02/07/2010

El Galpón Cultural de Claypole: un espacio de expresión y comunicación

tapa-268.jpgEl Galpón Cultural funciona como un espacio de expresión y comunicación, que tiene como objetivo promover la autoorganización comunitaria. Funcionan allí un taller de serigrafía, uno de herrería, un Bachillerato de Educación Popular y una guardería.


Cuando uno entra al Galpón Cultural se siente como en casa. Siempre hay niños dando vueltas por allí. Y la música y el mate nunca faltan. Es que el Galpón -ubicado en Italia y Aquino- es un lugar de encuentro y reunión para niños, jóvenes y adultos. Sus puertas siempre están abiertas a todos los curiosos que quieran acercarse y participar de las actividades que se realizan. Allí la participación de los ciudadanos es fundamental.
1-358.jpg
Desde 2003, abrió sus puertas a todos los vecinos de Claypole, y a partir de ese momento funciona como un espacio de expresión y comunicación, que tiene como objetivo promover la autoorganización comunitaria, intentando resolver los problemas del barrio y la comunidad. Está integrado por vecinos, docentes, estudiantes, desocupados, adolescentes y niños que, a través de la producción de diferentes actividades culturales y sociales, buscan generar un espacio de socialización. También se desempeñan allí distintos talleres abiertos a la comunidad, como el de serigrafía y herrería.

Desde principio de año, tomó vida el Bachillerato de Educación Popular, que funciona de lunes a viernes de 18 a 22. Es una opción para que jóvenes y adultos que no han terminado sus estudios secundarios puedan hacerlo. Se trata de un proyecto pedagógico opuesto al de la educación formal, en donde la prioridad es la situación de los alumnos, sus necesidades y sus intereses. Se trabaja en grupos mixtos, con personas de distintas edades y lo que se intenta es promover el pensamiento crítico de las personas y “está dirigido hacia la promoción del cambio social”.

Mientras muchas mamás estudian en el bachillerato, sus niños juegan en una guardería que allí funciona en el marco de un proyecto llamado Proyecto de desarrollo infantil, impulsado por jóvenes estudiantes de Educación Física que se ocupan del cuidado de los más pequeños. “A través de la planificación de las actividades, según la edad de los chicos, queremos crear un espacio de aprendizaje a través del juego y que no sólo sea una guardería. En este lugar los chicos, además de estar contenidos y cuidados, aprenden jugando”, argumentó una de las docentes.

El taller de serigrafía, que funciona desde principio de año, ya trabaja como productivo. En un encuentro con AnRed, Soledad y Patricia nos contaron de qué se trata el proyecto. “Antes funcionaba como un proyecto adolescente y ahora es un productivo, en el que participamos siete mujeres, organizadas en dos grupos de trabajo”, contó Soledad, en pleno proceso de producción.

Soledad, la joven que enseño a las demás el oficio, hizo una capacitación en la Escuela Municipal de Almirante Brown en donde se metió en el mundo de la serigrafía. Y a partir de allí comenzó a trasmitir sus conocimientos a otras mujeres para que pudieran desarrollarlo y utilizarlo como una posible salida laboral.
3-312.jpg
Otra de las mujeres que participa en el taller de serigrafía es Patricia, una docente del área de Salud y Ciencias Naturales del Bachillerato Popular que en ese espacio funciona. “Conocí el Galpón porque la invitaron a mi hija a participar y ella me dijo a mí que venga a conocer. Después me propusieron dar clases en el bachi y acepté porque me pareció interesante el proyecto educativo. Ahora estoy también en el taller de serigrafía” contó muy entusiasmada Patricia.

En el taller, los dos grupos de mujeres trabajan en turnos y días separados, pero los materiales y las maquinarias son para todas, se comparten. “Ahora trabajamos por pedido”, contó Patricia. “También vendemos las remeras estampadas en las ferias de los barrios, en las universidades, en festivales culturales y en actividades populares”, agregó.

Aunque el proceso de estampa, que se realiza en una primera etapa en una habitación sin luz es algo complejo, las chicas lo saben hacer muy bien: “estampamos remeras en todos los talles, banderas, se hacen stencils y ahora estamos haciendo pines”, contaron.

Por otra parte, está en pleno funcionamiento el taller de herrería, a cargo de Matías y Jol. “Para trabajar en el taller nos organizamos nosotros y trabajamos por consenso. No hay ningún patrón que dé las indicaciones, sino que hacemos todo entre todos y la plata de las ventas se reparte en partes iguales sin hacer ninguna discriminación”, explicó Matías.
2-331.jpg
Se realizan rejas, marcos para espejos, maseteros de hierro, entre otras cosas. “Somos un productivo y funcionamos como cooperativa sin patrón” afirmó el joven. Además están funcionando dos talleres de herrería abiertos a la comunidad. Uno para adolescentes y otro para adultos. “El que quiera aprender que venga que le vamos a enseñar. Nosotros no discriminamos a nadie” resaltó el chico.
4-279.jpg

El Galpón Cultural de Claypole está ubicado en Italia y Aquino (al lado del camping de Trabajadores Gráficos)

Contacto:

e-mail: galponcultural@yahoo.com


Fotos: ANRed



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba