29/10/2018

Crónicas de una tragedia anunciada: el ítem aula castiga el trabajo docente

Miriam Azzolina tenía 55 años. Era docente en nivel primario en la Escuela de Lavalle 1-746 Nélida Sara Basilotta y en el jardín maternal del CAE (Centro de Actividades Educativas) “Sol y Luna”, en la ciudad de Lavalle, Mendoza. Estaba enferma pero asistió a su trabajo para evitar los descuentos del ítem aula. Falleció el miércoles pasado y el viernes hubo una concentración repudiando su muerte. Por ANRed


El lunes 22 Miriam asistió a la escuela y según el relato de sus compañeras, se la observó muy descompuesta y con dificultades en el habla. Ante esta situación, Miriam asistió a un centro de salud con cobertura de OSEP (Obra Social de los Empleados Públicos). Ahí, un médico de salud laboral constató su presión arterial elevada, le recomendó fisioterapia, le dio analgésicos y una licencia por el día para justificar su retiro de la escuela. Al día siguiente, Miriam volvió a trabajar, para no sufrir descuentos. A la salida de la escuela, se descompensó en su auto. Fueron sus compañeras y compañeros de trabajo quienes tuvieron que asistirla y trasladarla al hospital Sícoli de Lavalle porque no había ambulancia.

En el hospital, le realizaron los primeros auxilios y se confirmó que Miriam sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) y, por la gravedad del caso, se la derivó al Hospital El Carmen ubicado en el departamento de Godoy Cruz. La ambulancia que llegó al hospital demoró más de dos horas, pertenece a la empresa Serprisa y presta servicios para OSEP.

El daño fue irreversible. Miriam falleció el miércoles 24 por la mañana en el Hospital El Carmen.

Protestas y un ítem que mata

El mismo miércoles vecinos y vecinas de Lavalle se reunieron frente al Hospital Sícoli para repudiar la muerte de Miriam Azzolina, denunciar la negligencia del hospital público, la falta de ambulancias y el abandono de la salud pública.

Del mismo modo, el Sindicato Unido de las y los Trabajadores de la Educación (SUTE), convocó a una concentración el viernes 26 en peatonal y San Martín. En esa oportunidad, el pro secretario gremial de educación media y superior del SUTE, Roberto Garcés, explicó “esto es responsabilidad del gobierno que viene vaciando la educación pública, ajustando y maltratando a los trabajadores de la educación, obligándonos a trabajar enfermos para no perder el 10% del salario. Además, viene vaciando la salud pública porque la falta de recursos en los hospitales públicos es terrible”.

Respecto del Ítem Aula, impuesto por decreto del gobernador Alfredo Cornejo en 2016, Garcés afirmó que la muerte de Miriam Azzolina “demuestra que el ítem no vino a mejorar la educación, sino que vino a castigar a los docentes”. Y recordó el fallo de este año de la corte suprema de justicia de Mendoza que lo declaró constitucional. También, denunció que el mismo “vulnera todos los derechos consagrados, no sólo de la ley 5811 que rige las licencias a las que tenemos derecho las y los trabajadores de la educación sino también derechos constitucionales como el derecho a huelga”.

Sebastían Henriquez, secretario general del SUTE, explicó que la convocatoria era necesaria “por la crisis del sistema de salud pública, por la cobertura de OSEP, por el ítem aula, porque dudamos de ir al médico por miedo a los descuentos. Esto desnuda todo el entramado de maltrato que sufrimos.”

A la muerte de Miriam Azzolina se suma un contexto muy difícil. Esta semana recibió la baja un supervisor suplente de San Rafael por publicaciones sobre el gobernador Cornejo en su faceboock personal. Sin olvidar las tres imputaciones de docentes del IES Tomás Godoy Cruz y la baja de la docente Paola Vignoni en el 2016 por oponerse al operativo aprender.

Como titular del sindicato, Henríquez, manifestó que “hay que convertir el miedo y el dolor en organización y coraje. Primero vinieron por nuestros derechos y después por la libertad para pelear por esos derechos. Tenemos que empezar a responder a los llamados de organización y a participar colectivamente”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba