26/08/2018

Cuadernos vacíos: sobre la educación y el cerco mediático

Mientras los medios hegemónicos repiten una y otra vez la imagen de cuadernos que supuestamente evidencian, desde un caso de corrupción, la totalidad de los males, la educación pública atraviesa una fuerte crisis presupuestaria ignorada por esos mismos medios. Desde una ridícula alusión al “flan” como un supuesto lujo para banalizar esta y otras crisis de la actualidad, hasta el circo mediático en torno a fallos judiciales y allanamientos selectivos, los principales noticieros se valieron del espectáculo para evitar informar sobre la crisis educativa. Por Ramiro Giganti, para ANRed.


Las calles están cortadas en las inmediaciones del Congreso. La movilización, sin ser la más multitudinaria de las últimas semanas, es lo suficientemente concurrida como para que algunos planos muestren mucha gente y hagan creíble el adjetivo “masiva” en el zócalo. Hubo muchas movilizaciones en los últimos días pero la mayoría de ellas no figuraron en los noticieros. Pocos días atrás, el mismo Congreso había sido rodeado por una manifestación de universitarios y científicos en defensa de la educación superior y denunciando, además de la crisis en las universidades, el vaciamiento presupuestario para investigación en Ciencia y Técnica. Los medios hegemónicos estaban muy ocupados repitiendo una y otra vez los testimonios de los “arrepentidos”, es decir, empresarios que declararon haber recibido sobornos y considerados como “fuentes confiables”, algo difícil de creer si se tiene en cuenta que justamente quienes declaran se asumen como “corruptos confesos”. Esta vez, los mismos medios que suelen acentuar el “caos vehicular” en numerosas manifestaciones, sorpresivamente optaron por privilegiar el “derecho a la protesta”.

Docentes y estudiantes de la UBA dieron clases públicas en Plaza de Mayo el pasado viernes 24/8. La actividad no fue televisada. Lo mismo ocurrió en otros puntos del país.

Es 21 de agosto, y la movilización que sí cuenta con la cobertura de los medios, tiene un promedio de edad en sus manifestantes algunas décadas por encima de otras. Además de un promedio de edad mayor, también la cantidad de decibeles en las declaraciones de sus manifestantes es algo más elevada. “Queremos que se vaya”, es una de las sentencias, en relación a la ex presidente, que de hecho ya no ocupa dicho cargo. El desafuero a una persona presentado de manera utópica como “el fin de la corrupción”. Sin embargo, no hubo en dichos medios ninguna caracterización de “utopista”, al hecho de creer que desaforando a una persona se termina la corrupción. “Utopía” parece ser el derecho a la educación superior en instituciones públicas.

La “tregua” entre el noticiero y los manifestantes terminaría al día siguiente. En realidad, no terminaría la tregua con aquellas veteranas personas de la manifestación del martes 21, sino que no habría acuerdo al día siguiente, en otra manifestación igual o más masiva que aquella. El miércoles 22, en la ciudad de La Plata, una masiva movilización acompañó a trabajadores del Astillero Río Santiago, que buscaban entregar un documento a las autoridades pidiendo una respuesta por sus fuentes de trabajo. La respuesta fue represión. Esta vez los medios hegemónicos se hicieron presentes, no para difundir el reclamo sino para presentar a los manifestantes como violentos después de la represión y que un patrullero atropelle a un manifestante sin motivo alguno. La imagen más repetida fue la reacción de los manifestantes segundos después del atropello, pero omitiendo la escena del atropello.

Del motorman al gasista

El jueves 2 de agosto, a las 8:03 horas de la mañana, explotó una garrafa en la escuela primaria N° 49 de Moreno. El resultado fueron dos personas muertas. El hecho se produce luego de que trabajadores de la escuela hayan hecho reiteradas denuncias por pérdida de gas: 6 en total.  Si bien la noticia se volvió inocultable, hubo medios que redujeron el hecho a “un accidente” y omitieron dar testimonio a docentes, padres y vecinos que se movilizaron repudiando el abandono por parte del gobierno provincial. Tampoco informaron sobre las masivas movilizaciones en diversos municipios de la provincia por la tarde noche de aquel día.

No hubo declaraciones que logren satisfacer a los familiares de las víctimas por parte de la gobernadora Maria Eugenia Vidal, sólo unas palabras al día siguiente diciendo que “por respeto” se llamaba a silencio, en un Tweet. En ese mismo tweet, la gobernadora denunció el uso político de algunos sectores. Curioso respeto al duelo cuando en la movilización del día anterior estuvieron presentes familiares y seres queridos de las víctimas Sandra y Rubén.

Pocos días después, la noticia difundida por los medios hegemónicos fue la detención del gasista, presentando el caso como cerrado. No hubo responsabilidad estatal: “fue el gasista”.

No es la primera vez que este tipo de situaciones se presentan. La primer respuesta al producirse la masacre de Once, el 22 de Febrero de 2012, fue acusar al motorman por no haber frenado. No importaban las denuncias que el sindicato ferroviario había realizado previamente y el precario estado de las maquinarias: “la culpa fue del trabajador”.

Resulta pertinente recordar la masacre de Once porque, tras el cambio de gobierno, en las actuales denuncias de corrupción al gobierno anterior, presentadas más como excusa como promoción de la transparencia, uno de los casos más referidos para mostrar la gravedad de la corrupción es dicha masacre. La corrupción mata, como mata la desidia estatal.

La educación “de postre”

“¿Cómo puede ser que se hagan los pelotudos y no tomen en realidad recaudos sobre lo que se ve?”, pregunta el comediante entrevistado en los primeros minutos del programa. “Cómo puede ser que no haya, los , los… senadores, que no haya cuórum para solucionar ese problema que es sabido que es un, es un cáncer”, continuó. De a poco, con el transcurso de la entrevista transmitida el pasado viernes 17 de agosto, el comediante fue elevando su nivel de histrionismo. Al referirse al Senado no estaba hablando de lo ocurrido la semana anterior en relación a la no aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), sino de las denuncias de corrupción apoyadas en fotocopias de cuadernos y el testimonio de los “arrepentidos”. Tras una sucesión de frases desconectadas entre sí, el comediante dijo: “voy a fundar el movimiento NSB: No somos boludos”, consigna que fue llevada en una pancarta al Congreso pocos días después por Cecilia Pando, conocida defensora de los genocidas por sus acciones en la pasada dictadura militar.

La entrevista siguió de un tema al otro mezclando temas sin que queden muy claras sus expresiones. Con la complicidad del entrevistador, la entrevista alternó momentos de sketch cómico, con un supuesto análisis de la coyuntura política impregnada de confusión y el humor surrealista. Si en algún momento la entrevista podía considerarse “graciosa”, luego de 20 minutos dejó definitivamente de serlo cuando, sin que se le pregunte específicamente por el tema, el comediante puso en cuestionamiento el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo en la recuperación de las identidades. “¿Viste el último nieto que encontraron?”, preguntó y luego dijo: “quiero estar seguro de todo, están haciendo política”, siguió, entre otras chicanas. Subiendo el volumen dijo: “no hablan como si estuvieran a cargo de organismos de Derechos Humanos”, segundos después más agitado sentenció: “están haciendo política, y yo no quiero derechos humanos haciendo política”. Luego, mientras subía el volumen de sus palabras, volvió a sentenciar: “los organismos de Derechos Humanos estuvieron al lado del último gobierno utilizándolo como factor de pelea de la izquierda”. Después de ampararse en el vínculo de César Milani con el gobierno anterior (que según el comediante es “la izquierda”) repitió el “no somos boludos”.

La defensora de militares Cecilia Pando, en la movilización del pasado 21 de agosto.

“A mí no me dan los zapatos para ir al Senado”, dijo luego, y siguió: “y a los que gritan como en la cancha los sacaría a cinturonazos”. Menos de 96 horas después de finalizada la entrevista, el comediante se presentó en las inmediaciones del Congreso en la manifestación frente al Senado, sumándose a los gritos de quienes se manifestaban.

El momento siguiente de la entrevista fue el más histriónico de la entrevista y a su vez el más viralizado en los últimos días. “ Eh… A vos se te prendió fuego la casa. ¿Ta? Se prendió fuego la casa… Eh… Vos tenés una familia. Son doce de familia. ¿Ta?  Entonce se te prendió fuego la casa y hace frío afuera. ¿Ta? Vienen los doce, y dicen: ‘¡Queremo flan! ¡Queremos flan, papá! ¡Flan!’. Pero vo decí, tratá de decí: ‘Pero, no, bueno’. ‘¡Flan! ¡Flan! ¡Flan! ¡Queremo flan! ¡Flan! ¡Bum, bum!’. ‘¡La chota, papá!’. ¡Flan! ¡Flan! ¡Flan! ¡Flaaaann! ¡Flan, flan, flan, flan!  ¡Flan, fla…! ¡Hijo de puta no nos das flan!’. ‘¡No anda la heladera! ¡Etá to quemado y no anda la heladera!’. ‘¡Ya viene el señor que quemó la casa!’. ‘¡Noooo, que es amigo mío! ¡El no la quemó! ¡Quiero flan!’. Y así no vamos a poder hacer una mierda. No somo boludos”. La frase “queremos flan” fue llevada al absurdo, con interpretaciones todavía más surrealistas que las declaraciones del comediante.

Las incoherencias expuestas en la entrevista no son un episodio aislado protagonizado por un comediante de dudosa cordura, sino que expresan la situación de confusión generada por el bombardeo de noticias confusas, sus repeticiones y el ocultamiento de otras.

El “flan” entre otras cosas, es la educación pública. Es el salario docente, la inversión en infraestructura. Son las inversiones en desarrollo social para miles de cooperativas y emprendimientos en los barrios. Son los puestos de trabajo que se pierden. El flan son los derechos laborales negados a trabajadores precarizados. Flan, también puede ser el derecho a no morir en un aborto clandestino. Lejos de ironizar con el Champagne, el caviar, eligió el Flan, de no muy difícil preparación ni costosos ingredientes (huevos, harina, azúcar y esencia de vainilla).

Al viralizarse la consigna, el presidente Mauricio Macri publicó una foto comiendo su postre en una comida lujosa: era flan. El mensaje no requiere mucho análisis: flan para pocos.

Retomando un tema más serio que el postre en cuestión, luego de las muertes de Sandra y Rubén por el escape de gas en Moreno, 800 escuelas en toda la provincia suspendieron sus clases por no tener garantizadas las condiciones mínimas de seguridad. Los graves problemas que hay en los servicios de gas, agua y electricidad, además de la estructura edilicia ponen en riesgo a estudiantes y trabajadores de la educación.

El “flan” para la gobernadora Maria Eugenia Vidal, también son las universidades públicas. Pocos meses atrás, se había pronunciado al respecto al considerar “injusta” la existencia de numerosas universidades publicas acusando que “nadie que nace en la pobreza en Argentina hoy llega a la universidad”. Actualmente hay 57 universidades públicas en todo el país que no iniciaron las clases por paro en defensa de la educación pública. Hasta el momento la última oferta recibida por los docentes es un aumento del 10,8%, muy por debajo de la inflación que estaría superando el 30%.

 



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba