03/07/2010

Nueva oposición acusa de fraude a la conducción de la UTPBA

ESTA.jpg El martes 29 de junio se realizó en el Club Atlanta la Asamblea de la UTPBA donde se conformó la Junta Electoral que fiscalizará las elecciones a realizarse el 28 y 29 de septiembre. Por primera vez después de dos décadas, se presentó una lista opositora donde confluyen cuatro agrupaciones conformadas por trabajadores de distintos medios de prensa. Sin embargo, el oficialismo de la Celeste y Blanca presentó dos listas y ganó tanto la mayoría como la minoría. La oposición lo acusó de fraude.


Los radio taxis se agolpaban en las puertas del Club Atlanta, en el barrio de Villa Crespo y de ellos bajaban jubilados y jubiladas que atravesaban las vallas e ingresaban por la carpa colocada en la puerta. Eran recibidos por los dirigentes del sindicato y luego acomodados en los primeros asientos del gimnasio, filas atrás del gran cartel que advertía: “La UTPBA no se entrega”.

Los sándwiches y el café se habían terminado cuando la gente más joven, que promediaba los 20 años, fue poblando el salón. Estos jóvenes bajaron de colectivos con bombos y banderas e ingresaron al Club sin mostrar DNI o carnet de afiliado. Según denunció la oposición después, eran “grupos provenientes de las filas del sabbatelismo” y de “agrupaciones de la Facultad de Sociales”. También ingresaron cientos de trabajadores que concurrieron en apoyo a la conducción del sindicato pero que, en medio de los cruces, se encontraron inmersos en una situación inesperada. Por la oposición se presentó el Colectivo de Trabajadores de Prensa (CTP), junto a la Lista Violeta, La Naranja y la Gremial de Prensa. En el gimnasio poblado, además, había matones, acomodadores de asientos, marcas cuerpo a cuerpo, provocadores y agitadores.

Cuando ya todos estaban en sus lugares y al grito de “Celeste y Blanca”, las banderitas y papelitos llenaron el salón. El cántico mayoritario decía querer a la UTPBA. Al finalizar, la oposición -apostada adelante y a la izquierda del salón- comenzó a pedir paritarias, y a cantar “se siente, Crítica presente” y el clásico “unidad de los trabajadores y al que no le gusta se jode“.

El secretario General del sindicato, Daniel Das Neves, que condujo la Asamblea, recordó al periodista asesinado José Luis Cabezas y luego pidió un minuto de silencio por los periodistas desaparecidos durante la última dictadura militar. Allí todos los presentes estuvieron unidos.

Entre cánticos, Rubén Shoffrin, delegado del diario Perfil, integrante de La Naranja y por la oposición, presentó una moción de orden para que la Asamblea se hiciera con veedores del ministerio de Trabajo y que los votos se realizaran de modo secreto, depositados en urnas. La moción fue votada en contra.

A continuación, se eligió por unanimidad a dos responsables de la constitución del acta de la asamblea y se pasó a la mención de las listas y la enumeración de sus integrantes.

Las dos primeras listas pertenecían a la Celeste y Blanca y, según remarcó la oposición, tenían repetición de candidatos.

La tercera lista era de la oposición, sin embargo Das Neves propuso votar -a mano alzada- primero a la lista opositora. La contabilización dio 59 votos pero la oposición comenzó a chiflar argumentando que eran 150.

La primera lista del oficialismo daba más de 300 y la segunda fue algo dudosa dado que cambiaban los números sobre la marcha. Después de pedir reiteradamente que volvieran a contar, Das Neves procede a contar sólo los votos opositores, que esta vez ascendieron a 92. Es decir, un 50 por ciento más que en el primer conteo. Finalmente, el secretario General anuncia que las dos listas del oficialismo constituyen la mayoría y la minoría de la Junta Electoral.

A lo largo de la Asamblea hubo cruces de cánticos y gritos, la oposición mostraba el último ejemplar elaborado por los trabajadores de Crítica -con 190 puestos de trabajo en riesgo- y exhibían sus recibos de sueldo para demostrar que son trabajadores de prensa. El sector oficialista los acusaba de “elitistas”, entre otras cosas.

Afuera, una barra de trabajadores de Crítica, trabajadores de prensa no afiliados e integrantes de organizaciones políticas cantaban “se va a acabar, la burocracia sindical” y el mítico “que se vayan todos”.

Aún hoy no se cuenta con la publicación oficial del total de votos de cada lista y las denuncias de fraude no ceden.

El sector se constituyó este año, con la aparición de dos nuevas agrupaciones de prensa: El CTP y La Gremial, que se unieron a La Naranja y La Violeta de Prensa que en la elección anterior se presentaron juntas.

Sin duda, un factor que incidió en esta flamante unidad es el estado de conflicto que desde hace cuatro años, aproximadamente, se vive en la mayoría de los medios masivos y la ausencia de una conducción fuerte en el sindicato que pelee contra los despidos y llame a paritarias. Estos son los principales aspectos que remarcaron los nuevos actores durante la agitada Asamblea que aún sacude al gremio.

Ver otros relatos e imágenes



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba