07/11/2018

“Obligar a una niña a gestar y parir es tortura”

Obligar a una niña a gestar y parir es tortura. El Estado es responsable

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito expresa su repudio, preocupación y alarma ante el conocimiento de la situación de tortura, violencia sistemática y vulneración de derechos de parte del Estado, sus instituciones y funcionarios/as sobre una niña de 13 años que fue internada en el Hospital Perrando de Chaco. La niña, que llegó con un embarazo avanzado y dio a luz sin que nadie le informara, oportunamente, sobre sus derechos ni preguntara si quería gestar o parir, se encuentra en grave estado de salud, con neumonía avanzada, anemia y desnutrición. Ella, además, pertenece a una comunidad originaria sistemáticamente vulnerada y violentada por la ausencia de políticas estatales y el despojo del territorio.

Reside en una de las provincias que cuenta con las tasas más altas de mortalidad de mujeres y jóvenes con capacidad de gestar, en la cual sus legisladores votaron en un 70% en contra de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Como lo advirtió la Campaña tras el rechazo del Senado a la sanción de la Ley IVE el pasado 9 de agosto, cada vida que corra riesgo, cada niña, mujer o persona vulnerada en sus derechos más esenciales desde entonces será responsabilidad del Estado. Hoy denunciamos que el Estado no garantizo el acceso igualitario a la salud, a la alimentación adecuada ,ni el derecho a una educación sexual integral que permitiera a la niña identificar signos de abuso; denunciamos la decisión política del Estado que promueve la discriminación en las niñas y adolescentes, sobre todo de quienes provienen de las comunidades más vulneradas económicamente.

Cuando exigimos ¡aborto legal ya! hablamos de una norma fundamental que promoverá la Educación Sexual Integral, la información para el acceso a los métodos anticonceptivos, a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y al reconocimiento de un derecho soberano para decidir sobre nuestros proyectos de vida. Porque cuando exigimos ¡que sea ley! queremos también terminar con la naturalización de estas historias, en las que una niña es violentada por machos, forzada y torturada socialmente a continuar una gestación y a parir por el sistema médico hegemónico, lo que significa por un lado poner en riesgo su salud y su vida. Y por el otro someterla a la tutela de un Estado que le arrebata todo principio de autonomía sobre su cuerpo.

Quienes integramos el movimiento de mujeres, lesbianas, travestis, trans y feminista, advertimos y denunciamos estos hechos de riesgo social, en la que esta niña se encuentra: sin acceso al sistema de salud y sin información para consentir respecto a su salud y su cuerpo. Exigimos dignidad y derechos, exigimos que los Estados provincial y nacional protejan a nuestras niñas, niños y niñes.

Exigimos políticas públicas en consonancia con los derechos humanos, que se cuide verdaderamente las vidas de cada uno/a, por fuera de slogans mentirosos y mandatos patriarcales de reproducción obligatoria.

Educación sexual para decidir

Anticonceptivos para no abortar

Aborto legal para no morir

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

Coordinadora de la Campaña 28 de Septiembre para América Latina y el Caribe

Imágen: Evelyn Pereyra



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba