11/09/2018

La “Nueva Télam”, presagio de un fracaso

A los trabajadores que se desentienden de las medidas de fuerza se los nombra de muchas maneras. Los ingleses acuñaron la expresión “strikebreaker” (rompehuelgas) mientras que los alemanes los llaman “strikbrecher”. En portugués se los pronuncia “fura-greve” y en francés “briseur de grève”. Para los españoles son “esquiroles”. En el Río de la Plata, la primera expresión de uso corriente, de raíz árabe, fue “crumiro”, de la que derivó, años después, la más actual “carnero”. Sin embargo, en el conflicto que sostenemos los trabajadores de Télam desde hace 76 días no utilizamos ninguna de ellas. No hizo falta una palabra para nombrar aquello que no tenía forma, lugar ni protagonistas. Por Somos Télam.


Sí repetimos otra: “compañera”, “compañero”, porque en el conflicto construimos una relación colectiva sobre ese maravilloso gesto de solidaridad que consiste de poner el cuerpo por el otro, aun con aquel –sobre todo con aquel- con el que pudimos tener alguna diferencia. La expresión superior de ese acto la distinguimos el viernes cuando decenas de trabajadores brutalmente despedidos ofrecieron sus indemnizaciones para tenderle la mano a los no despedidos que sufrieron descuentos de salarios.  Ofrendando el único dinero que tienen por otros compañeros, en mejor situación que ellos, que en muchos casos ni siquiera conocen. Allí sí, como le gusta decir a la empresa, hay una “Nueva Télam”. En la honda angustia de un conflicto no elegido ni buscado encontramos la forma de ser mejores.

Desvariados, acaso ya con el boleto picado por sus propios jefes, algunos funcionarios de Télam llaman hoy a compañeros para participar de una “Télam Paralela”. Culposo de por sí, el proyecto se monta en Tecnópolis, lejos de cualquier centro de atención. El proyecto necesita la lejanía y la oscuridad para poder ser.

Allá, personajes que ya rifaron su imagen profesional, invitan a trabajadores que no han manchado sus credenciales a participar de un fugaz portal para presentar el simulacro de que el conflicto no tiene voz ni fuerza.

Quizá en el predio de Técnópolis, a la distancia, se sienta menos el peso de estar sepultando a 357 trabajadores y sus familias.

Quizá en la soledad de ese territorio uno logre convencerse que esa aventura periodística no afectará sus propios destinos profesionales.

Quizá en aquella lejanía pueda alimentarse la fantasía de que, al final del conflicto, todos nos abrazaremos en el día después.

El conflicto tendrá un día después, claro. Y habrá una nueva Télam, desde ya. Será más fuerte, más solidaria. Y más profesional, porque siempre se trabaja mejor con compañeros con los que se construyeron vínculos indestructibles.

Rompehuelgas, esquiroles, carneros, crumiros. No enunciamos esas palabras en 76 días. En ningún idioma. No las queremos enunciar.

Los trabajadores elegimos siempre la memoria, la verdad y la justicia.

El vacío. La “redacción” de la Télam Paralela en Tecnópolis

 

La redacción real



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba