21/09/2018

Estudiante resistiendo también está aprendiendo

Lejos de adormecerse ante la desidia del gobierno nacional, las y los alumnos de colegios secundarios y terciarios encontraron un espacio de lucha en la creación de centros de estudiantes. Dos casos en la zona sur del conurbano bonaerense son ejemplo de una organización que crece desde abajo. Por Movimiento Etiopía para ANRed.

La consigna “docente luchando también está enseñando”, repetida históricamente en las manifestaciones educativas, tuvo un feliz desprendimiento: “Estudiante resistiendo también está aprendiendo” es el nuevo grito que no deja a las y los docentes como luchadores solitarios, sino que anuncia que alumnos de distintos niveles los acompañan cada vez más.

En Banfield, localidad del sur del conurbano bonaerense, después de 43 años de vacío, en 2016 se conformó el centro de estudiantes del profesorado del ENSAM (Escuela Normal Superior Antonio Mentruyt).

“Teníamos un montón de problemas a nivel institucional y de manera individual no podíamos defendernos –cuenta Lucila, que forma parte de la comisión directiva–. Falta de docentes, abusos de poder, problemas de infraestructura… Originalmente se conformó un cuerpo de 27 delegados y 27 subdelegados, de los cuales unos 20 somos hoy los más activos. Y la comisión directiva la formamos siete estudiantes”.

La primera actividad del centro de estudiantes del ENSAM no fue planificada, sino casi una urgencia. “Tuvimos que marchar para denunciar que la Policía había ingresado ilegalmente a nuestro profesorado”, explica Lucila. A partir de ahí, fueron sumándose a distintas manifestaciones vinculadas al femicidio de Anahí Benítez (estudiante de 16 años asesinada en 2017), a la desaparición del luchador social Santiago Maldonado y al reclamo docente por mejoras en el presupuesto educativo.

Además, el centro de estudiantes organizó dos jornadas de limpieza e impulsa una cátedra de educación sexual integral para distintos niveles. “Nuestros siguientes objetivos –anuncia Lucila– son conformar una comisión de género, crear un banco de apuntes, y organizar jornadas para juntar fondos y ayudar a los estudiantes a cargar la SUBE, para que no dejen de estudiar por no tener plata para el viaje”.

A cuatro estaciones de tren de distancia, en Llavallol, nació en el 2015 el Centro de Producción y Educación Artístico Cultural (CEPEAC): primer profesorado de arte con orientación en teatro del partido de Lomas De Zamora. Los conflictos comenzaron rápido, y las respuestas de los alumnos también: en junio de 2017, diez alumnas y alumnos crearon el centro de estudiantes.

“El primer gran objetivo fue lograr que la inscripción se abriera todos los años –señala María Eugenia, una de las integrantes del centro–, ya que existía la intención de que no fuera así. Conseguimos la apertura en 2018, pero queremos que quede asentado en algún lugar que tiene que abrirse siempre, para no tener que luchar cada año por lo mismo”.

Más allá de que algunas personas colaboran más activamente que otras, María Eugenia considera que los alrededor de cien alumnas y alumnos del CEPEAC son parte del centro de estudiantes. “Nuestras primeras actividades –recuerda– fueron una charla con la agrupación HIJOS, vinculada a la desaparición de Santiago Maldonado; y un show artístico para dar a conocer el profesorado y para mostrar nuestras producciones”.

Los objetivos a futuro son varios: además de asegurar la apertura cada año, desean crear espacios de formación, tanto de Educación Sexual Integral como de arte; dar clases de teatro en otros lugares, como sociedades de fomento; e intensificar el vínculo con la comunidad a través de actividades abiertas.

Es importante estar organizados –asegura Lucila, del ENSAM– y defender los terciarios de la Ciudad de Buenos Aires, porque si los cierran, después van a intentar hacer lo mismo con los de la provincia”.

“Queremos que nuestra lucha sea más global –apunta, en la misma línea, María Eugenia, del CEPEAC–. Tenemos que unirnos a otras instituciones para combatir las problemáticas de la escuela pública a través del arte y la docencia”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba