14/11/2018

Empresarios de la dictadura: juicios a Ford, Fabi, Mercedes Benz y La Veloz del Norte

La Sala II de la Cámara Federal de Casación, presidida por Alejandro Slokar, reclamó sobre la conformación del tribunal para iniciar el juicio que investiga la complicidad empresarial en la causa Mercedes Benz. Durante el Juicio a la Verdad en La Plata en abril del 2002, sus directivos confesaron la donación de un equipamiento neonatológico a la maternidad clandestina del Hospital de Campo de Mayo. Por Lucho Soria para ANRed.

Hay expectativas sobre el veredicto en diciembre a dos directivos de la Ford y de la Fábrica Argentina de Bolsas Industriales de Hinojo (FABI) en Olavarría, en el juicio Monte Pelloni II que se desarrolla en Mar del Plata. Entre tanto, los cursos de acción de otros juicios, entre ellos el de Mercedez Benz sigue en la lista de espera. En dos oportunidades la Sala II de la Cámara de Casación Penal exhortó al Tribunal Oral en lo Criminal de San Martín que fije de “forma inmediata” fecha para la realización del juicio por los crímenes de lesa humanidad que se cometieron en las instalaciones de la empresa automotriz durante la última dictadura militar. Un reclamo extensivo al Consejo de la Magistratura para la conformación del tribunal que debe llevar el juicio oral y público.

En rigor, esta causa elevada tiene un solo imputado: el ex coronel Benito Angel Ruben Omaecheverria, ex jefe del Departamento del Departamento Personal del Comando de Instituto Militares. Actualmente goza de arresto domiciliario, renovado permanentemente hasta que se siente en el banquillo de los acusados, lo que es cuestionado por los ex trabajadores de la empresa, Julio Dalessandro (paritario) y Hugo Crosatto (Comision Interna), ambos militantes del Movimiento Sindical de Base (MSB). Reclaman que se investigue la responsabilidad de ex autoridades de la empresa, entre ellos, a Juan Tasselkraut, ex gerente cuya imputación está en el cajón de la impunidad desde 2014.  Tasselkraut es defendido por el mismo estudio jurídico del empresario Pedro Blaquier, el ex integrante del tribunal que juzgó a la Junta Militar Jorge Valerga Araoz, es decir la misma acción que cumplió el radical Ricardo Gil Lavedra en la defensa del ex juez federal salteño Ricardo Lona, como se informó por esta agencia. Si olvidar que el fiscal de ese juicio, Julio Strassera defendió el honor del ex juez Pedro Hooft, acusado por su actuación en La Noche de las Corbatas.

Juicio por la Verdad

En las audiencias realizadas en abril del 2002 en La Plata en el Juicio por la Verdad, por ejemplo, cuando le tocó el turno al  ex gerente de Asuntos Jurídicos, Rubén Pablo Cueva, dijo que la empresa donó equipamiento neonatológico al Hospital Militar de Campo de Mayo, donde funcionó una maternidad clandestina.

Cueva aseguró que durante el mundial ’78 la firma cedió al Comité Organizador 25 ómnibus y 55 autos para traslado de las delegaciones, y que los directivos de la planta de González Catán repartía regalos a las comisarías de la zona. Negó obviamente la acusación de haber entregado a la Policía Federal nombres y direcciones de obreros de la comisión interna, relacionándolos con el secuestro del gerente Heinrich Metz, por Montoneros.

“Yo no brindé nada a la Policía. Hice una denuncia, con las circunstancias del hecho”, dijo. Cuando el fiscal Félix Crous le preguntó “que tenía que ver” la comisión interna con el secuestro del gerente contestó: “No es que tuviera que ver. Da la casualidad que el secuestro se da en el marco de movimientos huelguísticos. Yo no acusé”. Varios de ellos están desaparecidos.

El secuestro de Metz se produjo el 24 de octubre de 1975 y en la denuncia presentada el mismo día por Cueva ante la División Delitos Políticos de la Policía Federal, se nombra primero a los obreros, acusando a algunos de “comunistas” y aportando su cédula de identidad. “De esta forma quiere (Cueva) explicar la situación gremial de la empresa con sus obreros y empleados”,  se consigna en el acta. Recién después, se hace el relato del secuestro.

En las crónicas del Juicio por la Verdad por Francisco Martínez y Lucas Miguel, de la secretaría de prensa de la APDH, querellante, surgen más de un testimonio sobre cómo la empresa apeló a la represión por las demandas obreras y políticas. “Acá había dos bandos que habían decidido conquistar el país. Uno que se llamaba Ejército Argentino y otro Ejército de Liberación”, dijo Cueva.

En ese contexto, además de los testimonios del rol de Smata en la complicidad, como lo señaló el ex obrero Ricardo Hoffmann, activista del MSB, a la presencia del Ejercito en las plantas de la empresa. Dijo por ejemplo, que en más de una oportunidad él presenció que los ex gerentes “Arnaldo Ceriani y Tasselkraut hablaban con el oficial responsable de los operativos en la fábrica” en la planta de Cañuelas. Y recordó que cuando comenzaron los secuestros, los obreros tomaron recaudos: “Vivíamos en casas de amigos o conocidos, o nos quedábamos en la misma fábrica. También ideamos mecanismos para que no se pudiera identificar cabecillas, los delegados cambiaban cada quince días para evitar identificar blancos individuales” durante las negociaciones con la empresa.

En cuanto al CCD del Hospital en Campo de Mayo, Rubén Lavallen, subcomisario de la bonaerense, ex  jefe de Vigilancia de la fábrica en González Catán, fue apropiador de la primera nieta recuperada Paula Logares, que nació en esa maternidad.

Cabe acotar que en este Juicio por La Verdad en La Plata, también brindaron testimonios trabajadores de Propulsora, Astilleros, Swift, entre otros, bases de los juicios que se sucedieron años después.

En relación a los juicios de la represión a los trabajadores, con o sin pertenencia orgánica a la insurgencia armada, el libro “La Guerrilla Fabril”, de Héctor Lobbe, contiene documentación y entrevistas sobre la Coordinadora de Zona Norte del Gran Buenos Aires. El libro nos recuerda que la memoria es un deber histórico.

Con relación al primer juicio que se realizó en Salta con la lectura del veredicto el 28 de marzo del 2016 contra el empresario Marcos Levin, entonces propietario de La Veloz del Norte se reactivó a partir de una decisión de la Corte Suprema como se dejó constancia por esta agencia en la nota http://www.anred.org/?p=104010 que revierte la impunidad que tenía. Una impunidad, gracias a la pereza juridicial, que más temprano dejará de serlo en los juicios por ejemplo Acindar (Rosario), Molinos (Avellaneda), Adolfo Navajas Artaza (Las Marias, Corrientes), entre otros.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba