31/07/2005

Emotivo reencuentro del “Grupo Octubre”

z_lamina_2.jpg A 35 años de su creación, el mítico grupo de teatro popular “Octubre”, se volvió a reunir este viernes 29 de julio en el Auditorio de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo. En este marco, se realizó una muestra fotográfica y la proyección de un documental sobre el grupo, además de obras de teatro y la presentación del libro “Norman Briski: de Octubre a Brazo Largo, 35 años de teatro popular”.


El evento recibió a los asistentes con una muestra fotográfica del grupo, en donde se iban sucediendo, de manera infinita, imágenes de Briski y sus compañeros de teatro “Octubre” en plena acción, ejerciendo su profesión arriba de escenarios improvisados en comedores populares o en villas miseria, como así también registros de momentos del vivir cotidiano de quienes fueron parte de una de las experiencias de teatro popular de base más importantes en Latinoamérica por la década del 70′.

La muestra también daba cuenta del grupo heredero de aquella tradición, “Brazo largo” y de sus giras por el país. Se destacaba la mención que recibieron este año de parte de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de General Mosconi por “su visita, participación, y aportes, por la soberanía, en defensa de los recursos naturales, salud, educación y cultura” de dicha localidad salteña.

Briski y la búsqueda de una “estética para nuestra lucha”

A continuación, los asistentes fueron entrando al Auditorio de la Casa de las Madres, ya que comenzaba el acto central del encuentro. A modo de espejo, el escenario se repetía en el público, en su encuentro de varias generaciones de militantes, luchadores, amigos y estudiantes, quienes recibieron de pie y con aplausos la entrada de las Madres, con sus distintivos pañuelos blancos, y encabezadas por Hebe de Bonafini.

Y por si no había quedado claro el encuentro generacional y de lucha, tanto arriba como abajo del escenario, Norman Briski se encargó, de inmediato, de despejar dudas: “No voy a usar micrófono, porque soy como ustedes. ¡Apaguen esas luces – exclamó -, que acá no hay estrellas!. Acá somos todos protagonistas”. Y los aplausos no se hicieron esperar.

Su discurso de apertura tomó fuerza cuando el actor se refirió a la importancia de “encontrar una estética para nuestra lucha”, expresada en el arte, como búsqueda de formas y contenidos originales y atrayentes al momento de expresar algo sobre la realidad. “No hay ningún gobierno que me diga lo que tengo que hacer”, explicó, y agregó: “cada vez que hice teatro popular, sentía felicidad”.

Apeló, luego, a la memoria de aquellos integrantes del “viejo Grupo Octubre”, quienes fueron secuestrados y desaparecidos por la última dictadura militar: “el cadáver se lo queda cualquiera. Nosotros nos quedamos con la vida. Así que… ¡Derrotados las pelotas!”, gritó y reivindicó, emocionado, acompañado por el aplauso del público y las lágrimas de otros integrantes de aquél “Octubre”.

Grupo Octubre: nuevamente en escena

Y volvieron a escena. Como en aquellos tiempos. Tres de ellos comenzaron. Norman Briski, Julio Karp y Carlos Oves dieron vida a una escena de sus obras: “Los borrachos”, donde abordan los problemas y prejuicios que debían enfrentar los militantes en su experiencia de trabajo de base, en los barrios, en las escuelas, al momento de concientizar a la gente con respecto a los frutos que da el trabajo cooperativo y colectivo.

Luego subió el resto de los actores, asistentes, cineastas, y colaboradores que compartieron esa experiencia de teatro militante. Y en sus voces se renovó la presencia de sus compañeros desaparecidos. “Las Titis”, un grupo de arte titiritero (de ahí su nombre) que debutó junto al “Grupo Octubre” en una villa de Santa Fé. También apareció Raúl Iglesias, o “Hueso”, como le decían, que “se acercó a Octubre como miembro del Grupo de Teatro Unidos de Pompeya”. Hugo Fontenla (“Lalo”) también dio el presente en su recuerdo como “organizador de las actividades del grupo”. Un “quilombo de Villa Luján, que habíamos convertido en escuela”, trajo el recuerdo de “Bigote”, en la voz de una de las oradoras.

El director de Resumen Latinoamericano, Carlos Aznárez, también vinculado a esa experiencia, evocó la figura de varios militantes montoneros que colaboraban en el grupo: Infante Allende (“Fito”), que trabajaba en inteligencia con Rodolfo Walsh; Enrique Baquer, periodista; Jarry Stossel y Roberto Carri; y Ernesto Fosatti, periodista de la revista “Así”, conocido por haber sido el primero que hizo una nota sobre el “Grupo Octubre”.

También desfilaron Carlos Esforcini (“Carucha”), del área de cine del grupo, quien falleció en un accidente automovilístico, en una curva, camino a la costa atlántica.

Y por último, Briski recordó a Pepe Aguilar, un español que fue el único fotógrafo de Ernesto Che Guevara durante la primer etapa de la revolución cubana, y que, en palabras del actor argentino, “era parte de los ángeles que nos apoyaban y nos cuidaban”.

La casa de las Madres en estado de asamblea

Mucha fue la sorpresa entre los asistentes al evento, como consecuencia de la puesta de una de las escenas de la obra emblemática del “Grupo Octubre”, “La Toma”. La escena en cuestión es la denominada “Asamblea”, con la cual, de golpe, y sin aviso, el público se vio en medio de una asamblea en la cual se discutía la toma o no de una fábrica. De la nada, y entre el público, se levantaban delegados sindicales y obreros que discutían, se insultaban y opinaban fervorosamente. Mayor aún era la sorpresa cuando alguno de los actores interpelaba directamente a alguno de los asistentes, entre indignado y enojado: “Vos, ¿porqué no hablás ahora, cagón? ¿Cuando estamos en las reuniones te quejás y acá no? ¡Hablá,loco!”, en un claro llamado a comprometerse y actuar, ya que todos somos parte de esto.

Hebe y su grupo teatral

Luego, la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, dio un discurso en el cual llamó a los militantes jóvenes a “no esperar un cambio para mañana”, concreto, ya que “la revolución es permanente”, y señaló que “no se puede luchar si uno no es apasionado”

Y entró a escena el grupo de teatro de la Universidad de las Madres, que representó su obra “Olor a pan”, en la que abordan el tema de un grupo que arma una cooperativa para hacer pan.

Brazo Largo

Por último, y para dar por concluído el emotivo aniversario y reencuentro, el grupo Brazo Largo subió a escena con “Banderas”, obra en la que plantea el tema de la búsqueda de la identidad nacional, a partir del cambio constante de banderas que hace el grupo en torno a un mástil, y al grito de “¡busquemos otras banderas para cambiar!”. La obra se resuelve con una reivindicación de la lucha de Darío y Maxi y la contundente declaración de principios del final: “Este cuerpo es sangre y es bandera”.


Grupo Octubre: algo de historia

De manera sintética, se puede decir que el “Grupo Octubre” es un grupo de teatro popular que se creó en los 70′ como una busqueda de síntesis entre la actividad militante y el teatro, concebido este último como una herramienta de lucha y de cambio político-social.

El grupo surgió como fruto de los debates e ideas provenientes de la conjución de dos vertientes políticas: la Organización Montoneros, por un lado, y los curas de la doctrina de la Teología de la Liberación, por el otro, de la mano de las actividades del padre José Mujica en San Francisco Solano.

Norman Briski se integra al grupo cuando éste ya tenía algunos años de exitencia, aportando su capacidad, sus conocimientos y su experiencia en cuanto a su formación actoral.

El grupo se organizaba dividiéndose en nueve grupos que exponían sus obras en diferentes villas miseria, barrios y escuelas periféricas, fábricas y comedores populares de todo el país. Hasta que varios de sus integrantes empezaron a quedar registrados en las listas negras de la Triple AAA, por lo cual varios de ellos tuvieron que exiliarse. Precisamente, uno de los que se fué, en 1973, fue Briski.

Hoy, Briski continúa realizando la misma actividad pero dirigiendo el Grupo Brazo Largo, heredero de aquella tradición, y en base a los mismos principios. La agrupación está compuesta, en su gran mayoría, por jóvenes, y tiene su espacio formal en el Teatro Calibán, a pocas cuadras de la estación Constitución.

Contacto:

Teatro Caliban (México 1428 – PB 5)

4381-0521



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba