12/12/2008

“Hay muchas más que 30 000 razones para seguir resistiendo”

DSC00080.jpgEl miércoles al mediodía comenzó la 28° Marcha de la Resistencia en Plaza de Mayo. Organizaciones de Derechos Humanos reivindicaron la necesidad de seguir resistiendo a la impunidad de los crímenes de ayer y de hoy. A casi 27 meses de la desaparición de Julio López, se volvió a escuchar el reclamo dirigido al Gobierno por su aparición con vida.


Son ya tres Marchas de la Resistencia en que hay una ausencia que acusa, que denuncia la complicidad y es evidencia de la impunidad. En al 28° edición de la marcha, las organizaciones volvieron a exigir la aparición con vida ya de Jorge Julio López, desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006 tras declarar contra el genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz. A más de 27 meses de su secuestro, no ha habido ningún avance notorio en la investigación. “Por qué no se avanza en causa López: porque todas las pistas van a la policía. El gobierno necesita para mantener ese modelo a las fuerzas represivas, no hay otra forma de bancar a un pueblo que está viviendo la desocupación, el hambre y la muerte”, afirma Nilda Eloy, integrante de la Asociación de Ex Detenidos- Desaparecidos (AEDD) .

Por su parte, Nora Cortiñas relacionó directamente la desaparición forzada del ex detenido- desaparecido con la nueva ronda de la Resistencia: “Seguimos resistiendo porque todavía Julio López está desaparecido y no vemos que se lo haya buscado como tiene que ser. Y cualquiera de nosotros puede también desaparecer de acá en más. Yo no veo que haya un sistema de búsqueda efectivo y como corresponde para la valentía y solidaridad de este hombre”.

Desde la primera de estas jornadas de lucha, las consignas, los reclamos son infinitos. “Hay que seguir resistiendo porque todavía no sabemos que pasó con nuestros hijos e hijas detenidos- desaparecidos; porque todavía la justicia está muy lenta y hay mucha impunidad de los crímenes de ayer y de los de hoy y porque todavía hay casi 500 jóvenes que no conocen su verdadera identidad. Porque en nuestro país cada día hay más hambre, la existencia de niños desnutridos nos humilla, nos avergüenza. Por eso, seguimos esta lucha. La resistencia es porque, además, no queremos que se siga entregando el patrimonio de nuestro pueblo, las minas, el petróleo”, recuerda Cortiñas.

Por su parte, Eloy no duda en sostener: “Entendemos que a 25 años hay mucho más que 30000 razones para seguir resistiendo, lamentablemente. No solamente la Marcha de la Resistencia significó la lucha por el esclarecimiento de y el pedido de justicia por el genocidio. La Marcha de la Resistencia significó poner en esta Plaza las otras miles de resistencias que en este país existen, los otros miles de motivos que no son más de lo que emerge de lo implantado en dictadura. Allí se implanta a sangre y fuego un modelo económico y político que después no hizo más que profundizarse. Es el mismo sistema y el mismo modelo en el cual estamos viviendo ahora”.

Las banderas se entremezclan, las consignas se amontonan, con el paso cansado de la lucha y la experiencia, los militantes vuelven a dar esa ronda que han emprendido hace años. “Así como hace 30 ó 35 años, soñábamos porque este país nos dolía– se enorgullece Eloy- ; estamos acá porque este país nos duele y porque seguimos soñando y somos tercos. Porque estamos absolutamente convencidos de que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Estamos porque somos empecinados de la vida.
DSC00083.jpg

A continuación reproducimos artículo aparecido en la revista Tantas Voces de la Asociación de Ex Detenidos- Desaparecidos:

Carta Abierta a la Marcha de la Resistencia

Por qué…

Por nuestros 30000 compañeros detenidos- desaparecidos, por los presos, los torturados, los exiliados. Por los pibes nacidos en cautiverio, por el amor que sus madres les tuvieron. Por la solidaridad y la resistencia que no pudieron hacer desaparecer ni en los mismos campos de concentración genocida. Por Beatriz, que se nos fue sin saber qué pasó con Patricia. Por Chicha, que aún sigue luchando por encontrar a Clara Anahí. Por Patricia Dell’Orto y Ambrosio de Marco, que volvieron a aparecer en la voz de Julio. Por el Ruso Gladstein, que sigue marchando con nosotros.

Por la cárcel común a todos los milicos asesinos. Por justicia para todos los compañeros.

Por las luchas de los trabajadores, ocupados y desocupados. Por Víctor Choque y Teresa Rodríguez. Por Darío y Maxi y la lucha piquetera que enfrentó la nueva desaparición argentina. Por los caídos del 19 y 20. Por los pibes de Cromañón. Por los pibes del gatillo fácil, y los torturados en las comisarías. Por la lucha de los docentes y por Carlos Fuentealba, maestro de aula y de ruta. Por los estudiantes que se tomaron las escuelas defendiendo la educación pública. Por Pepe De Luca y su lucha contra contra el genocidio económico y social. Por los que viven sobre los basurales en las casas de los planes nacionales de vivienda. Por los tobas y los wichis desnutridos. Por los presos políticos, por los seis compañeros paraguayos extraditados. Por los miles de compañeeros procesados por luchar. Por los pibes que nacen y el hambre no los deja vivir, por los que alcanzan a vivir y después los mata el paco o el gatillo fácil, porque seguimos resistiendo para que otros puedan nacer en un país con justicia. Por Julio López, que sigue desaparecido, por su aparición con vida. Por la sangre derramada. Por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Por nuestro pueblo que sigue luchando. Porque el capitalismo más humano es más mentira, porque a pesar de todo no nos han vencido. Por nuestros hijos y por sus hijos. Por la Revolución. Por el socialismo.

¡Porque luchábamos nos desaparecieron, porque aparecimos seguimos luchando!

¡Porque resistíamos nos desaparecieron, porque aparecimos seguimos resistiendo!

DSC00074.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba