04/03/2009

“No más mujeres desaparecidas, basta de esclavizarlas”

1-136.jpg
El 3 de marzo, bajo la consigna “Ellas no pueden esperar más” se realizó una radio abierta frente al Congreso de la Nación, en Buenos Aires, por las mujeres y niñas desaparecidas y secuestradas en Democracia por las redes de trata para la prostitución. En esta oportunidad integrantes de la Junta Interna ATE en el Hospital Garrahan participaron para denunciar lo ocurrido a Giselle Yazmín Pinto, de 13 años, hija de una ayudante de servicio de ese hospital, quien apareció el último fin de semana, tras haber estado
desaparecida desde el 16 de enero de este año.


Ayer por la tarde, a pesar de la lluvia que amenazaba caer sobre Buenos Aires, varias organizaciones se reunieron frente al Congreso de la Nación para reclamar por la aparición con vida de todas las mujeres y niñas desaparecidas y secuestradas por las redes de trata para la prostitución.
19-11.jpg
Las mujeres de La Casa del Encuentro convocaron a la actividad de los dias 3 de cada mes, la cual en abril próximo cumplirá ya dos años, para “visibilizar la lucha de tantas familias que buscan a sus hijas, hermanas, sobrinas, nietas, secuestradas por las redes de trata y prostitución, todas ellas no pueden esperar.” En esta oportunidad la acción consistió en la instalación en Callao y Rivadavia de una radio abierta, en la cual su Coordinadora, Fabiana Tuñez denunciaba “las complicidades del poder político, judicial y policial en los secuestros y desapariciones de mujeres en plena Democracia”.
3-122.jpg

A su turno, los y las militantes de cada espacio pusieron sus voces en la radio abierta, para denunciar o dar a conocer algún nuevo caso de trata, o cualquier otra forma de violencia hacia las mujeres.
9-65.jpg
Tal el caso de las chicas de Convergencia de Izquierda, quienes denunciaron el maltrato recibido por Romina Tejerina en la cárcel de Jujuy, donde además de negarle continuar con sus estudios fue agredida y otra compañera por defenderla, también resultó herida.
8-81.jpg

O como las mujeres del Plenario de Trabajadoras, que para explicar lo sucedido recientemente con Giselle Yazmín Pinto, relataron también lo hecho por “los compañeros de AMSafe (gremio docente de la provincia de Santa Fe) que tomaron en sus manos la búsqueda de la hija de una maestra el año pasado, comprometiéndose con las problemáticas cotidianas de las familias trabajadoras que son las víctimas principales de este flagelo de la desaparición de mujeres y niños.”

4-111.jpg

El caso de Giselle Yazmín Pinto, una chica de 13 años de Moreno, provincia de Buenos Aires, comenzó el 16 de enero de este año, cuando la chica desapareció y su madre, auxiliar del Hospital Garrahan, pese a radicar la denuncia en la comisaría 4ta de esa localidad, no tuvo el menor dato de su hija, ni la certeza de que efectivamente la estuvieran buscando.

Gustavo Lerer, de la Junta Interna ATE en el Hospital Garrahan, relató cómo fue la experiencia de la búsqueda y aparición de Giselle:

“Hace más de un mes que estaba desaparecida, la madre había recorrido juzgados, comisarías, defensorías del menor, y entonces resolvimos tomar en nuestras manos la búsqueda de Giselle, por lo que convocamos a una Asamblea y convocamos a los medios. En la Asamblea de Trabajadores del Hospital Garrahan habíamos pensado hacer una movilización enfrente del hospital. Habíamos discutido de que si era necesario íbamos a utilizar todos los métodos de la clase trabajadora para encontrar a Giselle: movilizaciones, a través de piquetes, de huelgas, de corte de calle. Entonces dijimos la hija de una trabajadora es hija de la clase trabajadora y es hija de todos nosotros y nosotros la vamos a buscar y la vamos a defender. Tuvimos la suerte de que Giselle apareció. Igual las amenazas siguen, siguen amenazando a la familia, el caso no está esclarecido totalmente.
6-95.jpg
Apareció Giselle, pero también queremos que aparezcan estas chicas y que no desaparezca ninguna más. Creemos que si hace falta hacer una huelga general, hay que hacerla, para que los tipos vean que es menos negocio, pudrirles el negocio. Porque para ellos la explotación es un negocio, la desaparición, la esclavización de las pibas es un negocio, entonces la clase trabajadora tiene que actuar en ese sentido. Los jueces, la policía, están todos prendidos en esto, porque a la madre de la compañera nuestra le fueron a decir que levante la denuncia. ¿Cómo se enteraron que había una denuncia?, ¿Quién les dijo? En ese sentido creemos que el único camino es la movilización del conjunto de mujeres y del conjunto de la clase trabajadora, solamente de esa manera vamos a poder dar un paso adelante y tratar de encontrar a las chicas desaparecidas y sin confiar en ninguna institución de este Estado patronal que defiende a los que llevan adelante este negocio. Estos gobiernos patronales se enriquecen no solamente despidiendo, echando y explotando trabajadores, sino también por esta lacra que es la trata, la esclavización de las personas, con eso también lucran.”
28-3.jpg

10-50.jpg


Participaron:

  La Casa del Encuentro

  Plenario de Trabajadoras

 Partido Obrero

  Convergencia de Izquierda

  Socialismo Libertario

  Junta Interna ATE en el Hospital Garrahan


Contacto:

Asociación Civil La Casa del Encuentro

Espacio feminista, social y cultural Resol IGJ Nº 679

Av. Rivadavia 3917

Buenos Aires- Argentina

TEL. (005411)4982-2550 / 15-59384357

www.lacasadelencuentro.org

www.lacasadelencuentro.com.ar


Fotos: La Casa del Encuentro y ANRed



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba