17/09/2018

Tomas adentro, tomas afuera

Imágen: Julieta Morete

Los días de la toma en la Universidad de Mar Del Plata y en el Consejo Escolar, fueron días de fortalecimiento y unión entre muchas luchas. Una manera de conocer, encontrarse y dar un empuje colectivo para el mismo lado. Una forma de entender que las problemáticas de este país no son hechos individuales y aislados. Por Colectivo Harté para ANRed


Los días de la toma en la Universidad de Mar Del Plata y en el Consejo Escolar, fueron días de fortalecimiento y unión entre muchas luchas. Una manera de conocer, encontrarse y dar un empuje colectivo para el mismo lado. Una forma de entender que las problemáticas de este país no son hechos individuales y aislados, como si fueran un tema por un lado y otro tema por otro.

Acá las voces: Estudiantes que en el medio del Consejo Escolar clavaron una máquina de coser, para hacer militancia de su formación. Acá las voces: trabajadoras de la confitería Bostón, que junto con medialunas y café estuvieron el festival de la universidad durante los días de toma.

Estar en donde tenés que estar”

Era el quinto día en la toma del Consejo Escolar. Celeste y Macarena llevaron su herramienta de lucha al espacio: una máquina de coser. La pusieron en el medio del hall de entrada, y estirando una tela blanca, empezaron a hacer la bandera para la marcha que venía.

Mi nombre es Macarena, somos del Instituto superior en Formación Técnica 151, decidimos participar de la toma por la infraestructura institucional, compartimos instituciones con la EP 20 y la Técnica 3, donde hay problemas tan graves que se supendieron las clases por tiempo indeterminado. En la primera asamblea que tuvimos en el instituto decidimos participar de la movilización, y bueno, algunas y algunos que nos quedamos decidimos participar de la toma.

Todo me atraviesa y es cansador. Te cansa bastante, y el cuerpo está pidiendo dormir pero también es el momento y es hasta emocionante. Yo tengo experiencia de hace años en organizarme con compañeros y compañeras en las instituciones que participé, pero nunca tan así, en conjunto con tantas instituciones, que se pueda haber generado una Coordinadora de Terciarios, toda esta experiencia es muy flashera y saber que somos participes activos y activas me moviliza un montón. Particularmente creo que terminé de caer en la realidad de lo que se generó hoy en la asamblea que hubo previa a esta, en el instituto que cursamos. El poder levantar la voz, en ser avalados por las demás y los demás, y saber también que tu postura es la correcta. Es estar donde tenés que estar. Porque también muchas veces podés tomar una postura y participar de un montón de cosas pero sino es avalado por compañeras y compañeros sentís que no sabés si es el camino correcto, que no sabés si es el indicado. Y ver eso, que ante ataques de otras personas que plantean cosas diferentes sos avalada y defendida también por tus compañeras y compañeros es emocionante, te llena de energía y te dan ganas de volver y de seguir participando”

Imágen: Julieta Morete

Celeste, otra compañera que cosía en la máquina mientras Macarena hablaba, compartió también su experiencia:

Clavamos máquina de coser. Hacía falta hacer las banderas y consideramos que podíamos hacernos cargo de la situación. Estaban todos muy ocupados y no sabíamos en dónde meternos porque no tenemos una comisión de nuestro grupo, no nos ayuda, no nos acompaña, lamentablemente por sus motivos, cada uno sabrá por qué. Pero bueno, cada uno participa en donde puede y consideramos que podíamos ayudar haciendo las banderas para llevar a la movilización.

Yo quiero comentarles de que es la primera vez que participo en algo así, con un montón de incertidumbres, de emoción, porque se armó un espacio hermoso cultural, de intercambio de pensamientos y de ideas y de necesidades también porque hay muchas. Estamos acá por la precariedad que estamos sufriendo en la educación y bueno, tratar de aportar desde lo que podemos. Ya sea limpiar el baño, hacerle un té al compañero, estamos acá para aportar y bueno lo que nos pasó es muy increíble, yo estoy muy sorprendida de estar acá todavía. Nunca me imaginé que iba a venir a una marcha y a quedarme hasta hoy, que hayan pasado cinco días y si bien volví a mi casa sigo acá. Gracias por aceptarnos, por dejarnos acompañar, porque nosotras no nos vamos a poner en “no nos acompañan”, vamos a apoyar a quienes están por nuestros ideales también”

 

Trabajadoras de la Boston: “La estamos peleando”

Era el segundo festival “TomaPaluza” en el playón de la universidad de Mar Del Plata. Como en cada evento, trabajadores y trabajadoras de la confitería Boston llevan medialunas y café para vender. Ya van más de cien días de que tomaron su lugar de trabajo, y la siguen peleando:

Mi nombre es Carolina, somos de la confitería Boston. Empezamos a tener problemas con la empresa en el mes de abril porque no nos pagan los sueldos y el 3 de julio tomamos el local. Desde ese día estamos a la espera y no tenemos respuesta. Fue así como empezamos a vender café y medialunas para poder seguir subsistiendo.

Vinimos acá a acompañar a los chicos que nos invitaron, y nos pareció bueno unir luchas, y hacer acá lo que hacemos en la puerta de la confitería que tomamos. Los hacemos todos los días a la mañana y a la tarde, y siempre nos invitan a lugares para hacerlo. Siempre son espacios de lucha, con los chicos de la facultad, con la gente de Textilana que está también con los despidos que hay, y siempre que hay una posibilidad salimos”.

-¿Cómo van llevando la toma?

-Estamos 24 horas. Nos turnamos, vamos juntando para sobrevivir porque la mayoría tiene hijos y la estamos peleando. Se va haciendo cada vez más complicado, hace 96 días que estamos en esta y siempre se va complicando. Hay cansancio, estamos sin un peso, hay que pagar cuentas… todo te va agobiando y todo lo que pasa alrededor va sumando.

-¿Cómo fue la recepción de la gente?

-Nos ayuda mucho. Tal vez no con plata porque creo que estamos todos en la misma situación pero te da mucha energía. Venir acá a nosotras nos da energía, de verlos a ustedes luchar por sus derechos, por los de todos, porque en realidad es de todos la educación y la estamos peleando.

Los días de la toma en la Universidad de Mar Del Plata y en el Consejo Escolar, fueron días de fortalecimiento y unión entre muchas luchas. Una manera de conocer, encontrarse y dar un empuje colectivo para el mismo lado. Una forma de entender que las problemáticas de este país no son hechos individuales y aislados, como si fueran un tema por un lado y otro tema por otro.

Acá las voces: Estudiantes que en el medio del Consejo Escolar clavaron una máquina de coser, para hacer militancia de su formación. Acá las voces: trabajadoras de la confitería Bostón, que junto con medialunas y café estuvieron el festival de la universidad durante los días de toma.

Estar en donde tenés que estar”

Era el quinto día en la toma del Consejo Escolar. Celeste y Macarena llevaron su herramienta de lucha al espacio: una máquina de coser. La pusieron en el medio del hol de entrada, y estirando una tela blanca, empezaron a hacer la bandera para la marcha que venía.

Mi nombre es Macarena, somos del Instituto superior en Formación Técnica 151, decidimos participar de la toma por la infraestructura institucional, compartimos instituciones con la EP 20 y la Técnica 3, donde hay problemas tan graves que se supendieron las clases por tiempo indeterminado. En la primera asamblea que tuvimos en el instituto decidimos participar de la movilización, y bueno, algunas y algunos que nos quedamos decidimos participar de la toma.

Todo me atraviesa y es cansador. Te cansa bastante, y el cuerpo está pidiendo dormir pero también es el momento y es hasta emocionante. Yo tengo experiencia de hace años en organizarme con compañeros y compañeras en las instituciones que participé, pero nunca tan así, en conjunto con tantas instituciones, que se pueda haber generado una Coordinadora de Terciarios, toda esta experiencia es muy flashera y saber que somos participes activos y activas me moviliza un montón. Particularmente creo que terminé de caer en la realidad de lo que se generó hoy en la asamblea que hubo previa a esta, en el instituto que cursamos. El poder levantar la voz, en ser avalados por las demás y los demás, y saber también que tu postura es la correcta. Es estar donde tenés que estar. Porque también muchas veces podés tomar una postura y participar de un montón de cosas pero sino es avalado por compañeras y compañeros sentís que no sabés si es el camino correcto, que no sabés si es el indicado. Y ver eso, que ante ataques de otras personas que plantean cosas diferentes sos avalada y defendida también por tus compañeras y compañeros es emocionante, te llena de energía y te dan ganas de volver y de seguir participando”

Celeste, otra compañera que cosía en la máquina mientras Macarena hablaba, compartió también su experiencia:

Clavamos máquina de coser. Hacía falta hacer las banderas y consideramos que podíamos hacernos cargo de la situación. Estaban todos muy ocupados y no sabíamos en dónde meternos porque no tenemos una comisión de nuestro grupo, no nos ayuda, no nos acompaña, lamentablemente por sus motivos, cada uno sabrá por qué. Pero bueno, cada uno participa en donde puede y consideramos que podíamos ayudar haciendo las banderas para llevar a la movilización.

Yo quiero comentarles de que es la primera vez que participo en algo así, con un montón de incertidumbres, de emoción, porque se armó un espacio hermoso cultural, de intercambio de pensamientos y de ideas y de necesidades también porque hay muchas. Estamos acá por la precariedad que estamos sufriendo en la educación y bueno, tratar de aportar desde lo que podemos. Ya sea limpiar el baño, hacerle un té al compañero, estamos acá para aportar y bueno lo que nos pasó es muy increíble, yo estoy muy sorprendida de estar acá todavía. Nunca me imaginé que iba a venir a una marcha y a quedarme hasta hoy, que hayan pasado cinco días y si bien volví a mi casa sigo acá. Gracias por aceptarnos, por dejarnos acompañar, porque nosotras no nos vamos a poner en “no nos acompañan”, vamos a apoyar a quienes están por nuestros ideales también”

Trabajadoras de la Boston: “La estamos peleando”

Era el segundo festival “TomaPaluza” en el playón de la universidad de Mar Del Plata. Como en cada evento, trabajadores y trabajadoras de la confitería Boston llevan medialunas y café para vender. Ya van más de cien días de que tomaron su lugar de trabajo, y la siguen peleando:

Mi nombre es Carolina, somos de la confitería Boston. Empezamos a tener problemas con la empresa en el mes de abril porque no nos pagan los sueldos y el 3 de julio tomamos el local. Desde ese día estamos a la espera y no tenemos respuesta. Fue así como empezamos a vender café y medialunas para poder seguir subsistiendo.

Vinimos acá a acompañar a los chicos que nos invitaron, y nos pareció bueno unir luchas, y hacer acá lo que hacemos en la puerta de la confitería que tomamos. Los hacemos todos los días a la mañana y a la tarde, y siempre nos invitan a lugares para hacerlo. Siempre son espacios de lucha, con los chicos de la facultad, con la gente de Textilana que está también con los despidos que hay, y siempre que hay una posibilidad salimos”.

-¿Cómo van llevando la toma?

-Estamos 24 horas. Nos turnamos, vamos juntando para sobrevivir porque la mayoría tiene hijos y la estamos peleando. Se va haciendo cada vez más complicado, hace 96 días que estamos en esta y siempre se va complicando. Hay cansancio, estamos sin un peso, hay que pagar cuentas… todo te va agobiando y todo lo que pasa alrededor va sumando.

-¿Cómo fue la recepción de la gente?

-Nos ayuda mucho. Tal vez no con plata porque creo que estamos todos en la misma situación pero te da mucha energía. Venir acá a nosotras nos da energía, de verlos a ustedes luchar por sus derechos, por los de todos, porque en realidad es de todos la educación y la estamos peleando.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba