30/06/2005

Hombres y mujeres firmaron para que el aborto no sea ilegal

045_-_micro_bandera.jpg Más de 900 firmas juntaron en una tarde las mujeres de la asociación Mujeres al Oeste, la agrupación EnReDadas Por el Derecho a Decidir de Moreno, el Colectivo de Mujeres de Merlo y las compañeras de la Secretaría de Género de ATE Moreno y del MTD Anibal Verón de Jose C. Paz para que el aborto sea legal, seguro y gratuito y para que no haya ni una muerte más por aborto clandestino en Argentina. El sábado 25 de junio, las plazas de las localidades del oeste bonaerense de Moreno, Merlo, Ituzaingó y Morón fueron visitadas por estas mujeres con planillas en la mano y pañuelos verdes en su cabeza.


El 25 de noviembre, el día internacional de la no violencia contra la mujer, estas planillas acompañarán un petitorio que presentarán en el Congreso de la Nación para que a través de la despenalización del aborto “las mujeres que decidan interrumpir un embarazo tenga atención segura y gratuita en todos los hospitales públicos y obras sociales de todo el país“. Mientras tanto, la campaña, además de juntar firmas, sirve para instalar el tema y, de paso, correr los velos de la hipocresía. “Sabemos que el aborto es una práctica habitual”, se escuchaba desde el micrófono del colectivo que llevaba a las chicas de una plaza a otra.

“Las que pueden pagar, pagan fortunas, y las que no, mueren por abortos clandestinos. Todos tenemos una amiga, una vecina, una hija que se ha visto en situación de aborto”, gritaban desde los parlantes mientras los transeúntes miraban, se acercaba y preguntaban. “¿Tienen materiales, volantes?”, “¿Dónde puedo conseguir más planillas?”, “gracias”, “chicas, que tengan mucha suerte”, “sigan así”, fueron algunas de las frases que se recolectaban junto a las firmas.

Un hombre que rondaba los 40 escuchaba atento la explicación de una de las chicas antes de firmar. Una pareja joven se acercaba caminado. “Dale, firmemos”, dijo ella, y ambos agregaron sus nombres a la lista de todos los que se iban sumando a esta campaña.

Las consignas eran claras: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Del colectivo que las trasladaba colgaba una bandera verde que proclamaba “nosotras a todas partes por el derecho a decidir”.

Esta iniciativa nació en los encuentros nacionales de mujeres de Rosario y Mendoza – cuenta Daniela, una de las EnreDadas, –se generó una comisión paralela a la de aborto, en la que se discuten estrategias para la legalización“, cuenta.

En mayo se produjo una reunión a nivel nacional junto a las Católicas por el Derecho a Decidir y en la que participaron que varía según los lugares, las fechas y los símbolos. “Cada organización en cada lugar ve la forma que puede tomar la campaña, pero se unifica la consigna y la presentación del petitorio, -explica Daniela, y sentencia que “el aborto ilegal es una forma de violencia que ejerce el poder hegemónico contra las mujeres“. Para los y las que quieran firmar, en la plaza San Martín de la estación de tren Moreno todos los martes de 9 a 17 ATE mantiene una mesa con las planillas que se van a ir llenando hasta noviembre.


046_-_cartel_verde.jpg


007_-_frente_del_micro.jpg


015_-_en_la_calle_firmando_2.jpg


019_-_hombre_firmando.jpg


021_-_senora_firmando.jpg


033_-_campana_en_plaza.jpg


048_-_4_mujeres_y_micro.jpg


047_-_cartel_verde_inst.jpg




0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba