06/10/2018

“Queremos que nos entreguen el cuerpo de Daniel y que esté al lado de su padre”

Gualberto Solano murió el 3 de abril y sólo pidió: “No se olviden de mi Chango, hay que seguir buscando”. Su hijo Daniel fue detenido por la policía de Río Negro el 5 de noviembre del 2011 y aún permanece desaparecido. Al cumplirse 6 meses del fallecimiento de Gualberto, Romina, su sobrina, le escribió una carta: “Oigan: mataron, asesinaron a mi primo y por su cometido también mataron de dolor a mi tío Gualberto. Hoy te digo a vos, sí a vos que solo quizás te tocó ocultar el cuerpo de Daniel, hablá, porque nunca podrás vivir en paz, mirar a los ojos a tus hijos”.


“Lo recuerdo como lo que fue, un papá que se atrevió a todo por buscar Verdad y Justicia, un luchador que no se daba por vencido aun cuando las circunstancias traían viento en contra, que quería paralizarlo en el camino, pero él seguía, continuaba hacia adelante, dando su vida por encontrar a su hijo. Fuiste y sos un ejemplo, un guerrero, un papá que con el silencio y la mirada lo decía todo.

“Hoy se cumplen seis meses desde que diste tu último suspiro, y sí que la peleaste allí en aquel hospital, luchaste, sí que luchaste, pero tu corazón ya estaba muy cansado y te fuiste dejándonos a cada uno algún mensaje, unas palabras que siempre recordaremos, en especial recuerdo lo que le dijiste a la Sra.Anita: “No se olviden de mi Chango, hay que seguir buscando”. Y no nos olvidamos.

“Han pasado dos meses desde que se dictó sentencia a los 7 policías por el asesinato de Daniel, sí hubo sentencia pero la Justicia tiene sus contradicciones, que queremos entender, sus tiempos no son lo mismo que lo nuestro. Claro es el ejemplo que esa espera llevo a que un papá se enfermara y falleciera de dolor, de tristeza.

“Los Policías están libres, esperando a que la sentencia quede firme. Hay instancias de apelación para ellos y para Daniel no hubo ninguna instancia de escucha por parte de sus agresores, cuando él pedía que no lo golpearan más, lo mataron, lo asesinaron!! Tampoco hubo instancia de escucha inmediata por parte del Poder Judicial cuando mi tío Gualberto pedía que se busque a su hijo en el Jaguel, tardaron y siguen tardando para entregarnos el cuerpo de Daniel y la Junta Disciplinaria ni hablar que no toma acciones inmediatas con respecto a los agresores de Daniel que tienen sentencia unánime a cadena perpetua y sería incoherente que sigan trabajando en la fuerza, portando arma cuando la sentencia es caratulada como HOMICIDIO CALIFICADO.

“Oigan: mataron, asesinaron a mi primo y por su cometido también mataron de dolor a mi tío Gualberto. Hoy te digo a vos, sí a vos que solo quizás te tocó ocultar el cuerpo de Daniel, hablá, porque nunca podrás vivir en Paz, mirar a los ojos a tus hijos, o tal vez sí los miras, pero muy en el fondo quizás te sientas una basura, porque tus manos están manchadas de sangre de un Inocente, sabés??

“Podés hablar, podés decir vos dónde dejaron el cuerpo de Daniel, podes, sí que podes, que tu pacto de silencio se rompa y que por lo menos haya una conciencia más o menos limpia, que puedas besar a tus hijos sin sentirte con un corazón lleno de pudedumbre porque fuiste cómplice de un asesinato. Salí de ese círculo de violencia extrema, porque tu mente es memoriosa y sé que no hay paz en esa mente porque siempre recordaras ese 5 de noviembre de 2011: escucharas los gritos de Daniel pidiendo ayuda. Si allí no actuaste, actúa hoy. Habla de una vez.

“Fue demasiado el daño que nos hicieron, el daño que le causaron a mi tío Gualberto. Y aun así ninguno de nosotros, ni siquiera mi tío, les deseaba a uds. la muerte, sí que asuman su responsabilidad del daño causado, sí que cumplan una sentencia, porque como siempre dije y digo, entre uds. y nosotros hay una gran diferencia, estarán encerrados, presos, sí!!! Pero los visitaran sus familias, verán crecer a sus hijos de una manera distinta, en cambio nosotros solo visitamos y seguiremos visitando una tumba!!!!

“Queremos que nos entreguen el cuerpo de Daniel y que esté al lado de su Padre, donde debe de estar!!”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba