09/10/2018

Lo que se ve, se escucha, y no se dice: lo que no se toca

Un hombre visita a una mujer que conoce, de la que está fatalmente enamorado, para reencontrarse. No sabe cuánto ella ha cambiado en esos años, ni cómo ha estado. Él imagina un posible futuro, pacífico, ideal. Pero el peso del pasado, y sus propios encierros los arrastran cada vez más a un pozo ciego, a una conversación infinita de la cual, sencillamente, no pueden avanzar juntos. “Las cosas que no se tocan”, de Nicolás Cremonese, se presenta los viernes a las 21 en el Teatro Brío (Alvarez Thomas 1582), una sala cálida por el barrio porteño de Almagro. Por Milagros Corcuera para ANRed.


Impacta cómo Las cosas que no se tocan alimenta todos los sentidos: a la par que Julieta Teruel y Nicolás Cremonese, sufren, se quieren, y discuten en escena, una guitarra en vivo marca el tono. A veces blusero, a veces triste, a veces repentinos silencios. El músico se recuesta sobre la pared y se camufla en la esquina de la escena mientras hace vibrar al público con fragmentos del tema de Intoxicados. Sus notas tiñen el espacio, anticipan, sugieren estados de ánimo.

La sala se ilumina con proyecciones: rayas, campos, ciudades con parejas felices se superponen a los cuerpos en escena, los rodean y sugestionan al público. Las imágenes que los atraviesan también hablan: son los fragmentos de mundo que podemos ver, o las palabras que nos resuenan, como ecos, en colores neón, impresas en la escena y en nuestros imaginarios. Esta obra intensa, creada a partir de lo experimental y colaborativo, es un buen ejemplo de la investigación teatral que se promueve en El Brío Teatro, y nos recuerda el aquí y ahora, su presente que interpela.

La escenografía se presenta minimalista, práctica y significativa: en el espacio hay una tele constantemente en stand by, una cama, un whisky, un par de banquetas. Ese televisor, inmutable en su intermitente ruido de blanco y negro, quizás habla de lo difícil que es que lleguen los mensajes a alguien a quien queremos.

La puesta trabaja acertadamente con los lugares y momentos, entre los cuales los actores se deslizan como peces en el agua. Marcan con sus gestos, y el cuerpo, las distancias, los silencios, aún cuando comparten el espacio de ese cuarto, que de a ratos, sabe convertirse en otros lugares.

La obra es un misterio conmovedor y tremendo al que el espectador tiene que estar atento. Ofrece indicios, sugerencias sutiles en el texto, en las luces, en carteles que destacan el diálogo y es el lugar del público el recuperarlos. Será que lo terrible, juzgado, sólo puede ser implícito.

Sorprende esta puesta multidisciplinaria y colaborativa, moderna, con sólidas actuaciones y una dirección de Parodi que conjuga este conjunto de elementos en armonía. ¿Vale la pena amar si hay inevitable dolor? ¿Se pueden salir de los sistemas que nos rodean? ¿Qué cosas son las que no se tocan?


Ficha técnica: 

Dirección: Guillermo Parodi

Dramaturgia: Nicolas Cremonese

Actúan: Julieta Teruel y Nicolas Cremonese

Idea y Realización de visuales: Cecilia Madorno

Música: Emiliano Yelatti

Producción: Flavia Wayar Lombardi

Asistencia de Producción: Julieta Teruel

Prensa: Constanza Monteagudo

EL BRÍO – ESPACIO DE INVESTIGACIÓN TEATRAL

Av Alvarez Thomas 1582

Capital Federal – Buenos Aires – Argentina

Teléfonos: 4551 6213

Entrada: $ 200,00 – Viernes – 21:00 hs – Hasta el 12/10/2018



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba