15/08/2018

“El Senado se transforma en una máquina femicida”

Foto: Hugo Cabot

“¿Acaso nadie las ve ahí, desnudas, el pelo recogido en un rodete o llovido sobre las 40 bancas de los funcionarios? Elizabeth está sentada con los brazos abiertos en la cómoda silla de Silvina García Larraburu, senadora de Unidad Ciudadana. La rodean en idénticos asientos Claudia, María, Lara. Unas hileras más allá están Rosmary, Judith, Teresa, Belén; unas cuantas desplegadas en las bancas de varios partidos políticos. También en los pasillos se amontonan cuerpos, y más cuerpos de mujeres sangradas en la vagina, y las manos con sangre seca. Afuera del recinto, ya estamos en movimiento, la calle es nuestra y es verde, porque ante esa escena mórbida nos cosemos los pañuelos verdes a la piel, o al piloto que nos ataja la lluvia”. Por Manuela Wilhelm.


¿Acaso nadie las ve ahí, desnudas, el pelo recogido en un rodete o llovido sobre las 40 bancas de los funcionarios? Elizabeth está sentada con los brazos abiertos en la cómoda silla de Silvina García Larraburu, senadora de Unidad Ciudadana. La rodean en idénticos asientos Claudia, María, Lara. Unas hileras más allá están Rosmary, Judith, Teresa, Belén; unas cuantas desplegadas en las bancas de varios partidos políticos. También en los pasillos se amontonan cuerpos, y más cuerpos de mujeres sangradas en la vagina, y las manos con sangre seca. Alguna que otra manchita en la alfombra que luego se limpiará, pero las ropas y uniformes de los empleados del Senado “están salvadas”.

Pasan las horas y hace más frío mientras me doy cuenta que cada vez somos más las que las vemos allí, los cadáveres de las mujeres reposan junto a cada burócrata como trofeos o presas. Algunos hasta les colocan un pañuelo celeste ajustado en el tobillo derecho. El Senado se transforma en una máquina femicida.

Afuera del recinto, ya estamos en movimiento, la calle es nuestra y es verde, porque ante esa escena mórbida nos cosemos los pañuelos verdes a la piel, o al piloto que nos ataja la lluvia.

Foto: Maximiliano Zurita

Ellas no murieron ni morirán “en su ley”,

La sangre derramada es y será la decisión de 40.

Funcionarios públicos, senadores y senadoras

de un Estado cada vez más privatista.

Entonces cuántas son.

Me pregunto, nos preguntamos.

Las mujeres a las que les violaron los deseos.

Para que mueran

después del perejil,

la percha,

la espirulina, el gancho atravesando las vaginas,

después de tomarse la ruda o comerse los golpes en el útero

las mujeres angustiadas porque la sangre no baja

y después el chorro rojo que no corta

Las mujeres que ingresan al hospital así,

obligadas a pagar la clandestinidad

Foto: Hugo Cabot

Así,

entregadas a la muerte violenta del aborto ilegal

porque las vemos, las sentimos, el vacío

Yo me pregunto,

también nos preguntamos:

a dónde irán los senadores,

cómo irán a donde van

con tantas mujeres muertas a cuestas

Cuando Esteban Bulrrich se sienta en un restaurant junto a su madre para comer pescado, ¿podrá digerir bien las papas con perejil?

A las 2.30 am Michetti arrastró por los pies a Elizabeth hasta el asiento de Presidenta. Acomodó la cabeza morena hundida entre los brazos apoyados en la mesa, como agarrando el micrófono que ya no amplifica nada. Nada respira en la sala de Senadores.

La sangre sí, grita

Gritamos todas

Arrastramos la sangre hasta la calle y por todos lados

Porque depende de nosotras

que no seamos más,

que esto se detenga.

Los femicidios por aborto clandestino y las violaciones a nuestros deseos



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba