18/07/2009

Pobrecito el chanchito

chanchito7.jpg Mientras la paranoia por la nueva gripe recorre el orbe y la pasión por la higiene se extiende, poco se habla de lo que motivó todo este asunto: el sistema industrial de cría de animales de corral. Los inefables métodos productivos de las Granjas Carroll pusieron el tema sobre la mesa. Aquí reproducimos un video educativo que ilustra el tema, The Meatrix, y una entrevista a Carlos Vicente de GRAIN en la que aborda el problema de la nueva gripe y sus causas.


Detrás de la mano que alimenta al chancho

Fuente Biodiversidadla

Reflexiones sobre la gripe A (H1N1) en medio de la emergencia sanitaria

El avance en el número de casos diagnosticados como gripe porcina, y de los que de ellos resultaron mortales, ha desatado en Argentina un alto grado de angustia, un tanto lógica si pensamos que nos enfrentamos a una patología de consecuencias desconocidas; pero por otro lado, convivimos ahora con un gran nivel de paranoia individual que se suma a otras semejantes desatadas cuando de preservar lo propio se trate, sean bienes ó salud de lo que hablemos.

Pero lo que sería oportuno analizar, son aquellas causas subyacentes en esta aparente incertidumbre de no saber cuál es la real amenaza que padecemos. De no intentarlo, la marea de información se torna confusión, los medios masivos comerciales no investigan ni buscan llegar a las causas, los organismos supranacionales de la salud tienen de aliados a las grandes corporaciones y las farmacéuticas cuidan su negocio esperando miles de millones de nuevos clientes que lleguen desesperados a buscar sus remedios. Si nuestra propia salud es un bien común, la enfermedad es un negocio que reporta ganancias millonarias tan sólo para algunos cuantos.

Carlos Vicente, de Acción por la Biodiversidad, compartió algunas respuestas, que entendemos son necesarias analizar en nuestras comunidades, barrios y en aquellos espacios de lucha que como activistas sociales o ambientales estemos compartiendo. Al comprender los reales orígenes de la situación que se vive con esta pandemia, podremos delinear aquello que es necesario revertir para los años inmediatos por venir.

 ¿Dónde se gestó el ambiente para que esta enfermedad pudiera comenzar a circular?

Hace tres años, cuando fue el brote de “gripe aviar”, hicimos una investigación y un informe sobre la situación en el sudeste asiático. En este caso (con la gripe porcina) veíamos que se repetían más ó menos las mismas características de lo que ocurrió con el tema de la gripe aviar. Ubicaba un foco en una región de México, en un pueblo donde no casualmente están instaladas unas granjas de cría de porcinos que se llaman Carroll (Granjas Carroll de México), que son propiedad de Smithfield, la mayor multinacional de cría de cerdos del mundo, una empresa de los EE.UU., que en línea con lo que es la política en el norte a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con México, se traslada para llevar estas industrias sucias y contaminantes al sur.

 ¿Cuáles son esas condiciones que se dan en los críaderos?, ¿por qué podrían ser la causa real de esta gripe?

Lo primero que es importante tener en cuenta, a pesar de que tratan de disimularlo llamándola “gripe A”, es que es muy claro que este virus es un virus de gripe porcina que ha mutado uniéndose con virus de gripe aviar y con virus de gripe humana, y que obviamente esto ha ocurrido en algún lugar donde puede existir gripe porcina y donde donde puede haberse producido este cóctel de virus.

Es muy importante también tener en cuenta que desde el año pasado, y desde hace varios años, hubo movilizaciones y cuestionamientos desde la población, porque había un altísimo porcentaje de enfermedades respiratorias que la gente de la comunidad claramente atribuía a los malos olores y a los problemas de hacinamiento animal y de producción que tenían estas granjas Carroll.

Para nosotros lo que es muy claro es que la cría industrial de animales, en las condiciones en que se hace en estas fábricas de carne, como son los críaderos de pollos ó los críaderos de cerdos, ó ahora los feedlot que estamos viendo multiplicarse en la Argentina, crean condiciones para que los virus naturales en estos animales, en condiciones de falta de higiene, en condiciones en las que se acumulan materias fecales, puedan producir claramente estas mutaciones que hacen que las virosis se hagan más crudas como en este caso, donde no sólo que se combinó con gripe aviar, sino con gripe humana. Con lo cual empieza a producirse este fenómeno que tanto se temía con la gripe aviar, que es la posibilidad de trasmisión de persona a persona, que antes no ocurría con la gripe porcina.

 ¿Deberíamos pensar en una situación futura donde analicemos enfrentar una posible nueva enfermedad de este tipo en los próximos años?

Siempre, frente a los problemas ambientales y sanitarios que tenemos, vamos a atacar los efectos que se producen en la sociedad, pero nunca atacamos las causas de los problemas. Esto pasa desde los problemas que se producen con la agricultura y la contaminación hasta los problemas del cambio climático, siempre estamos tratando de enfrentar los resultados que se producen en la sociedad y no de ir a las causas para evitar que esto se produzca.

De hecho, con el tema de esta gripe porcina, había ya un alerta a nivel de la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel de organizaciones internacionales de sanidad animal y a nivel de publicaciones científicas, donde se planteaban las condiciones en las que se estaban críando los animales, incluyendo el hecho de que en muchas de estas granjas de cría de cerdos se les da como alimento restos de la producción avícola, donde sin duda está presente el virus de gripe aviar. Las condiciones estaban dadas, sólo faltaba ver en qué momento esto iba a ocurrir.

Ocurrió, pero lamentablemente, pasando los meses que ya han pasado, en lugar de tratar de actuar sobre las causas que han producido esta enfermedad, seguimos viendo cómo la cría industrial de animales se multiplica. Esto no es sólo un problema de México, es importante aclararlo. Aquí en Argentina, en toda la periferia de las grandes ciudades, tenemos en las peores condiciones que uno se puede imaginar cría de cerdos, incluyendo esto que ocurre en Marcos Paz, en la comunidad donde yo vivo, que es que los cerdos se alimentan en los basurales a cielo abierto que tienen los municipios, y esto no es sólo en Marcos Paz, sino en buena parte de los municipios del conurbano.

 Una de las primeras cuestiones que surgían cuando aún no se habían detectado casos de gripe porcina en Argentina era la afirmación de que “nuestros cerdos” no estaban enfermos. ¿Sabemos si podrían llegar a enfermarse?

Por supuesto que no lo sabemos, y no lo vamos a saber porque así como no se atacan las causas de los problemas, tampoco hay un seguimiento epidemiológico ni un control, pero de ninguna manera, de estos críaderos.

Es importante tener en cuenta que no es porque la alimentación con cerdos te va a producir el contagio, porque ahí hay que dar una información adecuada, pero sí que existe el potencial en estas granjas de que se sigan produciendo mutaciones, que se sigan agravando y que este virus mute hacia una forma más patogénica que pueda ser todavía más grave en sus consecuencias para la salud.

 ¿Que rol sentís que está jugando la OMS como organismo?

A esta altura es un rol de cubrir los intereses de las grandes corporaciones y de seguir haciendo el juego, como ocurre en todos los ámbitos. Nosotros tenemos experiencia de la FAO, que a pesar de ver que el hambre recrudece en el mundo, sigue apuntando a las mismas recetas de producción industrial agrícola para resolver el problema del hambre en el mundo. En este caso pasa lo mismo, se apunta hacia estas supuestas medidas que pueden prevenir, y que por supuesto son razonables en cuanto a evitar la exposición pública masiva de las personas, ó a las medidas higiénicas como el famoso gel de alcohol que parece que ha venido a sustituir en la moda a los barbijos, ó a recetar el Tamiflu, que hace un gran negocio para Roche, pero de ninguna manera se han tomado las medidas drásticas que deberían tomarse cuando es una pandemia.

 ¿Por qué razón medicamentos como el Tamiflu o el Relenza, que podrían paliar la gripe, no se fabrican en nuestro país?

Ahí tenemos una larga historia de sometimiento de la Argentina a los designios de las multinacionales farmacéuticas, que tuvo en la década de los ’90 su cumbre, y aquí es importante tener memoria, cuando EE.UU. mandó un embajador que declaró muy claramente que él venía para modificar la ley de patentes de la República Argentina, y por supuesto lo logró a partir del ’95 y con aplicación a partir del año 2000, con lo cual quedamos en manos de las grandes corporaciones.

Argentina tenía una ley de patentes que eximía a los medicamentos del patentamiento, por considerar que eran un bien social, y esto en la década del ’90 se modificó y obviamente crea las condiciones para que las grandes corporaciones manejen todo a su antojo. Falta una política pública y un laboratorio nacional que produzca medicamentos que respondan a las necesidades de los argentinos. Esto lo digo con mucho conocimiento porque soy farmacéutico y trabajé en la industria. La salud, el negocio de la salud, en realidad el negocio de la enfermedad, es un canal para obtener brutales ganancias que poco y nada tienen que ver con la salud pública.

 ¿Hay algo que quisieras agregar?

Me parece fundamental que la gente a nivel local salga de esta situación de paranoia que se está creando y empiece a observar en su entorno cuáles son los verdaderos problemas que la afectan y sin duda, cuestionar todo este modelo productivo industrializado en el cual somos simplemente un engranaje más de esta maquina de producir y consumir.

Siendo los que nos toca alimentarnos ó comprar los medicamentos de turno, si no salimos de esa rueda no hay ninguna manera de evitar que este mal de hoy se convierta en males mucho peores en el futuro.

* Por Raquel Schrott y Ezequiel para la Agencia de Noticias Biodiversidadla.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba