10/08/2018

Paro en la larga distancia

Desde el martes pasado, los choferes de cinco empresas de larga distancia se encuentran de paro. Alegan que no les pagaron los sueldos y que les deben los aguinaldos. La CELADI, cámara empresaria del sector, manifiesta que no pueden competir con las aerolíneas low cost. El Ministerio de Trabajo no toma cartas en el asunto y el de Transporte no da solución alguna. Por ANRed.


Es el mediodía en el barrio de Barracas. Sobre la esquina de Santa Elena y Luján hay una parrilla humeante; a ella se acercan cuatro hombres, cuatro choferes de la empresa Chevallier. Tienen camperas negras y caras de cansancio. El parrillero les pregunta que van a comer. No responden. Uno de los hombres mete las manos en los bolsillos, mientras su compañero mira el vacío y la bondiola. Qué pedimos, se preguntan.

¿A cuánto está el sanguche de bondiola? Tira el de las manos en los bolsillos, el parrillero responde “cien pesos”. “¿Y el de chinchu? Vuelve a preguntar. A cincuenta le dice el parrillero. “Entonces que sean cuatro de chinchu”. Mientras esperan el sánguche de achuras, los choferes conversan: dicen que no pueden seguir así, sin cobrar el sueldo o cobrandolo en cuotas; que no es la primera vez que les pasa y que todavía no cobraron el aguinaldo.

La crisis de las empresas de larga distancia se agravó con el impulso de las aerolíneas low cost, como Fly Bondi. Y los empresarios decidieron enfrentar el ajuste por el eslabón más débil: los trabajadores. Por la falta de pago de sueldos y la deuda que mantienen con los aguinaldos, los choferes de cinco empresas decidieron paralizar el servicio: La Nueva Chevallier, Sierras de Córdoba, Urquiza, Flechabus y Pull General Belgrano.

La situación de los choferes es lamentable: además de no cobrar los salarios, tampoco les pagan las horas extras y no cuentan con ningún tipo de estabilidad laboral. La mayoría trabaja bajo contrato, son llamados cuando las empresas los necesitan, en épocas de temporada alta. El sindicato que nuclea al sector, la Unión Tranviarios Automotor, tampoco les da respuesta: “ellos aparecen con un paro para pelear subsidios, pero de nosotros nunca se acordaron”. Denuncia uno de los choferes.

Los pasajeros tampoco tandran un buen viaje. De acuerdo a datos brindados por el portal sindical InfoGremiales: “Otro de los cambios implementados fue el descongelamiento del parque automotor, cerrado desde el 2013. Esta medida permitió que los operadores puedan habilitar más unidades pudiendo incrementar sus servicios cuando la demanda así lo requiera”. El congelamiento del que habla el portal, no sería otra cosa que permitir la circulación de vehículos que no están en condiciones para trasladar pasajeros.

En el diario Tiempo Argentino, el vocero de la Cámara de Empresas de Larga Distancia (CELADI), dio su versión de los hechos: “tuvimos un crecimiento vertiginoso de los costos que se sumó a la imposibilidad de sostener una tarifa competitiva por los aviones y la forma de cambiar no es con acciones particulares sino con otra normativa”, y agregó “¿Qué le pasaría a una low cost si le asignan diez destinos no rentables, o butacas vacías o compras combustibles con 40% de impuestos como nosotros? Creemos en la coexistencia, pero la revolución por aire nos está dando por tierra”.

A tres días de iniciado el conflicto -que afecta a más de 5 mil choferes-, la cartera laboral, al mando de Jorge Triaca, no ha intervenido. Los choferes mastican el sánguche con bronca. No les interesan las promesas del gobierno cuando hablan de “mejorar la competitividad” ni las excusas de la cámara empresaria. Solo quieren volver a trabajar, para cobrar los sueldos, para llevar algo de plata a sus casas, para dejar de masticar la bronca.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba