocultar otros delitos, como medio para procurar impunidad para sí y para otros. En los tormentos se tipifica por ser las víctimas perseguidos políticos.

una-4.jpg

Día “de lucha y alegría”

Mientras el locutor Marcelo Nocetti y el periodista Carlos del Frade combinaban sus voces en el escenario, el único televisor que mostraba lo que ocurría dentro del TOF se escondía tras las rejas custodiadas por gendarmería. A la espera del inicio de la segunda causa, testigos y querellantes merodeaban con lágrimas contenidas, angustia añeja y, por otro lado, con la emoción de verse, esta vez, acompañados por un gran número de militantes y activistas.

“Hoy para mí, juzgar a los responsables del genocidio en Rosario me parece que es empezar a desandar el origen que llevó al ocultamiento durante tanto tiempo. Es empezar a ver cómo podemos llegar a todos los demás que hay que juzgar, algunos de ellos están indagados y presos, otros en libertad y otros prófugos”, señaló Laura Ferrer Varela.

Entre las organizaciones presentes, la exigencia de cárcel común, perpetua y efectiva se multiplicaba. “Finalmente está llegando la justicia. Tarde, porque estuvo garantizada la impunidad a los represores. Muchos están muertos, otros están prófugos, pero estamos con la expectativa de que se condene a los que hoy están en el banquillo de los acusados”, consideraron desde la Juventud Guevarista.

“Es una jornada de lucha, alegría, memoria y venimos a apostar a este espacio porque un país mejor tiene que ver con construir memoria y justicia”, afirmó una integrante del Frente Popular Darío Santillán.

En consonancia, el Padre Daniel Siñeriz apuntó que “es importante que pongamos todos los elementos necesarios para ponerle fin a la impunidad. Necesitamos condenar la impunidad en persona de estos responsables, que no son los únicos. La impunidad y la corrupción de la que fueron su brazo armado siguen vigentes y organizan con métodos cada vez más sofisticados la corrupción, la apropiación de la riqueza y del trabajo de la gente”.

Por su parte desde el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), consideraron que “hay continuidad en las fuerzas armadas, hay genocidas en ellas, la policía de Feced es la que hoy lleva adelante el gatillo fácil”.

“Muchas veces esa lucha se hizo en soledad y hoy la gente se interesa y muestra que de a poco se puede reconstruir y repensar que lo que todos pedimos, que es el juicio y castigo, es posible”, manifestó una integrante del Espacio Juicio y Castigo de Rosario, mientras pintaba los carteles que iban a formar parte de la bicicleteada que recorrió algunos de los lugares donde “˜chuparon’ personas que hoy están desaparecidas.

Como hija de de Daniel Gorosito, uno los desaparecidos que figura como víctima en esta causa, Paula Luna, integrante de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas de Rosario, brindó un relato conmovedor: “Me dieron muchas ganas de vomitar cuando lo vi a (Rubén) Lofiego. Quiero que me digan qué hicieron con mi papá. Tenía ganas de gritarles. Como no me podía quedar ni quieta ni callada, tuve que salir. Verlos ahí y sobre todo saber que están en libertad, es muy fuerte. En la causa pasada sabíamos que (Juan Daniel) Amelong se iba de acá a la cárcel. Estos hijos de puta se van de acá a la casa a comer con la familia y nosotros seguimos esperando acá, después de 34 años, saber qué hicieron con nuestros familiares. Quiero que las respuestas las den ya. La única manera de calmarnos es estar unidos, con el mate, estando y luchando”. Una muestra más de la grandeza de quienes a pesar de haber pasado su vida llena de dolor, peligro e incertidumbre, buscan justicia.

Quien también participó de la jornada fue Marina Destéfani, hija de Silvia Suppo, testigo clave en la causa que condenó al Juez Víctor Brussa en Santa Fe, quien fue salvajemente asesinada en su negocio de Rafaela el 29 de marzo pasado. “Como hija de Silvia y representante del Espacio Verdad y Justicia por Silvia Suppo Rafaela, nos parecía sumamente importante estar presentes en un momento como éste que apunta a afianzar la democracia porque es un hecho político histórico que va a sentar precedente si termina con cárcel común, perpetua y efectiva a los genocidas. Es un buen momento para que la democracia y no sólo la dictadura nos rindan cuentas de las impunidades que vienen sosteniendo. Tanto civiles, militares como los poderes económicos”, aseguró.

dos-18.jpg

Bicivoladores por la justicia

Con la ocurrencia que caracteriza a los encargados de organizar las actividades del Espacio Juicio y Castigo, el miércoles a las 14 horas emprendieron una caravana en bicicletas y autos, que transitó la zona centro de la ciudad donde fueron secuestradas varias personas entre los años 1976 y 1977. Salta al 2200, España al 300 y al 800, Presidente Roca y 3 de Febrero, Moreno y San Juan, fueron algunos de los sitios en los que los “˜bicivoladores’ dejaron carteles que indican que “por estos lugares que caminamos alegremente sin saber, durante la dictadura se llevaron compañeros”.
Luego de tres horas de pedalear y trepar árboles para dejar inmortalizadas las fechas de los secuestros, la caravana volvió a Oroño y Rioja, donde minutos más tarde comenzó el acto.

Por un futuro de verdad y justicia

La larga jornada, que había comenzado a las 9 de la mañana, tuvo su cierre cerca de las 17 horas, cuando se inició el acto final. Comenzó con la participación de la murga “La Memoriosa”, formada por integrantes del Espacio Juicio y Castigo, colectivamente se leyó el documento elaborado por ese organismo para la fecha y luego tomaron la palabra testigos, querellantes y militantes.

La dictadura “no fue una ocurrencia de locos asesinos. Fue un plan sistemático montado por las clases dominantes de este país. Para llevar adelante este modelo fue necesario el secuestro, la tortura, el robo de bebés. Y esto último es un mensaje para inmovilizar a largo plazo mediante el terror: si luchas por tus derechos le va a pasar algo a tus hijos, tu familia”, señaló Héctor Medina. “No había dos demonios, sino dos modelos. No es casualidad que el Ministro de Economía de la dictadura fue (José Alfredo) Martínez de Hoz, y en Acindar, la última empresa que dirigió, funcionó un campo de concentración”, agregó.

“¡Estos tipos que son asesinos, que cometieron atrocidades, ahora ponen cara de víctimas. Estoy segura que si tuvieran la posibilidad de volver a hacer lo que hicieron, lo harían! Este sufrimiento es de todos”, gritó desde el escenario con su voz potente Herminia Severini, una de las Madres de Plaza de Mayo locales. “La lucha también es de todos. Tuvieron la capacidad de arruinar por años a la gente. Por eso los jóvenes tienen que tener en el corazón, en la punta de los labios, la palabra ¡nunca más! Y defenderlo con la acción”, apuntó la mujer, siempre interpelando a la juventud.

“La lucha de ellos no fue sólo contra las agrupaciones armadas, sino a todas las organizaciones populares, a destruir la organización del pueblo, para poder imponer el modelo económico de las clases dominantes. Fue un gobierno al servicio del capital, del imperialismo y el Plan Cóndor lo corrobora. Porque este modelo se extendió por toda Latinoamérica y los oficiales fueron entrenados en la Escuela de Panamá”, puntualizó Medina.

“Cuando logremos que se haga justicia vamos a dar un gran paso adelante respecto al futuro de nuestra sociedad. Pero creemos que esta justicia es para el pueblo entero y va a ser completa cuando no haya más desigualdad y se concreten aquellas cosas por las que luchamos durante tanto tiempo”, consideró la testigo Laura Ferrer Varela.

Se espera que la causa Díaz Bessone se extienda, al menos, un año y medio. Como los demás juicios que se desarrollan en otras partes del país, éste permitirá conocer pedazos de la verdad de lo ocurrido durante el golpe cívico militar inaugurado el 24 de marzo de 1976. Juzgar y condenar a los responsables de los graves delitos de lesa humanidad cometidos por ese gobierno ilegal e ilegítimo que secuestró, torturó y expulsó al exilio, asesinó y desapareció personas y se robó más de 500 hijos nacidos en cautiverio, es una deuda histórica que hoy empieza a saldarse gracias a la inclaudicable lucha de quienes se pusieron al hombro la concreción del juicio y castigo en cárcel común, perpetua y efectiva a los genocidas.

tres-11.jpg

Más información y fotos en Indymedia Rosario



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba