15/03/2009

“En su lucha Romina no está sola”

3-124-2.jpg
En charla con ANRed, Mirta Tejerina denunció el maltrato sufrido por Romina en el Penal de Mujeres de la ciudad de San Salvador de Jujuy. En principio, agresiones físicas y el posterior aislamiento en forma de castigo. Luego, la negativa a estudiar la carrera de Derecho porque el juez se lo impidió.


Buenos Aires le resulta a Mirta Tejerina una escala en la lucha por la libertad a Romina, donde podrá encontrarse con compañeras del movimiento de mujeres que siguen con atención todo lo que le sucede a su hermana, y activan en búsqueda de Justicia.

Participó el pasado lunes 9 de marzo de la marcha unitaria por el Día de la Mujer, en donde al culminar el acto en Plaza de Mayo denunció las agresiones físcias y psicológicas a las que fue sometida Romina desde principios de marzo de este año, y que tienen antecedentes desde el inicio de la causa en su contra.

“Sabemos que el 8 de marzo es un día importante para la lucha por la reivindicación de los derechos de las mujeres y Romina es la cara visible de todo lo que sufren las mujeres, entonces Romina mandó una carta dirigida a todas las compañeras. En los actos que se realizaron se reafirma una vez más la campaña por la liberación de Romina, y se denuncian estos avasallamientos”, nos dice Mirta al comenzar la charla en la que nos cuenta todas las humillaciones padecidas por Romina.

La sucesión de maltratos

Romina se ha convertido en estos 6 años en el emblema de lucha que ha puesto al descubierto todas las infamias de un Estado que para nada protege ni contiene a las víctimas sino todo lo contrario trata de amedrentarlas, a como dé lugar y en esa acción se pone de manifiesto todo lo que sucedió con Romina al día de hoy, porque no solamente hay una violencia ejercida a partir de una persona que es el generador de una tragedia, sino también cómo recrudece el tema de la violencia hacia las mujeres que pasan por este tipo de situaciones, en donde los feudos sostenidos por mandatos patriarcales, sostenidos por los modelos gobernantes, inclusive los modelos religiosos que se ciernen sobre la vida de las personas se pone muy claramente de manifiesto en Jujuy. Desde todo lo que ha sido el proceso judicial, las diferentes instancias por las que tuvo que pasar la causa hasta llegar a la Corte, donde se revelan los vicios e irregularidades que se habían montado con la condena injusta de Romina. Todas las irregularidades que marcan, por ejemplo, la no intervención de peritos expertos que conozcan la problemática de las mujeres que son violentadas. Y donde un médico que hizo un pequeño curso de psiquiatría pretende dictaminar si hubo afectación o no en el orden psicológico. O donde alguien que interviene en el caso, que es el mismo médico, que determina la edad gestacional, no puede determinar con claridad y objetividad lo que él había firmado en su momento cuando se aduce a la cantidad de tiempo que tuviera el bebé.

Así también, estas irregularidades se sostienen en la negacion al examen de ADN, en donde se puede confirmar la paternidad. Y una vez más la no participación de peritos expertos psicólogos donde puedan afirmar y donde no tengan esos resabios o imposiciones puestas por los mismos feudos, que son los que determinan en este caso finalmente la sentencia de Romina.
Sabemos que también la autopsia es uno de los métodos se puede determinar efectivamente la edad gestacional. En este caso tampoco se hizo, no se dio lugar.

Entonces yo siempre me planteo esta pregunta ¿de qué justicia estamos hablando? cuando esta justicia que condenó a 14 años a Romina en el momento procesal estuvo plagada de irregularidades.También con el caso de Romina se pone al descubierto las infamias de un Estado que no protege a las víctimas. Todo lo contrario, siempre la víctima es sospechada, es revictimizada, siempre es investigada, cosa que no sucede con el violador. Sólo 23 días el violador estuvo privado de su libertad y lo liberaron, otorgandole el beneficio de la duda, entonces ¿de qué justicia estamos hablando?

También, nos encontramos con las infamias sostenidas a partir de una politica que para nada contiene a las victimas, cuando hablamos de su salud. Porque lamentablemente las chicas que pasaron por ese tipo de situaciones son totalmente maltratadas en los centros hospitalarios, eso le pasó a Romina. Donde en todo momento todo el mundo asumía el rol de jueces, castigando por todo lo sucedido sin ponerse un poquito en el lugar de las personas que sufren.

En estas idas y venidas llegamos en primera instancia a la Corte, planteando la dilaciones en los plazos, los tiempos que se toman los jueces para tomar esas decisiones. Y después llegamos por la cuestión de fondo a la Corte Suprema de Justicia, que se expide con un fallo dividido, en donde tenemos el voto del doctor Zaffaroni, el voto de Fayt, que solicitan la absolución de Romina, y en el caso del juez Maqueda que solicitaba la reducción de años. Obviamente, deja mucho que desear el voto de las mujeres de la corte, (Argibay y Highton) que supuestamente nosotras soñamos en algun momento que ella iba aponer de manifiesto la tendencia o la mirada hacia las mujeres y fue totalmente lo contrario. Parece que las mujeres perdieron de vista la esencia y dejaron de contemplar las cuestiones que acontecen a las mujeres. Nos referimos al hecho de haber sido violentadas constantemente y nos encontramos con una mirada totalmente indiferente o tratando de encubrirse a partir de cuestiones de forma a los efectos de abstraerse de decisiones que son determinantes para la situación de Romina y para las miles de Rominas que hay.

Situación actual de Romina

Así es como llegamos al dia de hoy, preocupadas por la vida de Romina, por cuanto recibe agresiones en el penal por parte de otras internas, que la golpean y la amenazan de muerte.
Las que intervienen en este caso son personas que estan internas en el pabellón, mayores de edad, que están en una condicion de procesadas sin juicio todavía y que habitan en un pabellón diferente al que esta Romina. Ella esta en otro sector, un sector de prueba que es justamente para las personas que ya están, digamos, cerca de su libertad.
Difícilmente las puedan cambiar a las chicas esas que pasarian del pabellón 1 al pabellón 2, sectores de máxima seguridad esta carcel no tiene. Como tal, sigue siendo preocupante la situación de Romina, porque independientemente de que se hayan tomado medidas de seguridad estas chicas en algun momento van a salir y van a seguir generando disturbios. Y cuando ya esta en riesgo la vida de una persona realmente es preocupante.

Y por otro lado si bien como consecuencias de las agresiones sufridas tanto en el caso de Romina, como en el de la otra chica Giselle Aparicio, ambas fueron aisladas según consta o según dice el director del penal, ha sido más que nada por seguridad de las chicas, pero esta “seguridad” , entre comillas, significó aislamiento para Romina, que estuvo encerrada, con 30 minutos que le daban para poder salir y tomar aire, cosa que nos parece totalmente inaudita, con la privación a recibir visitas, llamados, a los beneficios que ella ya tenia por estar en la fase de prueba. En el caso de la otra chica son desgarradores los gritos que ella emite, porque hasta el sábado 7 de marzo Giselle seguía aislada. Resulta incomprensible por qué debe estar aislda, cuando son las agresoras las que han promovido todo. Las agresoras estan en otro sector, pero el mismo día, en horas en horas de la tarde, cuando se producen los incidentes, siguen generando otros disturbios con quema de colchones, que ponen en riesgo a sus hijos e internas de ese sector. Sin duda en esta actitudes hostiles no tienen límite. Por supuesto, existe la inseguridad promovida por las personas que están internas ahí. Pero tambien existe la crueldad, el ensañamiento, y el abandono de personas promovido por el sistema judicial, porque en el momento que suceden los hechos, el juez de la causa, el doctor Llermanos dice que ella vuelva a su sector aunque eso significa ponerla y exponerla a ser atacada nuevamente por otra de las internas que intervino en la agresión. Entonces de qué seguridad me hablan en que medida la justicia el estado provincial y nacional garantizan la vida de Romina. Hoy nosotros no tenemos garantías que tienda a preservar la vida de ella, su estabilidad emocional, psicológica, y fisica. Eso es lo que denunciamos, es una manifestacion más de la crueldad de este sistema.

Esta agresion tiene antecedentes. Esto ya sucedió el 1º de marzo, cuando hay agresiones de tipo verbales, denunciadas oportunamente ante la policía, y con las adevertencias pertinentes. El martes 3 es cuando se da la agresión física, golpes, con cortes en el caso de la compañera de Romina. Y la amenaza fuerte de “a vos te voy a quemar, te voy a abrir”.

La situación de aislamiento de Romina

Persistió hasta el viernes cuando hacemos presente el hábeas corpus, no solamente a la Sala segunda que es la que condenó a Romina, a la cual el juez no dio lugar, ni siquiera se manifestó llamando a la persona que había sido afectada. Ya es una animosidad perversa con las personas privadas de su libertad.
Y también tuvimos que hacer la presentación al juez de instrucción penal, que es el juez que estaba de turno, el juez Gutiérrez. Dio lugar al hábeas corpus, y el viernes al mediodía la llevaron a declarar y ordenó que inmediatamente se levante la condición de aislamiento a que estaba siendo sometida Romina. Por eso el sábado la pude ver, en el patio, respirando y luego caminando con nosotros hasta el primer puesto de control.

Negar la Educación

Unido a esto y otra manifestación de crueldad, es la cuestión que tiene que ver con la negación por parte de los jueces a que ella pueda estudiar. Quiero aclarar que Romina terminó, después de cinco años sus estudios secundarios. Entonces ahora tiene que rendir dos materias, que cabe señalar, nunca las tuvo, porque nunca hubo capacitadores, y que los señores del área de educación de allá pretendian que ella rinda en estos días las materias que nunca tuvo. Nos presentamos oportunamente y exigimos que ella pudiera tener un plazo de más días y por otro lado que el capacitador le de al menos clases de tutoría, a los efectos de que ella se pueda preparar. Estos días que Romina estuvo aislada no pudo tener la asistencia pedagógica por parte del profesor, supuestamente, por lo que yo sé no dejaron que él pasara a dar clases. Es parte de un aislamiento a propósito al que fue sometida Romina. Así también no pudo recibir asistencia psicológica, cuando sabemos que es elemental ese tipo de ayuda para poder seguir resistiendo ante el embate de un sistema opresor que por todos los medios la quiere destruir.

Por eso hablo de una crueldad del sistema, bien manifiesta desde lo que es la justicia, el sistema político, y sin duda desde el sistema penitenciario.
Ante esta notificación que le hacen a Romina con respecto a que va a ser imposible que ella pueda estudiar, escudándose en que no le dan los tiempos, que ella tiene que estar con las tres cuartas partes de la condena para poder seguir estudiando. En un hábeas corpus manifestamos y sostenemos que es una medida que está violentando el derecho humano que asiste a las personas de poder estudiar. Y obviamente el Estado está mirando al costado y no les garantiza la educación a las personas que están privadas de su libertad. Por eso la consideración del juez de ejecución, que es un violador de Derechos Humanos. Esa es la figura, así como ellos rotulan a las personas, nosotros también entendemos que con estas omisiones a próposito y estas negaciones no son más que violadores de derechos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba