10/08/2009

Teatro: HAMLET, un dilema de interpretaciones

hh.jpg Una original propuesta teatral de la conocida obra de William Shakespeare es
presentada por el staff de la Compañía Teatro de Cámara Argentina. Tres actores se
aventuraron a desdoblar al emblemático personaje y mostrar la multiplicidad de
facetas que envuelve su compleja personalidad, no sin dejar de traslucir los
dilemas de la condición humana. La obra es acompañada por músicos en vivo del
conjunto Sri Lanka.



 Por: Luisina Castiglioni.

 Fotografía: Teatro El Convento.

Qué sucede cuando la dramaturgia se ocupa de traernos al presente obras que nos convocan desde las pasiones más profundas y desgarradoras desde el origen mismo de la historia del hombre como el amor, la amistad, el dolor, el deseo, la corrupción, la soledad, la culpa, el vacío, la angustia, el desasosiego, la traición, el homicidio, la venganza y entorno a ello tramas como la apariencia, el ser y no ser, la vida y la muerte, los sujetos y la política.

Shakespeare condensó problemáticas tan hondas en su obra que fueron retomadas y analizadas por grandes teóricos desde las más variadas disciplinas y corrientes más diversas. Hoy es llevada a escena por la Compañía Teatro de Cámara Argentina con una propuesta innovadora y totalmente seductora.

Hamlet es interpretado por tres actores en forma simultánea acentuando la complejidad de las dimensiones que atraviesan al personaje y nos muestra en forma descarnada los lugares más recónditos del ser humano.

“Hamlet, que debía ser rey, ha sido desplazado por el asesino de su padre. Su patria, como su madre, ha perdido el rumbo y está dominada por la corrupción. Su mundo está fuera de control. Su corazón se rompe. Ya no será uno…”

Ese hecho transformará su vida. Desilusionado, reducido, traicionado, comenzará a vivir en un estado de catarsis permanente. Su única certeza es el caos de una realidad que vira hacia un destino putrefacto.

Hamlet: Bruno Chmelik, Adrian Sett, Diego Verni

La puesta de Martín Barreiro acentúa rasgos disímiles de la personalidad multifacética de Hamlet al tiempo que enarbola el complejo que tiñe al ser humano: su carácter relacional, su constituirse a partir de los vínculos que va tejiendo a lo largo de la vida, algo de lo que Hamlet no estará exento.

Los monólogos enriquecidos por la tríada actoral serán una dilatación de sus pasiones en el mundo tanto de su grandeza como su mezquindad. La adaptación retórica, respetando la profundidad y poesía del lenguaje shakesperiano develará el pensar, hacer, sentir y desear de un sujeto sujetado, nos muestra cómo el protagonista atado a su contexto va cambiando acorde a las circunstancias.

Bruno Chmelik, Adrian Sett y Diego Verni encarnan a Hamlet como un ser indiviso y lo hacen representando caracteres diferenciados de esa lucha interior que se da a partir de la decepción que sufre por el asesinato de su padre.

Chmelik personifica la esencia amorosa y edípica matizada de romanticismo mientras que Adrián Sett interpreta el estribo más irascible con ansias de venganza no sin dejar de dirimir un agudo dolor y afectación. Por su lado, Diego Verni segrega apesadumbramiento y melancolía pero también dilapida furia. No obstante los tres confluyen y se confunden en una combinación de dosis en la que los actores adoptan las particularidades de los otros y vuelven a ser indivisibles en aquellos momentos donde el rasgo substancial de la personalidad de Hamlet umbrala su sufrimiento. Y el sufrimiento a veces, vuelve al ser humano demasiado lúcido y no por ello más puro.

Es asombroso el trabajo corporal del trío como dimensión de lo combinado en el ser indiviso. Los cuerpos desgarrados, en guerra consigo mismo, se desplazan en inclinaciones de apertura hacia el mundo, se van construyendo, se co-habitan, se rumian, nacen, se re-hacen, se hacen, se reconvierten, se funden y luego la tríada instaura esa potencia instituyente indivisible donde las particularidades de lo múltiple se fusionan en el indicio que irrumpe como uno. Verdaderamente una complementariedad fenomenal que se ensancha en la interacción con los demás personajes.

La combinación de integración y contraste que vuelve a los actores un ser indiviso no solo logra revelar el carácter polivalente del personaje que se da de modo manifiesto en la retórica shakespeareana, sino los matices de tonalidades, la pulsación diferencial de cada cuerpo y el juego ceñido entre los tres actores permite reflexionar sobre el carácter dual en el que el ser humano se encuentra y se desencuentra a sí mismo.

Hamlet porta la impronta del personaje trágico, es un sujeto de la transición de un pasaje de cambio histórico de la sociedad feudal hacia la conformación de los estados absolutistas en cuya insignia se agitan los entretelones oscuros que arrastra la historia de la Historia. Es una de las obras cumbres de la poesía occidental con fuerte contenido político que hace referencia al sentido de la justicia.

Fernando Blanes  (Claudio), Gabriela Caponetto (Gertrudis)

Vale la pena mencionar el valor social que Shakespeare encomendaba al teatro. En Hamlet lo introdujo por doble partida: el teatro dentro del teatro y sus pasajes como la infaltable interrogación existencial por el ser o no ser y a la vez, la disposición final de la dicotómica postura de “ser” o “estar” en-el-mundo que se divisa en la reflexión:

(…)Ser o no ser, ésta es la cuestión. ¿Qué es más levantado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la fortuna injusta, o levantar los brazos contra este torrente de calamidades, y haciéndoles frente, acabar con ellas?(…) la insolencia del poder,las vejaciones que el pacífico mérito recibe del hombre indigno, las angustias de un mal pagado amor, las injurias y quebrantos de la edad, la violencia de los tiranos, el desprecio de los soberbios(…)¿Quién podría tolerar tanta opresión, sudando, gimiendo bajo el peso de una vida molesta si no fuese por el temor de que existe alguna cosa más allá de la Muerte (…) La conciencia nos hace a todos cobardes…

Fernando Blanes con el doble papel de representar a Claudio, el rey homicida y al espectro realiza un trabajo muy contundente, burlón, despectivo e hipócrita, es acompañado por Gabriela Caponetto (Gertrudis) quien también conquista el rechazo del público a causa del lugar que ocupa su personaje en la trama.

Lilia Cruz (Ofelia), Ariel Li Gotti (Laertes)

Hamlet también es una historia de amor, un amor castigado, pero que podemos palpar como la búsqueda de la contracara de aquel desasosiego que se presenta ante sus ojos. Ofelia, su gran amor, un amor inconcluso pero profundo, acabará en una renuncia que para ella significará un dolor errante, la locura y la muerte. Y Lilia Cruz la representa increíblemente.

Fernando López (Horacio)

Horacio su amigo fiel, expresión máxima de amistad es interpretado por Fernando López con la misma impronta pasional de lealtades, voces y gestos. Conmueve el modo en que rinde tributo a la amistad, sienta presencia, sella a fuego el absoluto de la devoción afectiva y sobre todo cómo transmite con fuerza ese caudal de sentimientos.

Del mismo modo Ariel Li Gotti, pisa fuerte con Laertes y está a la altura de la carga dramática de la obra. En contraste, Majo Verni (Ross) y Omar Díaz (Guild) introducen elementos risueños a la puesta por la modalidad de sus caracterizaciones.

Majo Verni (Ross), Omar Díaz (Guild)

Martín Barreiro (Polonio)

Es destacable el trabajo de Martín Barreiro encarnando a Polonio, consejero del rey y padre de Ofelia por su naturalidad en la composición y el modo en que apela a darle sobriedad o sobresaltos al personaje.

La obra es acompañada por músicos en vivo del conjunto Sri Lanka. Lucas Jiménez, Juan Ignacio Martínez, Juan Manuel Brignone y Joaquín Venegas detrás de escena acompañan la obra con música instrumental puncionando la métrica rítmica necesaria. La composición recrea fusión étnica combinando balcánica, acústica y jazz sumergiendo el ambiente en una sonoridad que enriquece poderosamente a la puesta.

Sri Lanka

Hamlet es como sujeto instituyente, una poiésis en movimiento, una contradicción a fuerza de razón que deambula en la incertidumbre permanente, simula locura, crea estrategia, medita venganza, reza moral, duele amor. Poseerá una manera particular de luchar en contra del destino, quizás sea poesía en estado de refundación permanente y por eso Hamlet, somos todos…


..Y ustedes, que palidecen y tiemblan ante esta catástrofe y no son más que personajes mudos o simples espectadores de esta tragedia (…) No dejen que todo duerma en paz cuando hay razones suficientes para accionar. La inacción tiene cuatro partes, una sola es prudencia, las otras tres son cobardía. En cuanto a mí, con dolor abrazo mi fortuna, pues he vivido para contarlo.(…) Ahora sí, todo es silencio”


FICHA TÉCNICA

 Autor: William Shakespeare

 Dirección: Martín Barreiro

 Actúan:

 Adrián Sett (Hamlet)

 Diego Verni (Hamlet)

 Bruno Chmelik (Hamlet)

 Fernando López (Horacio)

 Fernando Blanes (Claudio)

 Gabriela Caponetto (Gertrudis)

 Ariel Li Gotti (Laertes)

 Lilia Cruz (Ofelia)

 Martín Barreiro (Polonio)

 Majo Verni (Ross)

 Omar Díaz (Guild)

 Escenografía, vestuario y diseño de luces: MB-MB

 Asistente de dirección: Marta Butavand

 Adaptación, puesta en escena y dirección general: Martín Barreiro

Músicos: Sri Lanka

 Lucas Jiménez

 Juan Ignacio Martínez

 Juan Manuel Brignone

 Joaquín Venegas

 http://www.myspace.com/srilankas

 E-mail:srilanka.buda@gmail.com

TEATRO EL CONVENTO

 Días y horario de funciones: Sábados 21.30hs.

 En cartel hasta diciembre

 Reconquista 269, Tel: 4264-1101

 http://www.teatroelconvento.com.ar

 E-mail: contacto@teatroelconvento.com.ar

Obras en cartelera

El Avaro

Notas relacionadas

Teatro clásico: “El Inspector General”, la dialéctica de la corrupción



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba