15/03/2010

“Justicia por Matías, lo mató la policía”

tapa-240.jpg
El 4 de marzo, Matías Pena fue detenido por la policía de la Comisaría 2° de Lanús y media hora después apareció ahorcado en una celda de esa dependencia. Desde ese día, familiares, amigos y vecinos reclaman justicia y esclarecimiento por los hechos. El pasado jueves 11 de marzo se realizó la primera marcha que concentró a más de 500 personas. Fotos: Colectivo Fotográfico En la vuelta


El grito de justicia volvió a resonar. Las esquinas dejaban de ser las mismas. Esas esquinas que suelen juntar a los vecinos, a los amigos. Aquel espacio elegido por pibes como los masacrados en Ingeniero Budge allá por el 86. Lugares por los que también Luciano Arruga solía parar, saludar amigos, compartir algo, pequeño, cotidiano, de ellos. Y esquinas también por las que transitan patrulleros, observan, indagan, miran las caras, detectan, identifican. Y luego, buscan, detienen, desaparecen, matan.

2-290.jpg

Matías Pena también era un pibe de barrio. Lanús lo conocía tanto como tantas veces él estuvo presente para auxiliar a alguien, para charlar con algún amigo, para compartir el partido, para estar en silencio. “En el momento más insólito él siempre quería saber cómo hacer determinada tarea”, recuerda uno de los amigos. “Una vez estábamos poniendo un toldo a casi cuatro metros de altura y a Mati no se lo ocurrió mejor idea que preguntarme sobre cómo hacer no se que cosa. Él era así. Quería ser el primero. Estar ahí para ayudar a quien sea”, continúa el relato, emocionado, sin creerlo aún, sin caer tal vez. Habla indignado, convencido, como todos, de que a Matías lo mató la policía.
4-248.jpg

Fue en la madrugada del 4 de marzo cuando los hechos vieron caer en manos de la policía bonaerense a un nuevo joven, en este caso del distrito de Lanús. A media hora de ser detenido aparece ahorcado en una de las celdas de la Comisaría 2ª de esa localidad. Desde ese instante de cruda y dolorosa realidad, los familiares y amigos de Matías reaccionaron con una claridad propia de aquellos que conocen como actúa la fuerza policial: “Porque sabemos cuales suelen ser las prácticas de la policía dentro y fuera de las comisarías y porque sabemos de los innumerables hechos de torturas, desapariciones y asesinatos cometidos por esta fuerza, sabemos dónde recae la responsabilidad de lo sucedido”, enfatiza el comunicado que redactaron.

3-273.jpg

“”¦sabemos que él no hubiera cometido ese acto por voluntad propia”

Las banderas fabricadas por los amigos de Matías empezaban a enarbolarse en la esquina de Mitre y Salta alrededor de las siete de la tarde. En ese mismo sitio aquel 4 de marzo Matías había compartido con otros amigos el partido de Lanús.

5-230.jpg

Una cantidad asombrosa de vecinos comenzaron a confluir. Velas en las manos y afiches donde se veía el rostro del joven fueron la insignia que representaba el repudio y el dolor por lo sucedido.

Varias organizaciones estuvieron presentes en lugar convocado. La Coordinadora por la Aparición con Vida de Luciano Arruga estuvo allí presente, unificando las luchas y la solidaridad: “Luciano, Matías, la misma policía”, se entonaba mientras la marcha avanzaba, cumpliendo con el recorrido dispuesto. También participó de la movilización la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo (Cadep), cuyos integrantes patrocinan a los familiares de Matías.
6-196.jpg

Por las calles de Lanús

No fueron muchas las veces en que la Avenida 9 de Julio se convirtió en algo más que un cúmulo de negocios y un desfiladero de autos. Las fotos de Matías, el reclamo por justicia, la declaración de la responsabilidad policial y la entrega de volantes informativos intentaron alertar a los transeúntes en su itinerario habitual. Hace tiempo que un barrio no se movilizaba frente a estos hechos y se unificaba un mismo canto contra la institución policial.

Una avenida ya diferente donde las banderas esta vez hablaban de un nuevo caso de impunidad policial. Las canciones denunciaban. Las voces gritaban presente. Por las calles de Lanús se escuchó sobre el caso no esclarecido de Luciano Arruga, adolescente de 17 años de quien nada se sabe desde el 31 de enero de 2009, cuando fue interceptado por la policía bonaerense en Lomas del Mirador y conducido al destacamento de ese barrio. Allí fue brutalmente golpeado y se encuentra desaparecido. (Información sobre el caso: lucianoarrugadesaparecido )

1-314.jpg
Luego de caminar por los lugares más céntricos de ese distrito la manifestación llegó a las inmediaciones de la Comisaría 2ª de Lanús para luego internarse por la calle O’higgins que conduce a la entrada. Y una vez allí, familiares, amigos, vecinos y militantes de las organizaciones pronunciaron sus reclamos con mayor fuerza. Cara a cara, las banderas y los gritos se agitaron con el ímpetu propio de una bronca en crecimiento.

Las velas encendidas, como otra forma de expresar el repudio a esa institución, ardían en el umbral de aquel sitio. La búsqueda de esclarecimiento, la denuncia por las responsabilidades y el compromiso de no detener esta lucha por justicia definieron esta primera jornada, tan legitima y genuina como cada esquina en cada barrio, como cada pibe en su pelea diaria por vivir.

Para contactarse con familiares y amigos

  justiciapormatias@gmail.com

Para contactarse con los abogados

 155-706-7707 Sergio Smietniansky (Cadep)

 155-499-2811 Martín Alderete (Cadep)


Fotos: http://www.enlavuelta.org/



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba