26/11/2018

“Sino apoyamos a nuestras fuerzas de seguridad cuando actúan, después no nos quejemos”

Así lo afirmó el presidente Mauricio Macri en una obligada conferencia de prensa junto a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, tras el escandaloso fracaso del operativo conjunto de la Policía de la Ciudad de Horacio Rodríguez Larreta, la Prefectura y Gendarmería Nacional, por el que se suspendió la promocionada “Superfinal Libertadores” entre River y Boca. Corrió el eje de las responsabilidades políticas y culpó a “las barras bravas”, “las mafias”, “la violencia”, la falta de “educación” de la gente y la falta de endurecimiento de las leyes. “No puede ser que en horas esas personas estén libres. En nombre de todos los argentinos: ¡No entiendo!”, gritó en un sobreactuado enojo. Bullrich aprovechó para anunciar una “Ley antibarras”. Tras la conferencia renunció el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo. En cuatro días será el G20 en Argentina. Por ANRed.


En una imprevista, obligada y escueta conferencia de prensa de apenas 23 minutos, donde no permitió preguntas de la prensa, Mauricio Macri aseguró que “lo que pasó este fin de semana no contribuyó en nada a todo este esfuerzo que estamos haciendo”, en referencia al proyecto macrista de poner a la Argentina en relación con el mundo, y a cuatro días de que comience el G20 en Argentina.

Agregó que “una vez más la violencia ha ganado un espacio“, y remarcó: “frente a esto no queda otra cosa más que persistir, rechazar a los violentos y las mafias que están detrás de esta violencia”. Y dedicó un espacio paran señalar a “una parte de la dirigencia que apaña estas conductas“.

Dejando rápidamente de las responsabilidad políticas de su gobierno y el de Horacio Rodríguez Larreta sobre esos operativos, Macri quiso mostrarse fuerte y contundente: “la única sociedad posible es en la que rige la ley y donde todos somos iguales”, y sobreactuó a los gritos un mensaje hacia la justicia y en reclamo de leyes más duras: “¿Cómo puede ser que a la crítica de que la polícia detuvo sólo a 23 personas después de los desmanes del sábado, en horas esas personas estén libres? ¡No lo entiendo! En nombre de todos los argentinos, no lo entiendo. Lo mismo pasó con lo del Congreso”, dijo, en referencia a la numerosa cantidad de detenciones arbitrarias “al voleo” que las fuerzas represivas realizaron durante la protesta contra el tratamiento del Presupuesto 2018.

Tratando de compartir las culpas con los todos los ciudadanos y ciudadanas, remarcó: “No son sólo las piedras. No entiendo cómo alguien puede entender que está bien escupir. Hay algo que realmente tenemos que plantearnos. El camino de la educación es un camino largo. Lo hemos comenzado. Lo vamos a seguir. Pero es algo que debe interpelarnos a todos los argentinos. Porque el fútbol es algo maravilloso, pero que no habilita que tengamos comportamientos salvajes”. En este sentido, extrañamente, remarcó que “sino apoyamos a nuestras fuerzas de seguridad cuando actúan, después no nos quejemos cuando pasan estas cosas“, considerando que el fracaso de los operativos de seguridad tuvo que ver con que aún son blandos y no se ajustan a la llamada “doctrina Chocobar“.

Por su parte, Patricia Bullrich explicó el proyecto de “ley antibarras”, que endurece las penas, “tipifica como delitos penales y no como contravenciones todas las conductas violentas que se realizan durante un evento deportivo”. También dedicó un espacio a desmentir las supuestas internas dentro de Cambiemos: “No tenemos diferencias, trabajamos en equipo. Puede haber alguna discusión de carácter operativo, siempre las hay, pero son menores”.

En lo que se leyó en todos los medios como tradicional “salto de un fusible”, tras la conferencia renunció el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo (a cargo del operativo de la Policía de la Ciudad), en las vísperas – apenas cuatro días – de la realización del megaoperativo que bloqueará media ciudad de Buenos Aires por la realización del G20.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba