23/05/2018

Gustavo “El Francés” Cacivio: “Otro Genocida suelto y en su casa”

Por Asociación de Ex-Detenidos Desaparecidos (AEDD)

Otro Genocida suelto y en su casa

Gustavo Adolfo Cacivio es un genocida que fue juzgado y condenado en dos de los juicios por crímenes de Lesa Humanidad por los delitos cometidos durante la última dictadura militar en nuestro país.

Llevaba el apodo de “El Francés”, y no era un represor más, Adolfo Cacivio fue el responsable de los Centros Clandestinos de Detención del Circuito Camps; CCD La Cacha y Pozo de Arana durante el año 1977 y del Centro Clandestino de Detención El Vesubio durante el año 1978, la tercera y última fase operativa de este Centro donde, sólo durante ese año, fueron detenidos, desaparecidos, torturados y asesinados alrededor de 1000 compañeros.

El Francés, era el más alto rango de autoridad durante estos años en dichos Centros Clandestinos, era el dueño de la vida y de la muerte de todos los compañeros que pasaron por allí.

Fue de público conocimiento, a partir de los testimonios recogidos durante el segundo Juicio por delitos de lesa humanidad sobre el CCD El Vesubio, que allí “se daba rienda suelta a los mecanismos de tortura” ya que estaban habilitados “todos los métodos” para conseguir información. El genocida Cacivio era quien decidía frenar las sesiones de tortura o llevarlas hasta la muerte y también quien ordenaba el “traslado“de los detenidos.

Este personaje siniestro que escuchaba música clásica mientras dirigía las sesiones de tortura, fue también el responsable de las operaciones de infiltración en las organizaciones políticas y sociales durante el año 1977 en la ciudad de La Plata.

En el año 2014 el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 4 condenó a Prisión Perpetua al genocida Adolfo Cacivio por los crímenes de homicidio calificado, violación, privación de la libertad agravada e imposición de tormentos. En el mismo año recibió su segunda condena a Prisión Perpetua en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata.

En este último, fue donde los jueces, en abril del año 2017, dieron lugar a la solicitud de prisión domiciliaria. En febrero de este año, el TOCF N° 4 decide también “hacer lugar” a la misma petición. Y así, el asesino genocida, conocido como El Francés, se fue en libertad a su casa, después de cumplir tan sólo tres años de condena.

Gracias a las presentaciones realizadas por la Fiscalía y algunas de las querellas la Cámara Federal de Casación Penal decretó la nulidad del fallo que le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria, por considerar que los argumentos del Tribunal eran infundados y arbitrarios, ya que el cuerpo médico forense dictaminó que los problemas de salud que padece el anciano genocida, pueden ser atendidos en la cárcel.

Estamos a la espera que el TOCF N° 4 dicte un pronunciamiento definitivo, reconociendo que este genocida debe cumplir CÁRCEL COMÚN, PERPETUA Y EFECTIVA.

Hoy el Genocida Cacivio continúa en su domicilio de la Avenida Ruiz Huidobro N° 3935, piso 12, dpto D, de esta ciudad de Buenos Aires.

Nosotros, estamos a la espera de que vuelva al lugar de donde no debería haber salido nunca: LA CÁRCEL.

Mientras tanto seguiremos gritando bien fuerte:

ATENCIÓN, PUEBLO EN PELIGRO!!!! GENOCIDA SUELTO!!!!

SI NO HAY JUSTICIA, HAY ESCRACHE!!!

CARCEL COMÚN PERPETUA Y EFECTIVA!!!



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba