13/03/2009

“La impunidad viste uniforme policial”

poli.jpg
ANRed conversó con Alejandra Ávalos, la madre de Pochi, el chico de 16 años asesinado el 24 de enero pasado de un balazo en la espalda en Lanús por el jefe de calle de la comisaría de Villa Diamante. El hecho está caratulado como homicidio culposo (el cual es excarcelable e implica que no hubo intención de matar), pero el abogado de la familia intenta cambiarlo a homicidio simple, sin que obtenga respuestas favorables hasta el momento por parte de la Justicia.


Cuando mataron a Pochi , fue de la peor manera. Recibió un tiro por la espalda, a corta distancia. Pocas chance de sobrevivir tuvo. El homicida, policía bonaerense, sólo atinó a poner un arma en su mano y vociferar que Pochi le quiso robar.

En términos legales el homicidio culposo hace referencia al hecho de matar a una persona, sin la intención premeditada de hacerlo. De forma involuntaria, causa la muerte a una persona por una acción negligente. Bajo esa carátula está la causa por el asesinato de Pochi en la Fiscalía 12 de los Tribunales de Lomas de Zamora.

Hace una semana se hizo el pedido de cambio de carátula de homicidio culposo a homicidio simple por parte del abogado de la familia. Ese pedido aún no tiene respuesta, porque implica por lo menos más de 15 días hasta tener todos los elementos reunidos para decidir.

Mientras, la familia y amigos de Pochi
no tienen consuelo por la pérdida de ese chico, que siempre tenía para su hermanos golosinas en el bolsillo.
fiorito3.jpg

Justicia para Pochi

Pibes jugando a la pelota en la calle, chapas y cartones apilados, a la espera de ser vendidos, caballos flacos pastando a la vera del Riachuelo. Lanús se separa de Lomas de Zamora por una calle divisoria, pero nadie lo nota, para todos sigue siendo el mismo barrio. Acompañados de una amiga de la familia caminamos por las calles de Villa Fiorito, en busca de la casa de Pochi.

Pronto encontramos el lugar. Desde el portón, Alejandra Ávalos nos hace señas de pasar. Mujer joven, golpeada por la pérdida de su hijo mayor, se destaca en su vientre el futuro, muy pronto a venir. “Tengo fecha para el 21 de marzo”.

Carlos Ezequiel Ávalos, más conocido como Pochi, tenía 16 años y fue víctima del accionar impune del policía Jorge Horacio Gómez, quien lo asesinó a sangre fría en la madrugada del 24 de enero de este año.

“Ya pasó más de un mes”. Con lágrimas en los ojos y los labios temblorosos, Alejandra evoca a su hijo, el mayor de siete hermanos y se referirá a él a lo largo de la entrevista como mi nene. “En la casa falta todo porque él era el mayor y para sus hermanitos era todo. Trabajaba, se iba a cartonear, lo que traía era para sus hermanos. Iba a la escuela 79, no había podido terminar la primaria, estudiaba de noche. Mi marido es cartonero y Pochi salía con él. Por eso nos da más bronca, que digan que él quería robar, si él a las dos o tres de la mañana bajaba con su carro.”

 ANRed: ¿nos podés contar lo que sucedió ese día?

 Alejandra: mi nene y otros chicos del barrio habían ido a acompañar a unas chicas de Budge a la parada del 32. Esperaban el colectivo en la ribera, ellos estaban sentados en el cordón de la vereda, y él estaba del otro lado de la calle, con una chica. Estaban como jugando, se corrían de un cordón al otro. En eso el policía, que estaba de civil, venia tirando como desde 100 metros más o menos, venia tirando tiros hacia ellos en un auto, sacó la pistola y desde la ventanilla disparó.
El nene mío, como había tenido un accidente tiempo atrás, tenia clavos en las piernas y no podía correr y cuando él intentó cruzar la calle el coche ya avanzó y le tiró en la espalda. Le dio en los pulmones y lo reventó adentro, porque le disparó de muy cerquita, no tuvo tiempo de nada, murió en el instante, dio dos o tres pasos, según lo que salió en la pericia y quedó ahí. Quedó ahí, casi llegando al callejón,
fiorito4.jpg

Plantar evidencias, marca registrada policial

 Alejandra: El asesino se llama Jorge Horacio Gómez y es jefe de calle de la comisaría 5º de Villa Diamante. Iba solo en el coche y todos se preguntan que hace un policía de Diamante acá y tirando tiros al aire, a lo loco. No había ningún asalto, ni nada, y los chicos no estaban armados. A mi hijo le pusieron un arma. La misma policía cuando todavía él estaba tirado ahí, como para decir o que venían robando, o que le quisieron robar, algo de eso.

Los chicos que estaban ahí y le gente vieron cuando le puso el arma. ¡Levante esa arma!, le decían, ¡ustedes la pusieron, levanten esa arma!. La puso como a 200 metros el arma, porque bajó del patrullero y tiró el arma ahí. El arma fue a pericia y el fiscal dijo que nos quedemos tranquilos, que el arma no tenía huellas de mi nene, ni huellas de los chicos que estaban con él, de los testigos, tenía huellas del policía. Con esa misma arma que le pusieron al nene, él había disparado al propio parabrisas, decía que ellos lo querían robar. Por eso el fiscal no le creía al policía.

 ANRed: ¿sabés la situación procesal de Gómez?

 Alejandra: no está detenido, a nosotros nos dijeron que estaba detenido. Pero no, está procesado, pero en la casa. ¿Cómo es esto?, entonces va a pasar un tiempo y él va a ir de custodio a un supermercado y de ahí a una comisaría lejana, Quilmes por ejemplo, y va a seguir matando. Ya lo hizo una vez y a sangre fría. No tenia motivos, por eso nuestro abogado pide el cambio de carátula, tiene que ir preso.

¿Por qué la policía siempre se sale con la suya?, entran por una puerta y salen por la otra, se cubren entre ellos. Nos dijeron que estaba preso, pero no. Cuando el nene todavía estaba tirado, el policía que lo mató estaba de civil hablando con mi marido. Después a mi marido lo llevaron al juzgado y allí había fotos del tipo, y mi marido les dice este tipo estaba hablando conmigo de civil. Después aparece con un chaleco y se presenta como jefe de calle, es una burla, se presentó como jefe de calle. ¿Cómo va a hacer eso?

El fiscal tiene 17 testigos, aparte de los chicos que estaban con mi hijo. Gente que escuchó cinco tiros -el sexto le dio a mi hijo- todos del mismo calibre. Por eso, todos dijeron que escucharon el balazo del policía, era el arma reglamentaria, la 9 mm y la otra era una pistola de calibre mas chico. Escucharon los tiros que venían del policía, no el tiro hacia el policía. Y las huellas encontradas en el arma “plantada” a mi hijo tienen las huellas del policía. Hasta al fiscal mismo le daba vergüenza.

Marcha del 30 de enero

Pato, la amiga de Alejandra, contiene las lágrimas mientras escucha atentamente. E interviene. “Te matan a tu hijo y te cagan la vida, te arruinan la familia. A mí me pasó, por eso estoy al lado de ella, para apoyarla. Hace dos años y nueve mese que mataron a mi hijo mayor, Ernesto Martín. Y yo no me puedo levantar, para mí fue ayer.”
Martín, asesinado el 3 de junio de 2006

Ella nos cuenta cómo fue la primera marcha por Pochi. Fueron a escrachar la comisaría de Villa Diamante.

“Había como 300 policías, como si fuésemos delincuentes. Éramos como 30 vecinos, fuimos caminando, volvimos caminando y los policías burlándose nos querían dar un colectivo para que volvamos a los cinco minutos de haber llegado. En la comisaría de Diamante decían que el policía no era de ahí, que era de Fiorito, que ahí no teníamos nada que hacer. Nos quedamos como dos o tres horas, vallaron la comisaría como cinco cuadras y no nos dejaron llegar. Como nosotros queríamos saber el nombre y no decían nada, le echaban la culpa a otra comisaría.”

“A los pibes del barrio los está matando la droga y quién maneja todo eso: la policía, los jueces, toda esa mierda. Si nunca hubo y de golpe aparece como caramelo. Acá esta lleno, los pibes todo el tiempo fuman. Como ellos arruinan a los pibes con la droga, te dicen estaba drogado, me quiso robar y a la una de la madrugada qué sabe uno si es verdad o no.”
Paredón pintado para recordar a Martín



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba