11/10/2018

Roger Waters llegó a Sudamérica y se pronunció en contra de Bolsonaro

El reconocido artista, fundador de la legendaria banda Pink Floyd, llegó a Brasil en el inicio de su gira sudamericana que también incluye conciertos en Argentina para noviembre. Como era de esperarse, tanto por su obra y compromiso militante, como por el contenido antifascista del show que viene presentando en el “US + Them Tour”, el músico se pronunció en contra de Bolsonaro llamando a resistir contra el neofascismo en su primer concierto. Al día siguiente redobló la apuesta acusando censura. Por ANRed


Las luces se apagan y en una pantalla gigante detrás del escenario se ve la imagen de una mujer de espaldas mirando al mar. La imagen es parte del video “The last refugee” (La ultima refugiada), canción que forma parte del último álbum de Roger Waters,”Is this the life we really want?” publicado el año pasado. Tras una introducción, con sonidos característicos, Waters está en el escenario junto a su banda interpretando “Breathe”, canción que abrió numerosos conciertos de Pink Floyd (incluido el útimo que dio la banda en Londres en el año 2005 en el recordado Live 8) y que suena al inicio del clasico álbum “The Dark side of the Moon” (El Lado Oscuro de la Luna).

El recorrido del repertorio de los conciertos de su actual gira titulada “US + Them” no varía mucho, salvo en los “bises”, ya que está pensado con el concepto de “obra conceptual”. Además de canciones de su último albúm y del clásico “Dark side…” el repertorio incluye material de los discos “Animals”, y “The Wall” con el fuerte contenido politico y contestario que dichas obras expresan. Conocida es también su militancia junto al movimiento BDS, que defiende los derechos humanos del pueblo palestino y critica la opresión ejercida por el Estado de Israel.

Promediando el espectáculo, en el cierre de la primera mitad, Roger Waters lanza su primer pronunciamiento fuerte al interpretar “Another Brick in the Wall” (otro ladrillo en la pared) incorporando la consigna “Resist”. En ese momento el artista llama a resistir contra lo que considera el “neofascismo” apuntando contra Donald Trump, entre otros. Así lo vino haciendo desde el inicio de la gira y en los conciertos previos que había dado en Coachella en el año 2016, cuando ya se vislumbraba la amenaza.

Durante la gira europea a mediados de este año, previa a su visita a sudamérica, la primer mitad culminaba mostrando una lista de politicos “neofascistas” y llamando a resistir contra ellos: Trump en Estados Unidos, Le Pen en Francia, Orban en Hungría, Putin en Rusia, entre otros. Conociendo a Roger Waters, y mas aún conociendo lo que viene presentando en su gira, una pregunta resultaba excesivamente pertinente: ¿que hará en Brasil considerando lo que está pasando con Bolsonaro?

La respuesta obvia llegó con su primer presentación el pasado martes 9 de octubre en San Pablo. Además de incluír a Jair Bolsonaro en esa lista de neofascistas, Waters difundió la consigna “Ele nao” (él no) masificada por las movilizaciones de mujeres días antes de las elecciones. Luego, también se expresó al público explicando que él está encontra del fascismo en todo el mundo y que prefiere no vivir en un lugar gobernado por alguién que cree que una dictadura militar es algo bueno. Sus declaraciones fueron ovacionadas, pero también abucheadas por parte del público que abandonó el concierto y desde redes sociales se dedicó a atacar al artista incluso llamando a exigir que se devuelva la plata de la entrada.

Tras las polémicas generadas, Waters dió un paso más en su segunda función al día siguiente. Manteniendo el repertorio y las consignas antifascistas, al momento de enumerar la lista de políticos neofascitas tachó el ultimo nombre (donde estaba Bolsanaro) y adjuntó la consigna “Punto de vista político censurado”. Al mostrar la cosigna una nueva división del publico con intercambio de consignas “ele nao” y “ele sim”.

En su visita anterior a Sudamérica, donde había llenado 9 veces la cancha de River, otras dos veces el Estadio Nacional de Santiago de Chile, y lo propio en Brasil, Roger Waters había tenido importantes declaraciones, desde su pronunciamiento antinacionalista en relación a las Islas Malvinas (primero diciendo que Inglaterra debería devolverlas, después aclarando que estaba en contra de todo nacionalismo e imperialismo recordando que la disputa por las islas se originó por un conflicto entre monarquias). Tanto en Chile como en Argentina se pronunció contra las dictaduras y a favor de los derechos humanos, dedicando los conciertos en Chile a la memoria de Victor Jara y los de Argentina a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Waters también se había pronunciado a favor de los reclamos de las y los estudiantes de Chile por el derecho a a la universidad pública, en relación a las masivas movilizaciónes que se habían realizado en el país trasandino previo a su visita. Parte de aquel show, dedicado totalmente a “The Wall” pero adaptado a la coyuntura actual, había sido dedicada a Jean Charles de Menezes, el joven braileño asesinado por fuerzas de seguridad británicas luego de que lo confundieran con un terrorista, en el metro londinense.

¿Recordarán eso los brasileños “nacionalistas” ofendidos por el ejercicio del derecho a la libre expresión por parte del artista aquel gesto homenajeando a un joven brasileño en todo el mundo mientras cuestionaba a las fuerzas de seguridad de su propio país por matar “en nombre de la seguridad”?

La visita de Roger Waters por Brasil recien comienza. Además de San Pablo, el artista tiene programados conciertos en Brasilia, Salvador, Belo Horizonte, Río de Janeiro, Curitiba y Porto Alegre. La coyuntura con la que se encontraría era impensada hace un año cuando se programó la gira y se lanzaron a la venta las entradas. El destino llevó a uno de los artistas comprometidos políticamente mas trascendentes de estos años al epicentro de una disputa que alerta a todo el mundo: por el peso que tiene Brasil, y por la gravedad de las expresiones abiertamente fascistas del principal candidato a ganar las elecciones.

Un nuevo muro se antepuso en la gira de Roger Waters, que luego dará un concierto en Montevideo, Uruguay, para desembarcar nuevamente en Argentina después de haber batido el record histórico de venta de entradas en marzo de 2012 en su recordada última visita.

 

Leer también: El muro no cayó 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba