23/11/2018

Polémica en el Bar: una trayectoria violentando mujeres

Polémica en el Bar, el programa televisivo creado por Gerardo Sofovich recibirá el próximo lunes, un galardón especial por parte de la Legislatura porteña, debido a sus 55 años de trayectoria. Decisión polémica por parte del gobierno de la Ciudad premiar un programa que hace gala del machismo mas básico, en un país donde el movimiento feminista avanza en la lucha por sus derechos. Paradójicamente el día que el programa reciba el premio, en las calles se realizará la marcha por el Día internacional de Lucha contra las Violencias hacia las Mujeres y Disidencias. Por ANRed


“De chiquilín te miraba de afuera ….” sonaba el tango de Enrique Santos Discépolo en la TV e inmediatamente se te viene a la cabeza la imágen de la mesa redonda, varones sentados alrededor, un bodegón de fondo y una mujer voluptuosa detrás acompañando el decorado. Primero en blanco y negro, despues en color, lo cierto es que han pasado 55 años después desde primer programa del ciclo ideado por Gerardo Sofovich en la televisión argentina.

Por tal motivo, la Legislatura porteña premiará al programa por su trayectoria el próximo lunes a las 16hs en la Palacio legislativo.

Polémica decisión destacar la trayectoria de un programa que desde sus comienzo insiste en reafirmar el estereotipo machista, del varón argentino, que con el correr de los años ha subido el tono a la hora de violentar mujeres.

Un bar, solo para varones que hablan de política, donde cada uno cumple su rol en la cofradía masculina. El intelectual que sabe de todo, el bruto, el ordinario, todos conforman un grupo de amigos que disfrutan de un momento de café sin mujeres cerca que interrumpan. Ese espacio público no esta permitido a las mujeres y disidencias, excepto cuando sean el objeto de las burlas y cosificaciones.

Polémica en el Bar, ha hecho uso y abuso de la “mujer decorado”, un cliché en los programas de Sofovich donde unas buenas curvas son suficientes para formar parte de la escenografía, ¡eso si! sin abrir la boca para pronunciar una sola palabra.

55 años sosteniendo un modelo de masculinidad tan frágil que necesita redoblar su apuesta violenta, año tras año porque sus “chistes” ya no causan gracia. Su estructura vetusta, sus diálogos y sus actores son ahistóricos, a contrapelo con la época, revolucionada por una juventud de pibas y pibes que llegaron a la escena política con intenciones de cambiarlo todo.

 

Parece que la Legislatura porteña no se enteró del Encuentro Plurinacional de Mujeres lesbianas trans y travestis celebrado en Trelew, donde una multitud desbordamos las calles de la ciudad austral para darle pelea al patriarcado. Tampoco recuerda las multitudinarias marchas NiUnaMenos, para exigir ¡basta de femicidios!. Tambien olvidó el millón de personas que conformamos la marea verde el 8A para exigir Aborto Legal YA.

Premiar un programa que históricamente hizo alarde del machismo patriarcal como mensaje, que refuerza los mandatos masculinos violentos, es amparar la violencia hacias las mujeres y disidencias.

Sin embargo el próximo lunes mientras en la Legislatura que ayer fue escenario del ataque a la educación pública aprobando el proyecto UniCaba, premien al programa de Sofovich, en las calles otra vez marcharemos para exigir “No mas violencia hacias las mujeres y disidencias”.

 

 

 

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba