11/09/2018

Todos contra Malena Pichot

La actriz y comendiante Malena Pichot, hizo unos posteos polémicos en su cuenta de Twitter y desencadenó comentarios a favor y en contra sobre todo por redes sociales. En seguida los principales medios hegemónicos se hicieron eco de los dichos de Pichot y de las respuestas picantes de las famosas. Muchas personas la agredieron por sus comentarios que fiel a su estilo llama siempre la atención en todos los portales de noticias. No quiero criticar a Pichot, ¡que diga lo que quiera!, pero me dirijo a todos esos medios para afirmarles que las feministas no necesitamos portavoces y tampoco referentas reconocidas en los medios. Muchas militamos feminismos locales y conurbanos, porque somos un montón de anónimas tejiendo redes sin importarnos en lo absoluto que médica o médico nos revisa la vagina. Por Leticia Corral para ANRed


Malena Pichot escribió en su cuenta de Twitter “¿Te atendés con un ginecólogo hombre? ¿En serio? ¿Posta? ¿En serio? No, dale. ¿Posta? Todas las explicaciones de por qué se atienden con un varón ya me están dando ganas de vomitar. Besis”.

Muchas personas se sientieron incómodas con las palabras de quien se referencia en los grandes medios, quizás a pesar de ella o no,  como feminista. Muchas le cuestionan su falta de clasismo en el comentario a los que ella responde con su verborragia habitual, en ocasiones cargada de violencia.

Sin embargo me pregunto, ¿por qué molestan sus tuits? O quizás la mejor pregunta sería ¿a quienes les molestan?.

Sin dudas no comparto lo que dijo, pero tampoco me escandaliza al punto de restarle importancia tratándola como una feminista cheta, para denostarla. Incluso me pregunto ¿porqué debería asumir cierta conciencia de clase, en su Twitter para que nos quedemos contentos?. El problema no es ese, sino la idea de referencia. Participo en muchos espacios de discusión feminista y les puedo asegurar que en ninguno de ellos hablamos sobre el tema. Y no lo digo como para “ningunear” (asi como dicen en la tele) a Malena Pichot, sino para que comprendan que ese juego mediático es pour la gallerie .

Las mujeres no nos referenciamos en los espacios feministas, nos autorizamos, que no es lo mismo. Algunas por sus años de experiencia, otras por haber trabajado e investigado ciertos temas, otras por ser sobrevivientes de la violencia patriarcal, asumimos un lugar de ser escuchadas pero no en términos de poder. Ninguna asume un lugar de dirigencia, ni se trasnforma en “la voz” que habla por las demas.

Constuir en clave feminista es un ejercicio que pone en jaque todas las formas de relación aprendidas en las sociedades patriarcales, y ninguna esta ajena a esa educación. Muchas veces he alzado mi voz como imponiendo mi verdad, nada mas patriarcal que esta actitud que describo. Darse cuenta que quitarle la voz a otra, es un acto violento sustrato de mayores violencias, es un ejercicio complejo pero necesario. Solo en la práctica, en el quehacer feminista se aprende a discutir sin imponer violentamente. Ser parte de un proceso creativo. He aprendido que para una mujer no hay nada mejor que otra mujer como interlocutora.

Adscribo y colaboro a construir un feminismo local de anónimas, de mujeres y disidencias conurbanxs, tramando nuevos horizontes, sin hegemonías. Entre feministas no nos medimos el clítoris, tendencia fálica patriarcal, tampoco nos imponemos falsas competencias, bastante tenemos con las violencias diarias que sufrimos.

Y para finalizar esta nota, que en su título engaña al público lector anunciando polémica contra Pichot, cierro con un comentario picante ¿quizas?

“no me preocupo si mi gineco es hombre o mujer, porque sucede que tengo IOMA y por el momento la institución no presenta en su cartilla médicos o médicas que aclaren que tienen perspectiva  de género. Me preocupo por difundir la Red de Profesionales por el Derecho a decidir en quienes confío porque hacen de su practica profesional un ética feminista”

 

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba