05/10/2018

“A ninguna más”

El 21 de Marzo de 2017, Analía Aros de 37 años,  vivía en la ciudad de Mar Del Plata cuando fue encontrada sin vida en su casa. La semana pasada comenzó el juicio donde el acusado es Hugo Gutiérrez, quien fue su pareja. El miércoles se conoció la sentencia por el femicidio. Su madre en la puerta de tribunales dijo “Gracias. Porque le dieron perpetua. Gracias porque voy a tener paz” agregó “Que ninguna mujer más pase por esto. A ninguna más”. Por Colectivo Harté para ANRed


Triste día. Foto en blanco y negro. Un cartel colgado en el pecho. Un nombre, entre tantos nombres.

Música. Fotos. De una mujer sonriendo. Suena. La mujer sonriendo. Y de golpe, no es ella sola. Ya no es ella sola, son cientos de pies. Caminando, marchando, pidiendo ni una menos. Y ahí arranca la voz de Débora, hermana de esta mujer que aparece en las fotos: Analía Aros. Su hermana le canta: “vive tu recuerdo en mi interior”.

Una madre, su madre, llora pero marcha, llora pero va, desde un primer momento a pedir justicia porque Hugo Gutiérrez mató a su hija. Dicen “por celos”. Por machismo. Ana, la mamá, va. Lleva a todos lados la foto de su hija. Camina en las marchas, pinta estrellas en el asfalto con su nombre, espera sentada en los pasillos de los tribunales de Mar Del Plata. Se abraza con la mamá de Lucía Pérez, quién tiene un cartel colgado con una foto de Lucía y otra de Analía. Las dos sonríen plenas.

Sus hermanas se mueven, la familia entra y sale. Esperan. Débora, la hermana que hizo el tema, habla con dulzura y sin odio,habla con les periodistas, está fugaz, fuerte, entera.

Abren la sala donde van a leer la sentencia y se dará fin al juicio que empezó a fines de septiembre. Más de un año y medio después de que encontraron a Analía Aros muerta en el interior de su casa en construcción. Entran.

Las sillas del pasillo se ocupan.

Esperan.

La canción dice “solo debo encontrar la paz”.

Y aparecen, en el video, fotos de ella de chiquita. Haciendo deportes. “Te soltaré” canta Débora.

Se abren, el 3 de octubre por la mañana, en ese pasillo de tribunales, las puertas. Salen periodistas, cámaras. Sale Ana y dice gracias. Porque le dieron perpetua. Gracias porque voy a tener paz, dice. Y se abrazan con la mamá de Lucía, con fuerza. Gracias, se repite entre llantos, lágrimas. Porque a pesar de que se sabe que en la cárcel no están todas las soluciones, que hay mucho que construir desde adentro, hoy estas mujeres sienten alivio. Y con los ojos Ana mira, a esos ojos jóvenes, se para, y dice:

“Que ninguna mujer más pase por esto. A ninguna más”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba