24/02/2003

NAPAS: Un problema creciente

OTRO ESTUDIO RESPONSABILIZA A AGUAS ARGENTINAS MIENTRAS LOS BARRIOS SE HUNDEN

El 26 de diciembre pasado se presentó en la Municipalidad de Lomas de Zamora el informe elaborado por el Instituto Nacional del Agua (INA), en el que confirma la responsabilidad de la empresa Aguas Argentinas en la suba de las napas freáticas en el distrito. El estudio fue realizado durante el año 2002, a pedido del gobierno municipal, sobre tres áreas diferenciadas del partido: Fiorito y Budge; Lomas Centro; y Témperley-San José. El intendente municipal, Héctor Mensi, anticipó que en base a estos datos se iniciarían acciones legales para que la empresa solucione el problema. En el mismo sentido se pronunció Juan Walter, presidente del Foro Hídrico de Lomas de Zamora, una de las organizaciones comunitarias que desde hace años reclama una solución.
No obstante, el nuevo informe y el anuncio del intendente, son sólo un episodio más de un drama que parece no tener fín, y cuyo denominador común es la falta de decisión política de las autoridades a nivel nacional, provincial y municipal. Desde la privatización en el año 1993, Aguas Argentinas viene incumpliendo paso a paso con el contrato de concesión, con la vista gorda o la aprobación explícita de los diferentes niveles del estado. En lo referente al tema de las napas tomó una medida con consecuencias gravísimas para la población: dejó de extraer agua para el consumo del acuífero Puelche (entre 30 y 70 metros de profundidad), con la excusa de que estaba contaminado con nitratos; y comenzó a “importar” agua del Río de la Plata, provocando de esta manera un “desbalance hídrico” en el área. El agua aportada artificialmente a las napas equivale a 1000 mm anuales de precipitaciones (por hectárea). O sea que duplica el volúmen de lluvias normales. A su vez, contra lo previsto en los contratos, extendió la red de agua potable en un millón de viviendas, pero sólo construyó cloacas para la mitad, con lo cual las aguas servidas aumentan también el volumen de las napas. Finalmente realizó la construcción de un nuevo río subterráneo en la zona oeste (Saavedra-Morón), agravando nuevamente el problema.

Tomala vos, dámela a mí

Ante las primeras evidencias de crecimiento de las napas, se inició un animado pasamanos entre la empresa y las autoridades para desentenderse del problema. Las innumerables movilizaciones y presentaciones realizadas por agrupaciones comunitarias (como el mencionado Foro Hídrico de Lomas y los Vecinos en Emergencia Hídrica y Sanitaria de Almirante Brown) cayeron sucesivamente en saco roto.
La principal responsabilidad formal recae en el ETOSS (Ente Tripartito de Obras y Servicios Sanitarios), organismo creado para el control del servicio, pero que en los hechos defiende los intereses de la empresa. Ante el informe del INA, las autoridades del ente respondieron que sólo pueden contemplarlo como dato para un informe propio que realizarán durante el 2003. Como muestra de su accionar, hay que mencionar que el trámite de dicho informe comenzó hace varios años con un acuerdo con la provincia para realizar los “estudios de los términos de referencia para el llamado a licitación del estudio de la problemática de la napa freática”. Una vez entregado ese informe preliminar, en abril de 2002 la provincia le encarga el estudio “central” al ETOSS. El organismo a su vez estuvo esperando hasta ahora la firma de un convenio con las otras partes interesadas (Nación, Ciudad de Bs. As. y la empresa) para “poder realizar” dicha investigación.
En el medio pasaron otra cantidad de iniciativas cruzadas y superpuestas de los diferentes niveles del estado para calmar la bronca popular. Muchas de ellas, como corresponde a un poder político impotente ante el gran capital, quedaron en el camino. Así se sucedieron por ejemplo un convenio trunco del gobierno de Ruckauf con los municipios para un estudio del problema; un convenio de Alte. Brown con la Universidad de Lomas, con igual destino; la orden de un Juez de Quilmes a la empresa para que reactive las bombas que extraen agua del acuífero Puelche; la orden del ETOSS en octubre del 2002 también para la reactivación de las bombas; la adquisición de 1500 “bombas de achique” demorada por varios meses ya que la empresa aducía no tener fondos; la demora en la instalación de las mismas ya que los municipios no tienen los dos mil pesos por bomba para su instalación.
La única solución visible para el problema es que de inmediato se deje de importar agua desde el Río de la Plata, se retome la extracción de agua del acuífero Puelche para el consumo domiciliario y que se reinicien las obras de extensión de cloacas, ya que las bombas de achique en los barrios son sólo un paliativo (que no obstante debe implementarse de inmediato). Mientras tanto siguen subiendo las aguas y la bronca popular.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba