26/11/2018

La mala madre

El domingo por la noche, y tras una orden del Ministerio Público de la Ciudad, fue detenida la mujer que ocultó bengalas bajo la ropa de su hijo de 9 años para ingresar al estadio Monumental, donde se disputaría el partido de River y Boca por la final de la Copa Libertadores. La mujer inmediatamente fue identificada y será procesada por el delito de poner en riesgo la vida del menor. El hecho causó mas indignación que las acciones violentas de la barrabrava, porque el rol social de la mujer es el cuidado, el amor y la protección, porque el ejercicio de la violencia es territorio masculino, por lo tanto inadmisible en una mujer. Por el momento es la única detenida tras los incidentes del fin de semana.  Por ANRed


En sociedades patriarcales, donde las jerarquías de género determinan los roles sociales, el ejercicio de la violencia es instrumento masculino, por lo tanto el uso de la fuerza y la agresión, corresponden a los varones.

Nuestro ojo esta acostumbrado a ver barrabravas golpearse en las canchas, revolearse objetos, incluso arrojar a una persona desde las tribunas ocasionándole la muerte. La violencia es familiar a los varones, ya que aprenden desde muy chicos a ejercerla, y es parte constitutiva del ser masculino.

Pero cuando en esa escena violenta aparece una mujer, el castigo sobre ella es severo, puesto que rompe con el rol social de buena madre, protectora amora y cuidadosa. Una buena madre no expone a su hijo sufrir un accidente con bengalas, pero nadie piensa en el padre de la criatura, porque el ojo punitivo social no se posa sobre él, señalándole las responsabilidades.

Lo cierto es, mas alla de la imprundencia cometida por la mujer, resultó la única detenida en una jornada cargada de violencia. Paradojas futboleras, donde en cada encuentro ocurren hechos aún mas graves, sin embargo la justicia no actúa con celeridad para castigar a los responsables.

Las críticas sobre la mujer recaen en su falta de responsabilidad en el ejercicio de maternar, actitud despreciable y penada por su gravedad, la cual habilita cualquier tipo de descalificaciones sobre su persona. Pero a un barrabrava, aún siendo un potencial asesino, se le permite ejercer la violencia, porque simplemente es un inadaptado.

El cuidado de niños y niñas responde al afecto  y amor de toda la sociedad, no es competencia de las mujeres. Las infancias deben ser protegidas de la violencia.

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba