21/08/2009

Chile: Carabineros asesina a comunero mapuche

Comunero resultó muerto luego que un efectivo de Carabineros le disparara en las inmediaciones del fundo “San Sebastián”, Angol. Recibió el disparo de una pistola 9 mm tras resistirse al desalojo policial del fundo, propiedad del empresario agrícola Sergio González Jarpa. General de la Novena Zona de Carabineros calificó crimen como un “acto de legítima defensa”. Por Azkintuwe


Un comunero mapuche identificado como Jaime Facundo Mendoza Collio, de 24 años, resultó muerto el 12 de agosto tras ser baleado por un efectivo de Carabineros, luego que un grupo de familias pertenecientes a la comunidad Requén Pillán se tomaron el fundo San Sebastián ubicado a unos 12 kilómetros al poniente de Collipulli. El comunero, quien participaba de la recuperación territorial, recibió el disparo de una pistola 9 mm tras resistir la arremetida policial y refugiarse al interior de la comunidad Requén Cabrapan, colindante con el predio.

El hecho se registró en el contexto de un desalojo por parte de Carabineros que encabezaba el prefecto de Malleco, coronel, Iván Bezmalinovic. La acción ocurrió luego de que el tribunal de Angol autorizara el desalojo del predio perteneciente al particular Sergio González Jarpa, quien ayer denunció el anuncio de las familias mapuches de ocupar el fundo, ello en el sector Colonia Manuel Rodríguez. La violencia del operativo dejó además un saldo de nueve personas heridas con perdigones, así como numerosos detenidos.

Según declaraciones de Cristián Llévenes, General de la IX Zona de Carabineros, en el operativo habrían participado personal de Fuerzas Especiales, incluyendo un piquete de miembros del Grupo de Operaciones Especiales de Carabineros (GOPE) proveniente de la Región Metropolitana “para apoyar en terreno” los operativos que se desarrollan en diversas zonas de conflicto territorial. El autor del disparo, reconoció Llévenes, fue el cabo de Carabineros proveniente de Santiago, Patricio Jara Muñoz, quien arribó a la zona en marco del incremento de la dotación policial en Wallmapu ordenada por el Ministerio del Interior.

El alto oficial calificó como un acto de “legítima defensa” el crimen del comunero, denunciando haber sido atacados con escopetas los efectivos policiales. “Lamentamos este suceso que ocurrió en el contexto de agresión a un carabinero que estaba cumpliendo un mandato judicial”, subrayó el oficial. Sin embargo, según informó un corresponsal de Radio Bio Bio que cubría el operativo, los integrantes de la comunidad se encontraban solo con boleadoras y palos haciendo frente al desalojo. Así lo han reafirmado además numerosas organizaciones mapuches que en las últimas horas han repudiado el crimen policial.

Mapuches repudian nuevo asesinato policial y exigen renuncia de Ministro del Interior

Organizaciones mapuches han repudiado en Temuko y Santiago el crimen del comunero Jaime Mendoza Collio, acontecido el pasado 12-8 tras el desalojo policial de un fundo agrícola en Angol. Partido Mapuche exigió de parte del gobierno la renuncia del Ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, ello por su “negligencia criminal” a la hora de abordar el actual escenario de conflicto.

“No se puede acusar a la comunidad Requem Pillan que hayan actuado con violencia, porque desde el año 2001 en adelante han buscado todas las formas de diálogo con las autoridades competentes de la región y nunca fueron escuchados. Desde el punto de vista de los procedimientos institucionales, esta comunidad agotó todo las instancias de diálogo”, señaló el werken. Agregó Huilcamán que la comunidad presentó aquel año toda la documentación que avala su demanda territorial ante el gobierno, MIDEPLAN, CONADI y en la propia Intendencia de la IX región, ello sin recibir respuesta.

Autopsia revela que joven mapuche recibió disparo policial por la espalda

Exámenes tanatológicos del Servicio Médico Legal de Angol finalmente ratificaron las declaraciones de los miembros de la Comunidad Requem Pillan, que advirtieron que Jaime Mendoza Collío recibió el disparo mortal por la espalda. Esta versión era compartida como la principal hipótesis de trabajo por parte de la Brigada de Homicidos de la PDI, encargados de periciar el cuerpo de Mendoza y realizar los primeros peritajes en el lugar de los hechos. Informe y testimonio clave echa por tierra tesis policial de la “legítima defensa”.

Los crímenes de la democracia chilena

Jaime Mendoza Collio no es el primer comunero mapuche vinculado al movimiento social que muere baleado por efectivos policiales, ello bajo los gobiernos de la Concertación. En circunstancias similares fallecieron en años anteriores Alex Lemún Saavedra, Matias Catrileo Quezada y Juan Collihuin Catril, mientras que otros resultaron asesinados en extrañas circunstancias. A continuación, un perfil de estos mártires del Pueblo Mapuche, víctimas de los gobiernos de la Concertación.

 Juan Antonio Suarez Marihuan (2002)

Hermano de Segundo Suárez, Lonko de Malla Malla, y miembro del Consejo de Lonkos del Alto Bio-Bio, Jorge Suárez Marihuan (27 años) falleció en extrañas circunstancias en el sector cordillerano del País Mapuche. Su cuerpo apareció el día 11 de diciembre del 2002 en la ribera del río Queuco, tras permanecer dos semanas desaparecido. Según consta en el informe forense, la causa de muerte no sería asfixia por inmersión, sino “lesiones provocadas por terceros”.

De acuerdo a antecedentes aportados por la familia, un individuo no identificado, supuestamente agente de inteligencia policial, habría entregado dinero a dos colonos del sector para llevar a efecto la operación de asesinar al comunero, delito que sería encubierto como un deceso accidental, provocado por un supuesto “estado de ebriedad”.

Sin embargo, diversos testimonios dan cuenta de una golpiza que habría provocado la muerte de Suárez Marihuan y luego su cuerpo habría sido arrojado al río. Este hecho sería en represalia por la participación del comunero pewenche en recuperaciones de tierras y movilizaciones de freno a las inversiones de empresas energéticas en la zona del Valle del Queuco, en el Alto Bío Bío.

 Edmundo Alex Lemun Saavedra (2002)

Edmundo Alex Lemun (17 años) fue baleado en la cabeza en las inmediaciones del Fundo Santa Elisa, de Forestal Mininco. Lemún participaba de una recuperación de tierras impulsada por la Comunidad Mapuche “Montutui Mapu” del sector Aguas Buenas, de la comuna de Ercilla. El joven recibió un disparo de escopeta antidisturbios por parte de Marco Aurelio Treuer, entonces Mayor de Carabineros.

Alex Lemún permaneció cinco días en la Clinica Alemana de Temuko, falleciendo el día 12 de noviembre. En una investigación de primera instancia, la Fiscalía Militar concluyó que al efectuarse el disparo mortal no existía un peligro real e inminente para la integridad del oficial involucrado, razón por la cual fue procesado por el delito de “violencia innecesaria con resultado de muerte”.

Sin embargo, Treuer apeló a la Corte Marcial, la cual decidió retirar los cargos formulados en contra del policía señalando que actuó bajo “legítima defensa”. Cabe destacar que no se encontraron pruebas materiales que demostraran que los mapuche hubieran disparado al oficial, no se halló ningún casquillo de bala aparte de los usados por la policía y el propio Lemun dio negativo en la prueba de hidrocarburos. El caso se encuentra hoy bajo investigación de instancias internacionales.

 Julio Alberto Huentecura Llancaleo (2004)

Julio Alberto Huentecura Llancaleo (30 años), miembro de la organización Meli Witran Mapu de Santiago, fue asesinado el 26 de septiembre de 2004 al interior de la Penitenciaria Pública de la capital chilena. El joven mapuche fue atacado por otros internos del penal, falleciendo producto de una puñalada en el corazón. Huentecura era un destacado miembro del movimiento mapuche y sobre él pesaban diversas causas judiciales vinculadas a reivindicaciones de tierras en el País Mapuche.

Pese a la oposición de sus familiares, Huentecura fue trasladado por las autoridades desde la Cárcel de Osorno hasta el penal capitalino, recinto donde fue obligado a compartir celda con delincuentes comunes, negando Gendarmería de Chile su condición de prisionero político. Huentecura -oriundo de la población Lo Herminda de la Victoria, de Cerro Navia- colaboró con la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y antes de su arresto en el sur de Chile había permanecido varios años en la clandestinidad.

 Zenón Alfonso Díaz Necul (2005)

Miembro de la comunidad Lonko Mahuida, en la comuna de Collipulli, Zenón Alfonso Díaz Necul (17 años), falleció la noche del 10 de mayo de 2005, mientras participaba en una movilización de carácter pacifica en la en la ruta 5 sur, sector Viaducto del Malleco. El joven fue embestido por un camión maderero cuando se manifestaban junto a otros comuneros en la Ruta 5 Sur.

La manifestación se relacionaba con las reivindicaciones territoriales de las comunidades de la zona y en rechazo a los abusos perpetrados por guardias privados de Forestal Mininco contra lugares y símbolos sagrados de las comunidades. Según consignó el parte policial, el conductor del camión embistió contra el comunero dándose posteriormente a la fuga. Hasta la fecha las autoridades no han llevado ante la justicia al responsable de su crimen.

 Juan Lorenzo Collihuin Catril (2006)

Lonko mapuche del sector Boyilco Chico, comuna de Nueva Imperial, fue asesinado por efectivos policiales de la Cuarta Comisaria de dicha ciudad. Los hechos ocurrieron la madrugada del 29 de agosto de 2006, cuando efectivos de Carabineros llegaron hasta la casa de las familias Collihuín Catril y Collihuín Llanculef, investigando un supuesto “robo de animales”.

En un procedimiento irregular, los efectivos dispararon contra el lonko de 71 años, quien recibió varios tiros en su cuerpo que causaron su fallecimiento. Dos de sus hijos, Juan y Emilio Collihuín Llanculef (de 36 y 44 años respectivamente) también resultaron heridos en el procedimiento policial, uno con un impacto de bala en la pierna derecha y el otro en la cadera izquierda.

Tras una investigación de Fiscalia Militar, la justicia liberó de responsabilidad al principal inculpado del crimen, el entonces Sargento 1º Juan Mariman Levio. Cabe destacar que el suboficial formó parte de un violento operativo que el 1 de marzo de 1987, durante el régimen militar de Pinochet, detuvo al lonko Collihuin y a tres de sus hijos, siendo denunciado años más tarde por el delito de torturas ante tribunales civiles.

 Matías Valentín Catrileo Quezada (2008)

Matías Valentin Catrileo Quezada (22 años) fue asesinado el día 3 de enero de 2008 mientras participaba en la ocupación pacífica del Fundo Santa Margarita, propiedad de Jorge Luchsinger en la comuna de Vilcún. El joven cursaba estudios de Agronomía en la Universidad de La Frontera de Temuco y era simpatizante de la Coordinadora Arauco Malleco.

Según consta en el informe judicial, Catrileo recibió una ráfaga de subametralladora UZI por parte del cabo 2º de Carabineros, Walter Ramírez Espinoza. El proyectil ingresó por la espalda del estudiante, perforando el pulmón izquierdo y saliendo por el abdomen. Tras un año de investigación, el pasado mes de abril la Corte Marcial confirmó el auto de procesamiento del policía por el delito de “violencia innecesaria con resultado de muerte”.

 Johnny Cariqueo Yañez (2008)

Johnny Cariqueo Yañez (22 años) era miembro del Colectivo Anarquista Puño en Alto de Santiago. Tras participar el día 29 de marzo en un acto en conmemoración del Día del Joven Combatiente en la comuna de Pudahuel, fue interceptado por efectivos del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE), quienes lo trasladaron hasta dependencias de la 26° Comisaría de Pudahuel.

Según consta en la investigación, el joven fue brutalmente agredido en dependencias policiales, sufriendo complicaciones cardiacas que obligaron a Carabineros a ordenar su traslado hasta un centro hospitalario de Pudahuel. Controlado su estado de salud, Cariqueo fue llevado de regresó a la unidad policial, siendo trasladado a dependencias de la 1ª Comisaría.

Tras ser liberado al día siguiente, Cariqueo sufrió un ataque cardíaco fulminante en su hogar. Si bien sus familiares apuntaron a las torturas policiales como detonantes de su crisis cardiaca, la Fiscalía Occidente aseguró que Cariqueo no tenía señales de maltrato y desestimó responsabilidad de Carabineros. El informe de autopsia indicó como causa de muerte un “infarto grave provocado por una patología cardiovascular crónica”.

 Jaime Facundo Mendoza Collio (2009)

Jaime Facundo Mendoza Collio (24 años) era miembro de la Comunidad Requem Pillan de la comuna de Ercilla. El pasado 12 de Agosto participaba de la ocupación pacífica del Fundo San Sebastián cuando recibió un impacto de bala por parte de un efectivo del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE) de Carabineros. El comunero, padre de un niño de 4 años, recibió el disparo de una pistola 9 mm tras resistir la arremetida policial y refugiarse al interior de la comunidad Requén Cabrapan, colindante con el fundo en disputa.

La acción ocurrió luego de que el tribunal de Angol autorizara el desalojo del predio perteneciente al particular Sergio González Jarpa, quien denunció las intenciones de las familias mapuches de ocupar el fundo, ello en el sector Colonia Manuel Rodríguez. La violencia del operativo dejó además un saldo de nueve personas heridas con perdigones, así como numerosos detenidos.

El autor del disparo fatal, Cabo Patricio Jara Muñoz, fue separado por cinco días del servicio activo a la espera de una investigación sumaria, según informó hoy el Subsecretario del Interior, Patricio Rosende.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba